¿Por qué algunos consideran que Puerto Rico es la “colonia más antigua del mundo”?

A Puerto Rico la llaman "la isla del encanto" o "la estrella del Caribe", pero también recibe otro título bastante menos elogioso: "la colonia más antigua del mundo".
Desde que llegó Cristóbal Colón en 1493 hasta 1898, Puerto Rico fue colonia de España. "Desde entonces, y hasta nuestros días, es colonia de Estados Unidos de América", escribió en 2015 Pedro F. Silva-Ruiz, catedrático jubilado de derecho de la Universidad de Puerto Rico.
El texto, titulado "Puerto Rico: la colonia más vieja del mundo", dice que los puertorriqueños deben enfrentar la "dura verdad" de su estatus político más allá de lo que dice la constitución de 1952, que lo consagra como un estado libre asociado (ELA) de Estados Unidos.
En aquel entonces, Naciones Unidas retiró a Puerto Rico de la lista de territorios no autónomos (los que se consideran colonias) y EE.UU. terminó de asumir su rol como máxima potencia postcolonial del mundo.
Pero el debate en esta isla de 3,5 millones de habitantes parece que no se termina de saldar.
Mujer con la cara pintada con la bandera de Puerto Rico.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl plebiscito plantea tres opciones: convertirse en un estado de EE.UU., ser un país independiente o seguir siendo ELA.
La cuestión del estatus de la isla sigue tan vigente 65 años después que este domingo los puertorriqueños votaron por quinta vez qué relación política desean tener con Estados Unidos.
Tal como sucedió con las consultas de 1967, 1993, 1998 y 2012, el plebiscito no tiene carácter vinculante para el gobierno o Congreso de EE.UU. Y tal vez por eso, los votos cayeron en saco roto.
En esta oportunidad, las opciones para los boricuas eran tres: buscar convertirse en el estado número 51 de Estados Unidos, ser un país independiente o seguir con el estatus territorial actual.
El 97% de los puertorriqueños eligió a favor de la estadidad, en un proceso marcado por la baja participación, con solo el 23%, es decir, 511.000 personas.
Llama la atención que la normativa que habilitó el plebiscito de este domingo, firmada por el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, se llama "Ley para la descolonización inmediata de Puerto Rico".

Ni colonia ni estado

En 1945, cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, un tercio de la población global vivía en territorios dependientes, según datos de Naciones Unidas (ONU).
1671, Porto Rico (Puerto Rico) y su castillo visto desde el puerto. Trabajo origina: Ogilvy's AmericaDerechos de autor de la imagenHULTON ARCHIVE / GETTY IMAGES
Image captionConquistada por Cristóbal Colón en 1493, la isla fue colonia de España hasta 1898, cuando pasó a manos estadounidenses.
La descolonización se convirtió en ese momento en una de las prioridades de la ONU, que comenzó a presionar a los países considerados potencias coloniales.
Es en este contexto que EE.UU. propuso una solución para Puerto Rico que no era la de colonia ni la de estado.
Como ELA, Puerto Rico pasó a tener autoridad sobre su política interna, supeditada a las leyes estadounidenses y sin control sobre sus relaciones exteriores.
En el Congreso de EE.UU., hay un delegado puertorriqueño con voz, pero sin voto.
Asimismo, los boricuas se convirtieron en ciudadanos estadounidenses, aunque no pueden votar en las elecciones presidenciales mientras vivan en la isla. Allí, por contraparte, no pagan impuestos federales.
Ricardo Rosselló hablando.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionEl gobernador Ricardo Rosselló es partidario de la opción de plena anexión de la isla a EE.UU.
El entonces gobernador de Puerto Rico, Luis Muñoz Marín, quien encabezó las negociaciones con el gobierno del presidente estadounidense Harry S. Truman, dijo que el nuevo estatus eliminó "los últimos vestigios jurídicos de colonialismo".
Y agregó: "No vamos (...) a dar otro paso hacia el autogobierno. Esto es autogobierno".

