jueves, 5 de mayo de 2016

San Andrés: el peligro real de una de las fallas más temidas del mundo

La tierra ruge y los rascacielos del distrito financiero de Los Ángeles se desmoronan, atrapando a miles de personas bajo sus escombros.
Un tsunami de proporciones bíblicas se adentra en la bahía de San Francisco, engullendo a su paso el icónico puente Golden Gate, antes de arrasar la ciudad californiana.
Estos son dos de los terroríficos escenarios que presentaba "San Andrés", película protagonizada por Dwayne "la roca" Johnson que se estrenó en 2015 en los cines de todo el mundo.
Su argumento gira en torno a las devastadoras consecuencias de un potente terremoto en la famosa falla que da nombre al filme y que lleva el caos y la destrucción de la costa oeste estadounidense.
Se trata de una premisa pensada para el disfrute de los amantes del cine de catástrofes, aunque cuando se habla de terremotos, la línea que separa realidad de ficción es demasiado delgada.
Este miércoles, en declaraciones recogidas por el diario Los Angeles Times,científicos advirtieron desde la Conferencia Nacional de Terremotos que se celebra en la localidad californiana de Long Beach que la sección sur de la falla de San Andrés está "cargada y lista" para provocar un gran temblor.

La sección sur

La falla de San Andrés, que recorre California de norte a sur a lo largo de 1.300 kilómetros y que delimita la placa norteamericana de la placa del Pacífico, es una de las más estudiadas del planeta, ya que en su práctica totalidad se encuentra sobre la superficie terrestre.
Fue la causante del devastador terremoto de 7,8 grados que destruyó gran parte de San Francisco en 1906, provocando la muerte de más de 3.000 personas.
Aunque la extrema premisa de "San Andrés" tiene más de ciencia ficción que de escenario real, lo cierto es que esta superproducción de Hollywood fue un recordatorio de que, tarde o pronto, la falla volverá a quebrarse y los más de 38 millones de personas que viven en sus inmediaciones tienen que estar preparadas.
Los ÁngelesImage copyrightAP
Image captionUn terremoto en la sección sur de la falla de San Andrés tendría un impacto directo en Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de EE.UU.
La que más preocupa a los científicos es la sección sur de la falla, en la que no se ha producido un sismo en cerca de 300 años, pese a que los registros geológicos indican que es la causante de un gran terremoto con una periodicidad de unos 150 años.
Los cálculos más conservadores apuntan a que, de producirse un temblor de magnitud 7,8 en la escala de Richter en esa sección -que tendría un impacto directo en Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de EE.UU.- cerca de 2.000 personas morirían y habría más de 50.000 heridos. Los daños materiales superarían los US$200.000 millones.
"La información con la que trabajamos los científicos indica que el extremo sur de la falla de San Andrés es en la que es más probable que se produzca un gran terremoto en los próximo 30 años", señala en conversación con BBC Mundo Jennifer Andrews, sismóloga del Instituto de Tecnología de California (Caltech).
Según explica Andrews, "la parte media de la falla se rompió hace unos 160 años y la parte norte en 1906, provocando el terremotos de San Francisco".
"La parte sur de la falla no se ha quebrado en cerca de tres siglos y sabemos que durante este tiempo la tensión se ha ido acumulando".

