domingo, 8 de marzo de 2015

Tu subconsciente es más "inteligente" de lo que pensabas

Sentimos que tenemos las cosas bajo control cuando resolvemos rompecabezas o leemos, pero un experimento reciente muestra que ocurren muchas cosas bajo la superficie de nuestras mentes conscientes y según un reciente estudio fiarse del instinto puede contribuir a tomar mejores decisiones que la reflexión profunda.
A medida que nos movemos por el mundo, caminando y hablando, nos observamos reflexionando y teniendo ideas y pensamientos.
¿Qué quiero para comer?, me pregunto. ¿Por qué habrá hecho eso?, pienso, y me propongo averiguarlo.
Es natural asumir que esta experiencia de mi propio ser es un relato de mi mente. Es natural asumirlo, pero es incorrecto.

El motor del pensamiento

Todos los psicólogos reconocen que hay un subconsciente, una parte de nuestro cerebro que juega un papel muy importante en los procesos del pensamiento.
Si me pregunto cuál es la capital de Francia la respuesta aparece en mi mente de manera automática: París.
Si decido menear mis dedos, se mueven adelante y atrás en un complejo patrón que no preparé de forma consciente, pero que fue puesto en marcha por mi subconsciente.
El gran debate en psicología es exactamente qué es lo que pone en marcha el subconsciente, y qué es lo que requiere pensamiento consciente.
Cerebro
El experimento consistió en poner información en la mente de los participantes sin que ellos se dieran cuenta.
O, parafraseando el titular de un importante artículo sobre el tema: "¿Es el subconsciente inteligente o tonto?
Una creencia popular es que el subconsciente puede preparar acciones simples de estímulo-respuesta: puede llevar a cabo acciones básicas, reconocer objetos y realizar movimientos repetitivos.
La cognición compleja que precisa de planear, razón lógica y combinar ideas, por otro lado, necesita pensamiento consciente.
Pero un experimento reciente llevado a cabo por un equipo israelí va en contra de todos estos supuestos.
Ran Hassin y sus colegas usaron un truco visual llamado "Supresión Continua Flash" para poner información en las mentes de los participantes sin que ellos se diesen cuenta.

Fusión de imágenes

Puede sonar doloroso, pero en realidad es algo muy simple.
La técnica saca ventaja del hecho de que tengamos dos ojos y que nuestro cerebro tienda a formar una visión coherente del mundo con la fusión de las imágenes que capta cada uno de ellos.
El proceso consiste en mostrar a los sujetos una imagen distinta para cada ojo.
Mientras uno de ellos recibe una rápida sucesión de cuadrados coloreados brillantes, el otro es incapaz de asimilar la información que se le presenta.
Debido a la distracción que suponen los cuadrados brillantes en uno de los ojos, el otro puede tardar varios segundos en entender la información que observa.
El experimento de Hassins consistía en una presentación inconsciente de preguntas aritméticas.
Las preguntas consistían en un problema aritmético, por ejemplo: "9-3-4 igual a…" seguido de una presentación, claramente visible, de un número que los participantes tenían que leer en voz alta tan rápido como pudiesen.
Este número bien podía ser la respuesta correcta o una respuesta incorrecta.
El resultado fue que los participantes eran mucho más rápidos en leer la respuesta si esta era la correcta que si era la incorrecta.
Esto demuestra que el problema había sido previamente procesado y resuelto por sus mentes, aun sin saberlo.

¿Subconsciente consciente?

El resultado de este estudio sugiere que la parte subconsciente de la mente tiene capacidades más sofisticadas que lo que mucha gente pensaba en un principio.
Cerebro
¿Actúa el subconsciente de forma "deliberada"?
Al contrario que otros estudios de procesos no conscientes, esto no era una respuesta automática a un estímulo, sino que requería una respuesta precisa dictada por las reglas de la aritmética, algo que asumimos solo podría darse de forma deliberada.
El estudio afirma que la técnica usada puede cambiar de forma profunda el estudio del subconsciente y asegura que "el subconsciente puede llevar a cabo todos los procesos fundamentales y básicos que realiza la mente consciente".
Esta afirmación es poderosa y los autores reconocen que todavía queda mucho recorrido por hacer en el campo de nuestro subconsciente.
Al igual que ocurre con los icebergs, la mayor parte de las operaciones que realiza nuestra mente ocurren de manera "secreta".
Experimentos como este ayudan a llevar un poco de luz a esas partes oscuras de nuestra psique.

