Tuberculosis en el cerebro: "El dolor es tan fuerte que me dan ganas de cortarme la cabeza"

Imagen de cerebro infectadoDerechos de autor de la imagenSCIENCE PHOTO LIBRARY
Image captionLa tuberculosis cerebral es rara y puede ser mortal.
"Temo salir de casa. Me da miedo hacer cosas solo pues puedo perder el conocimiento en cualquier momento; me duele tanto que a veces quisiera poder cortarme la cabeza y dejarla en otro lado".
Johnny Islam, 29, es de Leyton, un barrio de Londres. Aunque sufrir de tuberculosis en el cerebro es inusual, la enfermedad en sí es más común de lo que se piensa.
En el siglo XIX, cuando se le conocía como "la plaga blanca", la tuberculosis solía ser fatal y temida.
Entre su larga lista de víctimas están desde el faraón egipcio Tutankamón hasta Simón Bolívar, pasando por Federico Chopin, Edgar Allan Poe, Emily Bronte y hasta Vivien Leigh, la actriz británica que encarnó a Scarlett O'Hara en "Lo que el viento se llevó", quien murió en 1967.
Pacientes en camas al lado del río y enfermera.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionTratamiento para tuberculosos al aire libre en 1936, a la orilla del río Támesis, con el Parlamento británico atrás.
A menudo se asume que hace tiempo fue erradicada.
Pero no es así.
De hecho, en Londres, por ejemplo, hay tantos casos que se le conoce como la "capital de la tuberculosis de Europa occidental".
La enfermedad le cambió la vida a Johnny. Podría causarle daño permanente y hasta matarlo.
"Se puede propagar a todas las células cerebrales, puede perjudicar tu memoria. A mí se me olvidan cosas todo el tiempo".
"La tuberculosis podría matarme... cualquier cosa puede pasar", le dice Johnny a la BBC, aunque agrega que "todos nos vamos a morir un día".

Tecnología al auxilio

Johnny Islam
Image captionJohnny tiene que tomar 12 distintos tipos de pastillas.
La información más reciente sobre la incidencia de la infección muestra que hay partes de la capital británica en las que la tasa es más alta que en países como Irak, Libia y Yemen.
Se trata de una infección bacteriana que ataca principalmente los pulmones, pero puede afectar cualquier parte del cuerpo.
En la mayoría de los casos es curable.
El contagio de tuberculosis en los pulmones ocurre al inhalar diminutas gotas con la bacteria que se pueden encontrar en la tos o estornudos de alguien que esté infectado.
El caso de Johnny es raro y complejo, por lo que ha estado tomando una combinación de 12 tabletas antibióticas durante más de un año.
Participa además en un experimento de observación por video, que involucra filmarse con su teléfono inteligente cuando se está tomando las medicinas y mandarle la filmación a sus asistentes sanitarios, para confirmar que está siguiendo sus instrucciones.
poniendo pastillas en un vaso
Image captionLas pastillas y sus efectos secundarios pueden llegar a hastiarte y el riesgo de que suspendas el tratamiento es alto.
El primer ensayo con este método lo llevó a cabo la University College London en colaboración con sus hospitales.
Como Johnny, los pacientes se filmaban al tomar la medicación.
Luego emplearon una aplicación especial para subir el video usando un servidor seguro, para que los observadores entrenados lo vieran donde sea que se encontraran.
El ensayo ha sido descrito como un potencial punto de inflexión en la lucha contra la tuberculosis.
Los resultados preliminares muestran que más del 80% de los pacientes completaron el tratamiento usando la tecnología, lo que abrió el camino para extenderlo a casos más complicados, como el de Johnny.
Millones de dólares se invierten para tratar de erradicar la tuberculosis.
Sólo en Reino Unido hubo 5.758 casos nuevos de tuberculosis activa en 2015, casi el 40% de ellos en Londres.
Y el riesgo es mayor para la gente sin techo, los drogadictos o los reos en prisiones.
Johnny Islam en la pantalla de su celular
Image captionFilmarse ayuda a cumplir.
El reto, tras encontrar casos activos, es lograr que cumplan con el tratamiento, pues es largo: mínimo seis meses tomando una combinación de antibióticos.
A menudo los pacientes lo suspenden antes de terminar, lo que puede llevar a una recaída y a que las bacterias se vuelvan resistentes a las drogas.
La esperanza de los expertos es que el tratamiento observado por video ayude a combatir el problema.
Según le dijo a la BBC el doctor Alistair Story, quien estuvo involucrado en el experimento, "si funciona con la tuberculosis, funcionará con otras enfermedades".
"Con la emergencia de las bacterias resistentes a las drogas, creemos que este método puede ayudar a prevenir el contagio de enfermedades".
Johnny está a punto de terminar el tratamiento.
"He sufrido muchos efectos secundarios por tomar todas esas medicinas. He perdido pelo y a veces no puedo mover mi pierna izquierda".
"Ha sido difícil cumplir con el tratamiento pero espero librarme finalmente de la tuberculosis".
Fuente BBC MUNDO

Proteínas caminantes, halos luminosos y otras rarezas de nuestro cuerpo

El "Hombre Vitruvio" de Leonardo Da Vinci.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl cuerpo humano, una fuente inagotable de sorpresas.
Alto o bajito, afilado o curvilíneo, de color oliva, tierra, zanahoria, tomate, papa o cualquiera, nuestro cuerpo, más allá de que nos guste o no, es sorprendente.
Y hasta nuestros pedazos menos apreciados y más corrientes tienen sus peculiaridades.
Partes como...