Un gran impacto

La experta del Caltech señala que "en el pasado los terremotos en California tuvieron un impacto limitado porque la densidad de población de ese territorio era muy baja".
"Hoy en día las cosas serían muy diferentes ya que en zonas como el sur de California viven millones de personas".
CaliforniaImage copyrightGetty
Image captionUn gran terremoto en el sur de California destruiría servicios básicos como el agua, la electricidad o el transporte.
"El impacto de un gran terremotos sería importante. Destruiría muchos edificios y provocaría la pérdida de servicios básicos como el agua, la electricidad o el transporte".
"En las últimas décadas se ha trabajado para hacer que una ciudad como Los Ángeles sea más segura para enfrentar un gran terremoto, pero hay muchas construcciones que se levantaron antes de los años 70, cuando se introdujeron nuevas regulaciones sísmicas".
CientíficaImage copyrightAP
Image captionLos científicos creen que un gran terremoto en la falla de San Andrés ocurrirá en los próximos 30 años.
Andrews señala además que en el sur de California hay más de 300 fallas y existe el temor de que un gran terremoto en la falla San Andrés haga que estas también se quiebren, provocando un daño todavía mayor.
La experta de Caltech cree que películas como "San Andrés" sirven para recordarle a los habitantes de la costa oeste de EE.UU. que se trata de un área de alta actividad sísmica, "por lo que deben prepararse para la inevitabilidad de un terremoto".
Los últimos grandes sismos que sacudieron California fueron el de Northridge (6,7 grados), en 1994, que dejó 57 muertos en el área de Los Ángeles, y el de Loma Prieta (6,9 grados), que se cobró la vida de 67 personas en San Francisco en 1989.
Este último hizo que en el norte de California se introdujeran nuevas regulaciones, obligando a que se reforzaran estructuras construidas con concreto, muchas de las cuales albergan escuelas y hospitales.
No fue hasta fines de 2014 que la alcaldía de Los Ángeles propuso una normativa similar, que conllevará la inversión de centenares de millones de dólares.

Sistema de alerta

Para los expertos ahora es fundamental que las autoridades se tomen en serio la puesta en marcha de un sistema de alerta temprana de terremotos.
CaliforniaImage copyrightGetty
Image captionCada año los californianos participan en un simulacro de terremoto.
El sistema -que hace años ya se instaló con éxito en países como Japón y México y que en California se enfrenta a la falta de inversión pública- consiste en una red de sensores que permitirá detectar el inicio de un temblor hasta con 40 segundos de antelación, lo que ayudará a alertar a las autoridades y a la población.
"Desafortunadamente en este país muchas veces la voluntad de mejorar las cosas sólo llega después de que ocurra un desastre", le dijo a BBC Mundo Peggy Hellweg, responsable de operaciones del Laboratorio Sismológico de Berkeley, en el norte de California.
"Un sistema de alerta temprana sería muy útil. Se podrían detener los trenes para que no descarrilen y el tráfico de automóviles en los puentes. Se podría alertar a los hospitales. También ayudaría a que la gente se pudiera proteger, metiéndose debajo de un escritorio o, si hubiera tiempo suficiente, abandonando los edificios", señala la experta.
Según Hellweg, los sismólogos en California llevan a cabo sus investigaciones con pocos recursos y para que pudieran hacer bien su trabajo "se tendría que invertir mucho más dinero".
"Nuestros sistemas de alerta de terremotos deberían ser mejores. No tenemos sensores en todos los sitios en los que son necesarios. No tenemos una infraestructura robusta".
Terremoto de San FranciscoImage copyrightAP
Image captionEl devastador terremoto de 7,8 grados que destruyó gran parte de San Francisco en 1906, causó la muerte de más de 3.000 personas.
Hellweg cree que en California hay partes del sistema de prevención de sismos que están funcionando moderadamente bien y otras que no tanto.
"Los servicios de emergencia -la gente que responde a los desastres naturales como los bomberos o la policía- están relativamente bien preparados".
"Los que no están preparados son los ciudadanos y los negocios privados", señala la experta, quien atribuye este hecho a que hace tiempo que no ocurre un terremoto de importancia en California, "lo que ha vuelto a la gente complaciente".
Este artículo se publico originalmente en BBC Mundo en mayo de 2015 y ha sido actualizado.
Fuente: BBC MUNDO

La química de tu cocina: cómo hacer que los alimentos duren más

Es bien sabido que por una manzana podrida termina estropeándose el frutero entero.
Incluso el castellano le debe un refrán al fenómeno.
Pero, además de echar a la basura la pieza de fruta que está en malas condiciones, ¿qué más puedes hacer para conservar tus alimentos durante más tiempo?
Son cuatro los principales elementos contra los que luchar.