"Una farsa"

"La firma de la constitución del ELA ha sido uno de los actos de magia más fascinantes de la historia", dice a BBC Mundo Javier Hernández-Acosta, director del Departamento de Administración de Empresas de la Universidad del Sagrado Corazón (Puerto Rico).
"El 24 de julio de 1952 había una colonia reconocida por la ONU y al otro día desapareció y se convirtió en un estado libre asociado, que todavía al día de hoy nadie sabe a ciencia cierta qué figura político-legal es", agrega.
Hoy en día la ONU reconoce que existen 17 territorios no autónomos, tres de los cuales pertenecen al gigante norteamericano: Guam, Samoa Estadounidense e Islas Vírgenes Estadounidenses.
Raya

Plebiscitos en Puerto Rico

sobre el estatus legal de la isla

2017
  • 2012
  • 1998
  • 1993
  • 1967
Getty Images
Raya
Para Pedro Cabán, profesor y presidente del Departamento de Estudios Latinoamericanos, Caribeños y Latinos de la Universidad de Albany (EE.UU), se trató de "una farsa".
El Congreso de EE.UU. debía aprobar la nueva constitución puertorriqueña, que confería a la isla poderes autónomos para asuntos locales, explica Cabán a BBC Mundo.
Sin embargo, según la constitución estadounidense, "el Congreso tiene absoluta autoridad sobre los territorios que no son incorporados a la unión de estados".
Un mural en Puerto Rico con personas sosteniendo carteles que dicen: Derechos de autor de la imagenAFP / GETTY IMAGES
Image captionNaciones Unidas retiró a Puerto Rico de la lista de territorios no autónomos en 1953 y nunca más lo volvió a incorporar.
"Dio la impresión de que Puerto Rico de pronto trascendió su estatus colonial y pasó a tener poderes completos para regular sus asuntos internos, pero bajo ninguna circunstancia el Congreso dijo a Puerto Rico que esos poderes eran permanentes".
El propio Muñoz Marín lo explicó ante el parlamento estadounidense de forma más colorida: "Si la gente de Puerto Rico (...) se vuelve loca, el Congreso siempre puede darle la vuelta y legislar de nuevo".

¿Peor que en los 50?

Según escribe José Trías Monge, un abogado que presidió el Tribunal Supremo de Puerto Rico durante una década, la isla caribeña no es una colonia en el "usual sentido despectivo del término".
En su influyente libro "Puerto Rico: las penas de la colonia más antigua del mundo", publicado en 1997, Trías Monge sostiene que el término ilustra la "innecesaria retención de poder excesivo" de Washington sobre San Juan.
A ship comes into port past the Castillo de San Felipe del Morro April 26, 2004 in Old San Juan, the original capital city of San Juan, Puerto Rico.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption"No hay, en el mundo actual, relación no colonial alguna conocida, en la que un pueblo ejerza tan vasto, casi ilimitado poder sobre el gobierno de otro", escribe Trías Monge.
Entre los múltiples argumentos que da para defender el uso de la palabra, afirma que EE.UU. legisla en Puerto Rico sin su consentimiento, que los que ciudadanos que viven en la isla tienen menos derechos que los que viven en los estados y que "sistemáticamente pasa por alto los resultados de plebiscitos".
Por ejemplo, en el de 2012 por primera vez en la historia la mayoría de votos válidos optó por la estadidad, o sea, por incorporarse de forma completa a EE.UU.
El resultado de esta consulta, que coincidió con las elecciones nacionales, fue analizado como una muestra de disconformidad a la pregunta de si se estaba de acuerdo con el estatus presente.
De todos modos, como cerca del 30% de los votantes emitieron boletas en blanco o no válidas, se generaron dudas sobre la legitimidad política del resultado a favor de la estatidad.
Hombre con un cartel que dice: Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos puertorriqueños que viven en la isla pueden votar en las internas estadounidenses, pero no en las elecciones nacionales.
"No hay, en el mundo actual, relación no colonial alguna conocida, en la que un pueblo ejerza tan vasto, casi ilimitado poder sobre el gobierno de otro", escribe Trías Monge.
Sin ir tan lejos, en abril la prestigiosa revista especializada en derecho Harvard Law Review publicó un análisis que explica por qué "Puerto Rico ha sido y sigue siendo un territorio no autónomo según los criterios de la ONU".
El texto argumenta que hoy en día la isla "está todavía más lejos del real autogobierno de lo que estaba en 1953".