El dedo gordo del pie

¿No te inspira mucho?
Tal vez no, hasta que caes en cuenta de que cuando caminas, después de que tu pie rueda del talón a la punta, justo cuando te preparas para empujar para dar el siguiente paso, hay un momento en el que tu dedo gordo aguanta todo el peso de tu cuerpo.
Dedo gordo de pie con carita pintadaDerechos de autor de la imagenPIXABAY
Image captionEs el único dedo con dos huesos en vez de tres.
No todos caminamos igual, pero eso sucede en la mayoría de los casos.
Si consideras cuántos pasos das en la vida, esos brevísimos momentos suman un tiempo por el que ese dedo -al que no sueles recordar hasta que te lo pisan o te aprieta un zapato- merece un aplauso.
Y ya que lo mencionamos, la razón de que duela taaaaaaaaaaaaanto cuando nos los pisan, es que los dedos de los pies están repletos de nociceptores (o receptores de dolor), que son altamente sensibles y envían un mensaje a la médula que dispara un reflejo y cuando el cerebro recibe la información, el dolor es tremendo.
Más precisamente, ese mensaje llega al área del sistema somatosensorial en el cerebro que recibe información de tus pies, la cual además resulta que es adyacente a la que recibe los mensajes de los órganos genitales, lo que según una teoría no confirmada podría explicar el fetichismo de pies o podofilia.
Dedo gordoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl dedo gordo es lo que nos hizo bípedos.
Si ninguna de estas peculiaridades han aumentado tu aprecio por los humildes dedos gordos de los pies, quizás te interese saber que han sido declarados como la parte de nuestro cuerpo que hizo posible que fuéramos bípedos.
En un estudio publicado en 2015, científicos de la Universidad de Witwatersrand de Johannesburgo, en Sudáfrica, explican que en otros primates la función del dedo gordo del pie es más parecida a la del dedo gordo de la mano humana -asir-. En contraste, el dedo gordo del pie de los humanos muestra una adaptación única para poder caminar y correr erguidos.
A pesar de eso, la pérdida de los dos dedos gordos de los pies impide que caminemos, corramos o bailemos, aunque toma un tiempo acostumbrarse.
Eso no significa que no tratemos de corregir la falta, como demuestra este hallazgo de un equipo del Centro de Egiptología Biomédica KNH de la Universidad de Manchester.
Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption"El dedo de Cairo", siglo I: prótesis de madera y cuero de un dedo gordo del pie de una mujer momificada.
Como se puede apreciar en la foto, los investigadores encontraron una prótesis de madera y cuero de un dedo gordo del pie de una mujer momificada.
Pero dejemos ya a los pies quietos y pasemos a la cara.

¿Qué tienen en común tu lengua, los tentáculos de un pulpo y la trompa de un elefante?

La respuesta es que los tres son músculos hidrostáticos, una estructura única que permite una gran variedad de movimientos.
lenguaDerechos de autor de la imagenTHINKSTOCK
Image captionTu lengua también es peculiar.
Se componen de tejidos incompresibles sobre los que se apoyan otros músculos y, para explicar cómo funcionan, los expertos nos piden que nos imaginemos un globo lleno de agua.
Si aprietas cualquier parte del globo, su volumen no se reduce, sólo cambia de forma expandiéndose por otra parte.
Gracias a esa particularidad tu lengua es fuerte y flexible.

El filtrum

Todos lo tenemos, más o menos marcado, pero ¿por qué y para qué sirve?
El arco nasolabialDerechos de autor de la imagenTHINKSTOCK
Image captionAhí, entre la nariz y la boca.
Se llama también surco nasolabial y es esa hendidura que está entre la nariz y la boca.
No tiene ninguna función. Es más bien un recuerdo de cuando estabas en el vientre de tu madre.
Los lados de tu cara se desarrollaron independientemente y este es el rastro que quedó de su unión.
A los antiguos romanos les parecía erótico así que lo llamaron "arco de Cupido", y la palabra filtrum viene de un término griego que significa "poción de amor".