1. El etileno: tu peor enemigo

El etileno es un gas inoloro e incoloro, y por ello, silenciosamente y sin que te des cuenta, puede terminar pudriendo la mitad de la despensa.
Aunque la buena noticia es que no es tóxico.
"Varios alimentos lo liberan durante el proceso natural de maduración, y otros se deterioran con rapidez cuando entran en contacto con él", advierte el doctor Patrick Hickey, experto en hongos, al programa de la BBC Food Detective(El detective de la comida).
La clave es, entonces, evitar poner unos cerca de otros.
Image copyrightTHINKSTOCK
Image captionEl plátano y el pimiento hacen mala pareja.
Las manzanas, los plátanos, los aguacates, las peras, los melocotones o duraznos, las cebollas y los tomates son de los que generan en cantidad este gas.
Y entre los alimentos sensibles a él se incluyen la lechuga, las zanahorias, la sandía y el kiwi.
"Por lo tanto, si no quieres que las papas germinen, no las guardes nunca junto a las cebollas", insiste el experto.
De la misma manera, las frutas que coloques junto a los plátanos madurarán antes, señala.
Aunque bien podrías valerte del etileno que emiten para que los aguacates que compraste estén en su punto.
Asimismo, para que los propios plátanos duren más conviene envolver la punta del racimo con embalaje de plástico.
Image copyrightTHINKSTOCK
Image copyrightTHINKSTOCK
Image captionSi quieres que la papa no germine, no la guardes junto a las cebollas.
Se conservarán amarillos, sin ennegrecerse, entre tres y cinco días más, siempre que la temperatura ambiente no sea muy superior a los 20 grados.
Por el contrario, no pongas los tomates en bolsas plásticas, ya que el etileno atrapado hará que maduren más rápido.

2. La humedad, determinante para las frescura

Los alimentos que se secan más rápido, como el apio, los pepinos o las hojas, requieren más humedad que los que se marchitan más despacio, como los calabacines o las cebollas.
Por eso, es buena idea agrupar los alimentos que requieren un nivel similar de humedad en el mismo espacio de tu refrigerador.
Image copyrightTHINKSTOCK
Image captionSigue estas recomendaciones, y los alimentos te durarán más.
En general conviene guardar las frutas y las verduras fuera de los compartimentos cerrados. Así se evita que el aire seco acelere su deterioro.
Envolver el apio y el brócoli en papel de aluminio permitirá que conserven la humedad necesaria.
Una toalla húmeda cumplirá la misma función si envuelves con ella zanahorias y pepinos.
Por el contrario, un pedazo de papel de cocina absorberá el exceso de agua de la lechuga y podrás mantenerla en el refrigerador fresca y crujiente por más tiempo.

3. El moho, peligro potencial para la salud

La humedad no solo cambia el aspecto de las frutas y verduras, sino que puede hacer que estos y otros alimentos se llenen de moho.
Y este hongo puede llegar a ser muy perjudicial para la salud, por ejemplo cuando se desarrolla en frutos secos.
Las aflatoxinas— toxinas naturales— de las nueces y otras semillas se sintetizan por la especie de moho Aspergillus (en concreto por A. flavus, A. parasiticus y A. nominus) y estos pueden desarrollar toxinas en una gran variedad de sustratos.
Image caption¿A quién no le ha quedado alguna vez un limón mohoso en el refrigerador?
"Este hongo (Aspergillus) produce una de las toxinas más peligrosas que se conocen para la humanidad", alerta el doctor Hickey, experto micólogo.
"La toxina se acumula en el hígado y puede causar cáncer en ese órgano", advierte.
"Si no hay moho en la cáscara de la semilla y el interior tiene buen aspecto, entonces no debería haber peligro".
Una manera de retrasar la aparición de moho en las nueces, las almendras y demás es pasarlas por la sartén antes de guardarlas.
Por otra parte, para evitar que le salga moho al pan es imprescindible almacenarlo en un lugar fresco y seco.