Fuente: BBC MUNDO

miércoles, 4 de marzo de 2015

¿Realmente es bueno tener las pestañas largas?

¿Realmente es bueno tener las pestañas largas?


Pestaña

¿Cuál es el largo ideal de las pestañas?
Muchos dirían que cuanto más largas mejor: resaltan el color de los ojos y hacen tu mirada más penetrante.
Sin embargo, su longitud, que equivale a un tercio del ancho del ojo, es exactamente la que deben tener, según un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia, en Estados Unidos.
Ésta es la medida ideal para que las pestañas cumplan su verdadera función: mantener la humedad de los ojos, según explican en el estudio publicado en elJournal of the Royal Society Interface,

Mecanismo

Ojo de cabra
En casi todos los mamíferos se mantiene la proporción. Foto: cortesía Guillermo Amador y David Hu.
Tras medir el largo de las pestañas en diversos mamíferos -un total de 22 entre los que se incluyen jirafas, erizos y seres humanos- los científicos notaron que la proporción se mantiene en todos ellos.
"Excepto el elefante -que no sabemos por qué- tiene las pestañas extremadamente largas", le explica a BBC Mundo Guillermo J. Amador, autor principal del estudio.
La investigación no contradice lo que se sabía sobre la función de las pestañas -mantener al ojo limpio- sino que añade información al explicar el mecanismo.
No solo hacen que los ojos se cierren para evitar que les entre polvo sino que "interactúan con el aire para mantener la humedad", señala Amador.
"Las pestañas forman una barrera que controla la corriente del aire y la velocidad de la evaporación en la superficie de la córnea", añade.
Si son más cortas, pero sobre todo, si son más largas, permiten el paso del aire y el ingreso de partículas de polvo en los ojos.

Las desventajas de las pestañas postizas

Elefante
La excepción es el elefante, cuyas pestañas son extremadamente largas. Foto: Tim Nowack.
Para poner a prueba su teoría, los investigadores crearon una suerte de ojo artificial y lo pusieron en un túnel de viento para analizar la reacción.
Así descubrieron la proporción ideal variando la longitud de la pestañas del ojo artificial.
Cuando superaban la proporción ideal, el aire y sus moléculas se dirigían hacia el interior del ojo provocando una evaporación más rápida.
En este sentido, las pestañas postizas, que parecen estar otra vez de moda, representan un problema, a menos que respeten la longitud de las pestañas naturales.
La densidad -cuántas pestañas tiene el ojo- también influye, pero no en la misma medida que el largo. Y en ese sentido, se hace notar la influencia del entorno.
"Por ejemplo, las pestañas de los camellos, que viven en el desierto donde hay mucho polvo, tienen una densidad mucho mayor que las de otros animales".
Pero en el caso de los ratones, que en función de su hábitat necesitan que sus ojos reciban más luz, se mantiene la proporción del largo pero la densidad es más baja, hace notar Amador.
En cuanto a las aplicaciones de este estudio, los investigadores creen que pueden servir para crear tecnologías para proteger los lentes de las cámaras o los sensores.
El resultado de la investigación “también puede aplicarse en el caso de los paneles solares, añadiendo una especie de pestañas falsas. Es decir, en toda superficie que necesite mantenerse limpia, pero permitiendo el paso de la luz", dice Amador.

Fuente: BBC MUNDO

jueves, 29 de enero de 2015

¿Cómo afecta el frío extremo al cuerpo humano?

El cuerpo humano no está diseñado para el frío polar. La mayoría de nosotros vive en climas templados y tropicales donde el termómetro rara vez baja de los 0 grados centígrados.

Mujer
Pero hay poblaciones que se han adaptado a los extremos polares como los inuits en el Ártico canadiense y tribus como los nenets en el norte de Rusia.
Sin embargo, la gran mayoría de Homo sapiens no estamos acostumbrados a vivir en esas extremas temperaturas heladas.
Y aunque nuestro ingenio y pericia nos han permitido fabricar ropa que soporta todo menos las más violentas de las tormentas árticas, lo cierto es que para sobrevivir en los polos hay que intentar mantenerse lo más alejado posible del frío más fuerte.