Bioluminiscencia

Así como las luciérnagas y algunas medusas, tú también brillas, aunque no se note a simple vista.
Hombre brillandoDerechos de autor de la imagenTHINKSTOCK
Image captionEn realidad no brillamos exactamente así, pero esa es la idea.
El fenómeno es resultado colateral del proceso metabólico y aunque los científicos desde hace tiempo saben de la presencia de bioluminiscencia en la mayoría de las criaturas vivas, no fue sino hasta 2009 que pudieron confirmar la nuestra.
Gracias a una cámara mil veces más sensible que nuestros ojos, se pudo captar en film la bioluminiscencia humana.
Al parecer, somos más brillantes al atardecer y en las mejillas, la frente y el cuello.

Proteínas caminantes

En nuestra colección de partes microscópicas, una de las más bizarras es la kinesina, una proteína motora que hace de mensajera: lleva moléculas importantes a sus destinos celulares.
KinesinaDerechos de autor de la imagenKEBES
Image captionLa kinesina tiene "pies".
La maravilla es que las lleva caminando.
Usando dos estructuras que tiene en su base, comúnmente llamadas "pies", camina por su micro sendero, de una manera muy parecida a la de los humanos a los que asiste.
Fuente BBC MUNDO

Hipotiroidismo: la glándula "dormida" que podría explicar por qué siempre estás cansado y tienes frío

Mujer cansadaDerechos de autor de la imagenTHINKSTOCK
Image captionLos síntomas se pueden achacar a las presiones de la vida diaria.
El aumento de peso, el cansancio, el desánimo y la sensibilidad al frío son algunos de los síntomas más comunes entre quienes padecen hipotiroidismo.
Estas señales suelen aparecer lentamente y los pacientes pueden achacar algunos de estos síntomas a los hábitos y presiones del día a día.
Por eso quienes padecen hipotiroidismo pueden tardar años en ser diagnosticados.
Pero si no se trata, puede generar complicaciones como cardiopatías, bocio, problemas con el embarazo y una enfermedad grave y potencialmente letal pero muy rara, llamada coma mixedematoso.
El hipotiroidismo afecta sobre todo a las mujeres, concretamente a una de cada 70, según la estimación del servicio de salud pública del Reino Unido, el NHS, y también lo pueden padecer los niños.
Pero en el caso de los hombres solo afecta a 1 de cada 1.000.

Como el pedal del acelerador

La tiroides es una pequeña glándula en forma de mariposa situada en el cuello, en frente de la tráquea.
Es un poco como el pedal del acelerador del coche, según le explicó a la BBC el doctor Anthony Toft, expresidente de la Asociación Británica para la Tiroides.
Una de sus funciones principales es producir hormonas que regulan el metabolismo del cuerpo, es decir, que ayudan a controlar el equilibrio en nuestro consumo energético.
Escáner de tiroidesDerechos de autor de la imagenSCIENCE PHOTO LIBRARY
Image captionCon un escáner se pueden analizar problemas más graves de tiroides
Si tiene una actividad menor de lo normal, el ritmo de tu metabolismo será más lento de lo que debería, y eso hace que aumentes de peso.
Otros síntomas comunes suelen ser sentir demasiado frío, carecer de energía, tener estreñimiento, estar desanimado o deprimido o tener poca atención o una suerte de "niebla cerebral".
¿Cómo se diagnostica?
Si tienes síntomas de hipotiroidismo tu médico probablemente te hará un análisis de sangre.
La confirmación de la enfermedad vendría dada por un alto nivel de TSH combinado con uno bajo de T4.
La tirotropina o TSH ( del inglés Thyroid Stimulating Hormone) es producida por la glándula pituitaria. Se denomina también hormona estimulante de la tiroides y es la que regula la producción de hormonas tiroideas.
En respuesta a ese estímulo de la glándula pituitaria, la glándula tiroides debería producir las hormonas T4 y T3.
Un nivel de TSH más alto de lo normal sugiere que la glándula pituitaria está esforzándose por decirle a la tiroides que genere más hormonas, pero por alguna razón la tiroides no hace caso.
Y aunque la pituitaria produzca más y más TSH, los niveles de T4 se mantienen bajos.

¿Cómo se trata?

Mujer cansadaDerechos de autor de la imagenTHINKSTOCK
Image captionLa tiroides es una pequeña glándula en forma de mariposa situada en el cuello.
Cuando se diagnostica normalmente a los pacientes se les receta levotiroxina, una versión sintética de la hormona T4, que deben tomar a diario para compensar por la que no genera la tiroides.
Con este tratamiento los síntomas suelen disminuir y los pacientes suelen estar satisfechos, según el doctor.
Normalmente este tratamiento es de por vida, según el NHS.
En los casos en los que no hay mejorías los doctores pueden recetar tratamientos alternativos.
Uno de los factores delicados de esta enfermedad es que no hay un estándar internacional para los rangos de referencia.
En Reino Unido, por ejemplo, el límite de valores es más alto o más rígido que en otros países.
Fuente BBC MUNDO

LO MAS LEIDO

loading...