4. La oxidación, culpable del cambio de color

Al exponerse la carne de ciertos frutos a la acción del aire podemos observar cómo se oscurece transcurridos unos instantes.
El ejemplo más conocido es, quizá, el de las manzanas.
Este proceso de pardeamiento se llama oxidación, pues es el resultado de la acción del oxígeno contenido en el aire en combinación con los compuestos químicos de la fruta, en concreto sobre los fenoles.
En la reacción interviene como catalizador una enzima, la polifenol oxidasa (PPO), gracias a la cual los fenoles se combinan con el oxígeno para transformarse en quinonas.
Éstas a su vez se polimerizan o reaccionan formando unos compuestos llamados melaninas, que tienen propiedades antimicrobianas y que podrían ser un mecanismo de defensa de los vegetales contra infecciones.
Image copyrightTHINKSTOCK
Image captionLos frutos rojos también son sensibles a la humedad.
Pero aunque sea un mecanismo de supervivencia de la fruta o vegetal en cuestión, cuando se oxida dejamos de verla fresca.
Puedes evitar ese efecto añadiendo jugo de limón, ya que contiene ácido ascórbico o vitamina C, un compuesto antioxidante.
Los champiñones o setas son otros alimentos muy sensibles a la oxidación, por lo que conviene cocinarlos el mismo día de haberlos comprado.
Pero si debes guardarlos, cómpralos muy frescos— tersos de aspecto y blanquísimos, sin manchas—, córtales la parte con tierra del tallo, y mételos en una bolsa de papel.
Eso absorberá la humedad y evitará que se oxiden.
si decides guardar los vegetales en bolsas de plástico, utilizar los tapones de las botellas para cerrarlos de forma hermética es una buena opción para evitar una oxidación excesiva.
Es cuestión de química de cocina.
Fuente: BBC MUNDO

Qué es la marea roja por la que declararon una catástrofe en Chile

La llaman marea roja pero, en realidad, también puede mostrarse con otros colores como verde o amarillo o, incluso, no tener ningún color.
Está formada por una concentración extraordinaria de organismos unicelulares, algas microscópicas, que pese a su minúsculo tamaño han llevado al gobierno de Chile a declarar una alerta sanitaria y una zona de catástrofe en el borde costero de la Región de Los Lagos.
No es para menos. La presencia de estas algas envenena los mariscos cuyo consumo, incluso en pequeñas cantidades, es capaz de causar la muerte en las personas, según alertó el ministerio de Salud chileno.

Peligro de parálisis

"La marea roja es un fenómeno natural que ocurre por el incremento numérico de microalgas que están normalmente en el mar pues, de hecho, son la base de la cadena alimentaria", dijo a BBC Mundo Daniel Carrasco, jefe del Laboratorio de Toxinas Marinas de la Universidad de Chile, en Castro, en la provincia de Chiloé.
Dependiendo del tipo de alga, pueden producirse efectos perniciosos en el hombre.
En el caso actual, Carrasco indicó que la microalga causante del fenómeno es la alexandrium catenella que, en las costas chilenas, es la que produce el veneno paralizante para los mariscos.
Señaló que cuando alguien consume estos alimentos contaminados los efectos se reflejan en su sistema nervioso: puede producirse una parálisis muscular "que puede llevar a una parálisis respiratoria y, si la persona no es tratada a tiempo, puede causar la muerte en un lapso bastante corto".
Un hombre camina por una playa llena de moluscosImage copyrightGetty
Image captionLa marea roja ha dejado sin trabajo a los residentes de Chiloé.
Desde 1972, la ingesta de mariscos contaminados por marea roja ha causado la muerte de 23 personas en Chile, informó la agencia EFE.
Carrasco apuntó que quienes superan la intoxicación no quedan con ningún tipo de secuela.

El caso más extenso

El brote actual de marea roja es el cuarto que se registra en Chiloé desde que se tienen registros. Los anteriores se produjeron en 2002, 2006 y 2009.
"En este momento está en pleno desarrollo el brote y es el más grande por las dimensiones de territorio que ha abarcado", dijo Carrasco.
El fenómeno comenzó en febrero por lo que, hasta ahora, su duración es equivalente a la de 2002 y 2006. El de 2012 fue un poco más largo.
En cuanto a toxicidad, Carrasco consideró que aún hace falta esperar para saber si esta marea roja superará a la más tóxica registrada hasta ahora: la de 2002.
El experto explicó que la aparición de las mareas rojas se vincula con las condiciones climáticas de los últimos tiempos, incluyendo el registro de temperaturas más altas de lo normal y el fenómeno El Niño.