La "Promesa"

Entre los años 1970 y principios de los 2000, Puerto Rico se convirtió en una de las economías líderes del Caribe.
Las exenciones fiscales, menores regulaciones ambientales y políticas específicas para fomentar industrias como las farmacéuticas, generaron décadas de bonanza en la isla.
Tal es así que para Hernández-Acosta la favorable situación económica provocó una "complacencia" entre los puertorriqueños, quienes en general no presionaron para salir de ese estatus transicional del ELA.
Pero hace una década todo cambió.
Hombres enmascarados prenden fuego la bandera de Estados Unidos.Derechos de autor de la imagenEPA
Image captionAlgunos en la isla culpan de la crisis a la particular relación de Puerto Rico con Estados Unidos.
Los cambios en las regulaciones impositivas y medioambientales sumados a problemas de ineficiencia y corrupción empujaron a la isla a una grave crisis económica.
Con una tasa de pobreza que alcanzó el 45%, un desempleo del 12% (el doble de la media de Estados Unidos) y una población en decrecimiento por la emigración, Puerto Rico recurrió al Congreso en busca de soluciones.
Al tratarse de un ELA, la isla no podía acogerse al Código de Bancarrotas estadounidense, como sí lo hizo Detroit en 2013.
Puertorriqueños vendiendo banderas de Estados Unidos y de PR.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionConstitucionalmente, Washington puede seguir ignorando a Puerto Rico.
La respuesta del gobierno de Barack Obama fue la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, es su acrónimo en inglés), promulgada en junio de 2016.
El artículo de Harvard Law Review cita esta ley para ejemplificar la tesis que defiende la relación colonial de San Juan y Washington.
El Congreso, explica el texto, crea "una 'agencia externa' con control directo y significativo sobre el gobernador", que "recorta la autonomía de Puerto Rico" en asuntos económicos y sociales, cuyos miembros son elegidos por el presidente de EE.UU. y donde la isla tiene voz pero no voto.
Deuda y crisis en Puerto Rico.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionPuerto Rico pasó de ser una de las economías líderes del Caribe a vivir una grave crisis económica en la última década.
Cabán es más tajante: "Promesa reafirma sin equívocos que Puerto Rico es una colonia de Estados Unidos", escribe en el último número de la revista de izquierda New Politics.
Finalmente, este mayo la isla se declaró en quiebra con el fin de comenzar a reestructurar su multimillonaria deuda de más de US$73.000 millones, convirtiéndose así en el protagonista del mayor proceso de bancarrota de un territorio bajo la jurisdicción de EE.UU. en la historia.
De todos modos, la crisis económica ya abrió heridas del pasado y empujó un nuevo plebiscito.

¿Qué pasa después del plebiscito?

La ley de la consulta establece que, si gana la anexión, de inmediato comienza un proceso para la admisión de Puerto Rico como un estado más de EE.UU., en igualdad de derechos y deberes que los otros 50.
Rosselló, quien apoya la estadidad, anunció que para ello recurrirá al llamado Plan Tennessee, una estrategia de presión como la que empleó el estado del mismo nombre a finales del siglo XVIII para lograr que Estados Unidos le dejara entrar a la federación, aún cuando Washington no estaba muy convencido de ello.
Oscar López Rivera tras su liberación.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionOscar López Rivera, el último independentista de Puerto Rico preso en EE.UU., fue liberado en mayo luego de que Obama le conmutara la pena.
En caso de imponerse la opción independentista, la ley dispone la convocatoria automática de un referéndum para el 8 de octubre.
Entonces los boricuas deberán elegir entre dos alternativas de soberanía separada de EE.UU.: con un tratado voluntario de libre asociación o independencia.
Constitucionalmente, Washington puede seguir ignorando a Puerto Rico. Pero el economista y premio Nobel Joseph Stiglitz no cree que sea una buena idea.
En una columna publicada en 2015 en el periódico The Wall Street JournalStiglitz afirma: "EE.UU. debe hacerse responsable de su pasado imperialista y su presente neocolonial".
"Washington debe a los puertorriqueños un futuro basado en legitimidad democrática y una estrategia de desarrollo que sea financiera y socialmente viable".
Fuente  BBC MUnDO

Top 5: los destinos mas ecológicos y sustentables

Islas Seychelles
Situadas al noreste de Madagascar, estas islas que se caracterizan por su arena blanca y aguas turquesa, se llevaron el premio a la conservación del mundo natural. El resort ecológico Noah'sArk introduce algunas de las especies más raras y en peligro en su hábitat natural.