Respuesta del organismo

El cuerpo humano tiene varios mecanismos de defensa para intentar aumentar nuestra temperatura cuando hace frío.
Nuestros músculos tiemblan y nuestros dientes castañetean. Los pelos se erizan y la piel se nos pone de gallina, en una especie de eco evolucionario de la época cuando nuestros ancestros estaban cubiertos de vellos.
La congelación ocurre cuando la piel y los tejidos corporales se exponen a una temperatura fría durante un período prolongado.
El hipotálamo, la glándula en el cerebro que actúa como termostato del cuerpo, estimula estas reacciones para mantener los órganos vitales del cuerpo, por lo menos hasta que encontremos algo de calor y un refugio.
La misión del hipotálamo es conservar el calor a toda costa, sacrificando incluso las extremidades si es necesario.
Es por eso que sentimos hormigueo en los dedos de las manos y de los pies cuando hace mucho frío. El cuerpo está manteniendo su sangre caliente cerca del centro, restringiendo el suministro de sangre en las extremidades.
En frío extremo y, especialmente, si la piel está expuesta a los elementos, ese efecto puede generar casos de congelación.
El flujo de sangre se reduce y la falta de sangre caliente puede hacer que los tejidos se congelen y se rompan.

Humanos en desventaja

Los animales que viven en las zonas polares tienen protección porque están cubiertos de un pelaje que atrapa el aire caliente cerca del cuerpo o porque tienen grandes cantidades de grasa, a veces de varios centímetros de grosor.
La grasa no transfiere muy bien el calor, así que la mantiene dentro del cuerpo.
El Gran Ejército de Napoleón sufrió enormes pérdidas en 1812 en la retirada de Moscú, muchos de ellos causadas por las brutales condiciones del invierno ruso.
Los humanos, de piel desnuda y con relativamente poca grasa, simplemente no estamos diseñados para esos ambientes.
Pero hemos aprendido a imitar esas cualidades. Los científicos en las estaciones antárticas, por ejemplo, se visten con varias capas para atrapar el aire caliente cerca del cuerpo, tal como lo hace el pelaje de los animales.
Las temperaturas extremas bajas también pueden crear problemas con algunas de las cosas de las que dependemos los humanos.
El frío intenso puede derribar líneas eléctricas por el peso del hielo, causando cortes de energía y las tuberías sin aislamiento se pueden congelar y explotar.
En cuanto a los autos, el punto de congelamiento de la gasolina es cerca de -76ºC pero el del aceite es -40 ºC.
Y otros lubricantes se pueden poner más espesos a temperaturas no tan bajas. El diesel normalmente queda bloqueado a -10ºC, si no tiene aditivos especiales que le permitan mantenerse viscoso en temperaturas frías.

Lecciones heladas

Hay algunas lecciones de la historia que nos advierten sobre los terribles efectos del frío extremo.
Cuando Hitler invadió Rusia en 1941, en el principio del invierno en el hemisferio norte las temperaturas cayeron a niveles similares a los que se han visto en los últimos inviernos norteamericanos.
Miles de soldados murieron congelados mientras vestían los uniformes del verano para una supuesta campaña corta.
Los motores de camiones y tanques solo podían ser descongelados encendiendo fogatas por debajo de los vehículos.
Las armas no disparaban porque la grasa se había fundido y, al retirarse del fuego, el agua hirviendo se congelaba en poco más de un minuto.
El periodista italiano Curzio Malaparte recordó en su novela Kaputt cómo los veteranos del Frente Oriental que desembarcaban en la entonces ocupada Varsovia llegaban con sus párpados congelados debido al frío extremo.

Fuente: BBC MUNDO

miércoles, 7 de enero de 2015

Buscan los secretos de la longevidad y la inmunidad al cáncer en el genoma de las ballenas

  • Un grupo de científicos publica el genoma de las ballenas de Groenlandia
  • Estos animales viven más de 200 años y casi no presentan tumores malignos
  • Unos cuantos genes pueden ayudar a entender el envejecimiento y el cáncer

Una ballena se sumerge en el océano en las costas de Quebec, en Canadá.
Una ballena se sumerge en el océano en las costas de Quebec, en Canadá.THINKSTOCK
El envejecimiento y el cáncer son dos de los procesos orgánicos que más interesan a los científicos y, por alguna razón, las ballenas boreales o de Groenlandia parecen casi inmunes a los dos: son extraordinariamente resistentes al desarrollo de tumores malignos y llegan a vivir más de 200 años.
Por eso, un equipo internacional de investigadores liderado por Joao Pedro de Magalhaes, de la Universidad de Liverpool, acaba de publicar el genoma completo de este gran cetáceo, una información que servirá a la comunidad científica para estudiar los mecanismos de longevidad y resistencia a las enfermedades de estas ballenas.
El trabajo, publicado en la revista Cell Reports, ha contado con la ayuda del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Oviedo, un equipo de investigación dirigido por Carlos López-Otín y dedicado al estudio del envejecimiento, las enfermedades hereditarias y el cáncer.