Ayudas y protestas

Moluscos y mariscos en una playa de ChiloéImage copyrightGetty
Image captionMiles de animales marinos han sido contaminados por la marea roja.
Carrasco explicó que para prevenir los problemas de salud derivados de la marea roja, las autoridades chilenas hacen un seguimiento permanente tanto a la presencia de las algas en el mar como a la presencia de las toxinas en los mariscos.
De esta forma, pueden detectar a tiempo cualquier brote y minimizar los riesgos. Así, las autoridades chilenas han ido declarando la alerta sanitaria en los distintos sectores afectados, prohibiendo a los pescadores extraer mariscos de la zona.
Esta medida, cuya vigencia se extiende por ahora hasta el 20 de julio, ha afectado severamente a la población local que, en algunos casos, ya acumula muchas semanas sin poder trabajar.
Ante esta circunstancia, el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet declaró el sábado pasado como zona de catástrofe el borde costero de la Región de Los Lagos, lo que permitirá movilizar recursos para apoyar a las familias afectadas por esta situación.
Image copyrightGetty
Image captionBachelet declaró zona de catástrofe el borde costero de la Región de Los Lagos.
Esta medida, sin embargo, no parece suficiente.
Este martes, más de 2.000 pescadores artesanales de Chiloé intensificaron las protestas iniciadas el lunes en contra del bono de 100.000 pesos por familia (unos US$151) que el Gobierno ha ofrecido para compensarles por la caída de sus ingresos.
Los manifestantes realizaron cortes de vías, levantando barricadas y quemando neumáticos.
"Los 100.000 pesos no los aceptamos, hace dos meses que estamos parados exigimos al menos 400.000 pesos (unos 600 dólares). Queremos que el Gobierno nos apoye porque estamos en una zona de catástrofe", señaló a la agencia EFE Pedro Pairo, presidente de uno de los sindicatos de pescadores.
Al parecer, los efectos tóxicos de la marea roja se pueden extender hasta Santiago de Chile.
Fuente: BBC MUNDO

Real Madrid y Atlético de Madrid volverán a enfrentarse en la final de la Champions League

Real Madrid venció este miércoles a Manchester City por 1-0 y logró el pase a la final de la Liga de Campeones.
Gareth Bale
El equipo conducido por Zinedine Zidane se enfrentará al Atlético de Madrid deDiego Simeone el 28 de mayo en Milán, repitiéndose así la final de 2014 de la máxima competición de clubes de Europa, que jugaron los dos clubes españoles.
Bale marcó el único gol del partido contra el Manchester City jugado en el Santiago Bernabéu, suficiente para garantizar la clasificación al encuentro decisivo.
En el partido de ida, el Manchester City igualó sin goles con el plantel madrileño.

La final de 2014

Cristiano RonaldoImage copyrightPA
Image captionCristiano Ronaldo jugará su segunda final de Liga de Campeones con el Real Madrid.
La final de Liga de Campeones, que se jugará en el estadio Giuseppe Meazza,será una reedición del encuentro de 2014 en el que se impuso el Real Madrid.
Aquel partido, jugado en Lisboa, terminó 4-1 a favor del Real. Sin embargo el Atlético de Madrid quedó a segundos de coronarse campeón.
El plantel de Diego Simeone se puso en ventaja a los 38 minutos y aguantó el resultado hasta que Sergio Ramosmarcó el empate en el tercer minuto de adición del segundo tiempo.
En el tiempo extra, el Real Madrid aprovechó el desgaste del Atlético y anotó tres goles firmados por Gareth Bale, Marcelo y Cristiano Ronaldo.
En su camino a la final de Lisboa, el Real Madrid eliminó a la Roma, al Wolfsburgo y al City.
El Atlético de Madrid, en cambio, tuvo que dejar en el camino al PSV Eindhoven, al Barcelona y al Bayern de Múnich de Pep Guardiola.

Fuente: BBC MUNDO

loading...