Santa Fe, Nuevo México
La capital más antigua de Estados Unidos fue reconocida con el premio a la autenticidad del lugar. Su centro histórico guarda importantes atractivos arqueológicos y culturales. La Plaza Central y el Mercado Indio son sus lugares más icónicos.

Eslovenia
Situado al sur de Europa central, el encanto de este pequeño país radica en su imponente naturaleza. Es el destino con las mejores prácticas medioambientales gracias a que el 60% de su territorio está protegido y las distintas actividades a favor de las comunidades locales.

Chaa Creek
En Belice, este eco-resort se llevó el premio a las comunidades comprometidas gracias a su excelente trabajo con los estudiantes locales. Ofrece el 10% de cada reserva de habitación a proyectos sociales y medioambientales.

Hoteles Cayuga
En Costa Rica y Nicaragua, la cadena de hoteles se alzó con el reconocimiento a las empresas que utilizan tecnología ecológica y respetan el medioambiente. Sus ocho alojamientos se basan en el ahorro de energía, agua y han reemplazado el uso del plástico por bambú reutilizable.

Qué no debes hacer en una comida de negocios (si no quieres arruinarla)

Camilita NuttallDerechos de autor de la imagenCAMILITA NUTTALL
Image captionCamilita Nuttall nunca olvidará su peor experiencia en términos de comidas de negocios.
Camilita Nuttall recuerda una comida de negocios infernal.
Era la primera vez que ella y su nuevo contacto se encontraban en persona.
Nuttall, experta en charlas motivacionales, dice que el hombre no le dio ninguna explicación tras aparecer media hora tarde en un restaurante de Londres, y luego se dedicó a hablar exclusivamente de sí mismo.
Para añadir aun más agravio, le dijo que no estaba preparada para dirigir su propio negocio.
Y todo mientras se pedía el plato más caro y le decía que tendría que pagar ella toda la cuenta.
"Fue lo peor", afirma Nuttal, de 42 años.

Menús peligrosos

Lo primero es lo primero: una comida de negocios no trata de salir a tomar algo con tus compañeros de oficina. Eso es simplemente socializar con colegas.
Es una reunión de negocios, normalmente en un restaurante, y típicamente con alguien de otra organización, o al menos alguien que no trabaja en tu equipo.
Y la conversación incluirá temas de negocios, como ventas, acuerdos o negociaciones que benefician a ambas partes.
ComidaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionHay muchas cosas que pueden salir mal durante una comida de negocios.
Puede que creas que una comida de negocios es algo fácil, pero en realidad es un campo lleno de potenciales peligros y metidas de pata.
Desde la elección de lugar hasta qué comida eliges, si bebes o no alcohol, cómo se paga la cuenta... hay una serie de cosas que pueden salir mal.
Hablar de política o de religión es casi siempre algo que hay que evitar, pero ¿qué pasa si en una conversación inocente sobre actualidad se cuela el presidente de EE.UU., Donald Trump, el Brexit o la independencia de Escocia?
En la BBC preguntamos a algunos expertos para que nos guíen.