Claves genéticas de la longevidad y resistencia de la ballena

Precisamente por su larga experiencia en el estudio de estos procesos, el trabajo del equipo de López-Otín ha consistido en "llevar a cabo el análisis comparativo detallado de genes de potencial relevancia en cáncer y envejecimiento", ha detallado a Efe el bioquímico español.
Pero en el envejecimiento y el cáncer están implicados multitud de factores, "desde características heredables hasta daños debidos al ambiente", puntualiza a Efe Víctor Quesada, coautor del estudio y miembro del equipo de López-Otín.
"El genoma de un organismo describe todas sus características heredables, antes de que se vean influidas por el ambiente", por eso, al estudiar el de la ballena boreal, "buscamos las claves heredables" de su extrema longevidad y de su resistencia al cáncer.
No obstante, advierte Quesada, "la complejidad de la información que guarda el genoma hace que cualquier conclusión deba ser revisada experimentalmente, pero esperamos que esta información guíe futuros trabajos sobre envejecimiento y cáncer al examinar ambos procesos desde el punto de vista evolutivo".

Una pista en el gen PCNA

Durante el análisis del genoma de la ballena boreal, los investigadores observaron algunas características que podrían estar relacionadas con la longevidad de las ballenas y su baja propensión al cáncer, como que este cetáceo posee dos copias del gen PCNA, encargado de reparar los daños en el genoma".
"Esta característica puede afectar a cáncer y envejecimiento a la vez, ya que ambos procesos conllevan daños genómicos pero también hemos notado cambios que afectan a genes de proteasas de las familias CPA y DUB, que podrían estar involucrados específicamente en protección frente al cáncer y al envejecimiento".
Esta información, explica Quesada, "nos permite realizar hipótesis concretas sobre estos genes que nos pueden llevar a entender mejor estos procesos".
La conclusión principal es que este pequeño grupo de genes diferenciales puede contener claves importantes para entender el envejecimiento y el cáncer y la relación entre ambos procesos, una aproximación "importante" para "nuestro equipo porque nos permite analizar el problema desde un punto de vista distinto y complementario al de otros trabajos", puntualiza.

Fuente: RTVE


Asocian el consumo de granos integrales con la longevidad

NUEVA YORK (Reuters Health) - Las personas que consumen más granos integrales viven más y son menos propensas a morir por enfermedades cardíacas que el resto de la población, según reveló un análisis de dos estudios.
"Leer las etiquetas nutricionales de los alimentos permite que los consumidores conozcan si el producto contiene granos integrales", dijo Qi Sun, del Departamento de Nutrición de laFacultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, Boston.

Detalló que los granos integrales más comunes son la harina de trigo integral, el arroz integral, la avena integral, el cereal de maíz integral y el "popcorn".

Casi todas las guías alimentarias recomiendan su consumo deacuerdo con la edad. El Departamento de Agricultura de EstadosUnidos (USDA, por su nombre en inglés) recomienda que sean porlo menos la mitad de los granos que se consumen por día (http://1.usa.gov/1BB4cat.)

Los resultados publicados en JAMA Internal Medicine surgende las participantes del Nurses' Health Study, que se realizóentre 1984 y el 2010, y de los participantes del HealthProfessionals Follow-Up Study, entre 1986 y el 2010.
En ambos estudios, las historias clínicas se actualizabanperiódicamente.

Los hombres y las mujeres que más granos integralesconsumían eran más activos que el resto, consumían menosalcohol, comían más saludablemente, pero también por habertenido colesterol elevado. El grupo incluía menos fumadores.

Casi 27.000 de los más de 188.000 participantes que habíaningresado a los estudios sin enfermedad cardíaca o cáncer, habíafallecido en el 2010.

Los que más granos integrales consumían eran un 10 porciento menos propensos a morir durante el estudio que los quemenos granos integrales consumían, aun tras considerar la edad,el tabaquismo, el IMC, la actividad física y otros hábitosalimentarios.

El equipo estimó que por cada 28 g diarios de granosintegrales extra que consumían los participantes, el riesgo demorir por cualquier causa disminuía un 5 por ciento y el riesgode morir por una enfermedad cardíaca caía un 9 por ciento. Perono varió el riesgo de morir por cáncer.

Una porción de avena tradicional o la mitad de una taza deavena sin cocción aportan unos 40 g de granos integrales.