Evitar la comida "complicada"

Lo primero que hay que pensar a la hora de organizar una comida de negocios es la elección de restaurante.
"Tienes que encontrar un sitio con un equilibro en su ambiente", dice Jenny Flintoft, consultora en liderazgo en el norte de Inglaterra.
Plato de ostrasDerechos de autor de la imagenBOLTENKOFF
Image captionEs mejor no pedir algo difícil de comer.
"Suelo elegir restaurantes que tengan un ambiente animado, para que se pueda hablar sin que te oigan en otras mesas como sucede en los que son demasiado silenciosos, pero que no tengan la música muy alta, ya que si tienes que levantar la voz, se hace muy difícil tener una conversación significativa".
Flintoft destaca también la importancia de elegir un menú adecuado.
"Yo personalmente nunca pido, por ejemplo, mazorca de maíz, ya que es fácil que se te queden los restos entre los dientes", explica.
La experta también evita los espaguetis o los alimentos con salsas muy líquidas, o cualquier cosa que requiere mucho esfuerzo, como el marisco.
"Durante una comida de negocios, quiero concentrarme en mi acompañante, no tener que pelear con lo que estoy comiendo".

¿Beber o no?

También debes considerar que hay gente que sigue determinadas reglas éticas o religiosas.
Por ejemplo, en algunos contextos elegir un restaurante especializado en cerdo puede no ser una buena idea.
Parma hamDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionPuede no ser una buena idea un menú basado en el cerdo.
Pero una vez que has reservado mesa en un restaurante apropiado, una de las grandes preguntas es: ¿puedo beber?
La experta británica en etiqueta Jo Bryant dice que lo mejor es evitar el alcohol, porque el ambiente social de un restaurante "puede hacer que olvidemos fácilmente que la comida tiene un objetivo de negocios".
"Si bebes una o dos copas quizás te relajas demasiado y acabas aceptando hacer algo de lo que luego te arrepentirás", afirma.
"Es importante mantenerse concentrado y con tu brillo profesional".
Copas de vinoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionBeber no es quizás la opción más sabia...
Sin embargo, el coach de negocios Phil Jones, establecido en Londres, sugiere un término medio en relación al tema de la bebida.
"Deja que la otra persona tome la iniciativa", dice. "A veces ayuda a relajarse".
"Es una forma de hablar de temas más profundos, con un poco más de libertad".

"Ni sexo ni política"

Incluso sin alcohol, las conversaciones en una comida de negocios pueden fácilmente torcerse.
"Alguna gente se lanza a soltar diatribas sobre temas candentes, y en la actualidad hay muchos de estos temas. Esto me hace cuestionar su capacidad de juicio", explica Flintoft.
"Pero tiene que haber una buena mezcla entre una conversación auténtica y una simple venta de ideas".
Donald TrumpDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionSuele ser mejor evitar cualquier tema político.
Nuttal dice que debería haber una serie de discusiones vetadas. "No hay que hablar de sexo, política, religión, ni tampoco hablar mal de otra persona o de otra empresa, ni hablar negativamente de tu propia empresa o de la de la otra persona".
Jones opina también que hay que evitar airear tus problemas personales.
"La esposa de un hombre estaba teniendo una aventura, y yo fui la primera persona a la que se lo contó", explica.
"Una persona que era totalmente desconocida me dio el papel de terapeuta".

¿Quién paga?

Sea donde sea la comida y sea cual sea el tema, William Hanson, coach de etiqueta británico, recomienda tener en cuenta el tiempo que la otra persona tiene disponible.
"Las peores comidas son las que nunca acaban y en las que tu interlocutor piensa que no tienes que ir a ningún sitio", dice.
Cuenta de un restauranteDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption¿Hay que pagar a medias siempre?
Cuando se trata de pagar, Hanson tiene una regla sencilla.
"Quien hizo la invitación y la reserva, paga", afirma.
Para evitar que haya una situación incómoda o falta de claridad cuando llegue la cuenta, Hanson sugiere que la persona que invitó dé sus datos bancarios al restaurante antes de la comida.
"Esto elimina las dudas desagradables sobre el dinero al final de la comida", explica.
El enfoque de Hanson es más relajado si comer con ese cliente o socio se vuelve algo más frecuente.
ComidaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionPiénsalo bien antes de organizar una comida de negocios.
En ese caso, "se puede acordar que cada vez pague uno".
Nuttal añade que si una de las partes ha viajado una larga distancia, debería ser invitada. Pero en general, sugiere que la cuenta debe pagarse a medias.
Fuente BBC MUNDO

LO MAS LEIDO

loading...