Este tipo de estudios "observacionales" no prueba si losgranos integrales influyen de manera directa en la mortalidad,según apuntó David M. Klurfeld, líder del programa nacional denutrición humana del Departamento de Agricultura de EstadosUnidos, Beltsville, Maryland.

"La mayoría de los estudios no pudo identificar un soloefecto de estos alimentos, incluido este estudio que ni siquieraprecisó la cantidad de fibra que consumían los participantes",dijo Klurfeld por e-mail.

Aunque aún no conocemos la "dosis" exacta de consumo quesería beneficiosa, "la evidencia de nuestra investigación y deotros estudios sugiere que a más cantidad, mayor beneficio",dijo Sun. 

FUENTE: JAMA Internal Medicine, online 5 de enero del 2015.
              El Economista.es

Elimine la grasa abdominal consumiendo estos alimentos

Si quiere ponerse en forma es mejor que empiece cuanto antes. Evite las grasas, haga deporte de manera habitual y, si quiere una ayuda extra para luchar contra esa grasa abdominal, añada a su dieta estos alimentos.

abdomen-plano-635-GETTY.jpg
Foto: GETTY.

La grasa que 'vive' en el abdomen es la más complicada de perder pero es de la que todo el mundo quiere deshacerse. La revista Women's Health ha explica qué tres tipos de alimentos son los que nos pueden ayudar en nuestra lucha contra esa grasa:

1. Lácteos. Según un estudio de la International Journal of Obesity, las personas que consumían al menos tres vasos de yogur bajo en grasa al día 12 semanas perdieron más grasa alrededor de la cintura que el grupo que no ingirió lácteos. Esto se debe a que este alimento es rico en probióticos, unas bacterias saludables que nos pueden ayudar a reducir la grasa abdominal si se consumen con regularidad.

2. Granos integrales. La revista American Journal of Clinical Nutrition concluyó que las personas que comieron tres o más porciones de granos integrales al día durante un año tenían niveles de grasa abdominal inferiores a los que no comieron. Entre los granos que podemos comer: quinua, máiz y avena.

3. Grasas buenas. La doctora Suzanne Slayton, partícipe del estudio mencionado anteriormente, asegura que algunas grasas como el ácido linoleico o los monoinsaturados ayudan a reducir la grasa abdominal. Las semillas de girasol y soja son fuentes de ácido linoleico; la palta, las aceitunas y los frutos secos son ricos en ácidos grasos monoinsaturados.


Fuente: Economista.es

Diez descubrimientos realizados el 2014

El cerebro es uno de los órganos más complejos y misteriosos del organismo. Su estudio y la comprensión de su funcionamiento resulta tan complejo que hoy en día, a pesar de los grandes pasos que se dieron, apenas se conoce una minúscula parte del mismo y de sus capacidades
Diez descubrimientos realizados el 2014. -   Agencias Agencia

El 2014 se realizaron importantes investigaciones y descubrimientos sobre el cerebro que ayudó a incrementar el conocimiento acerca de este órgano vital. Así,  los científicos lograron  modificar los recuerdos, manipular los sueños o entender por qué el chocolate ayuda a preservar la memoria.
A continuación un recuento de los descubrimientos y avances científicos más importantes sobre el cerebro desarrollados el 2014 y publicados por el portal Abc.
Cambiar recuerdos
Un grupo liderado por el japonés Susumu Tonegawa, nobel de medicina en 1987, realizó una investigación que dio un paso más en la comprensión de la memoria. Con su equipo Tonegawa logró cambiar la sensación de miedo asociada a un suceso por otra placentera. Los resultados, publicados en la revista "Nature", revelan que en las pruebas se consiguió que los roedores asocien con emociones placenteras recuerdos creados en situaciones de miedo y, a la inversa, que los momentos agradables se tornen en recuerdos relacionados con el estrés.
Para manipular esas emociones, los científicos estimulan con haces de láser ciertos circuitos neuronales del hipocampo, donde se almacena la información contextual de la memoria -dónde y cuándo sucedió determinado acontecimiento- y de la amígdala, en la que se codifican los sentimientos relacionados con esa información.
"Sabemos que las dos regiones, el hipocampo y la amígdala, están conectadas. Lo que hemos descubierto es que podemos cambiar las asociaciones que unen la memoria contextual con sus correspondientes emociones, de negativo a positivo y a la inversa", explicó Tonegawa.
El científico subrayó que la técnica optogenética que desarrollaron para el experimento en ratones -estimulación de las neuronas a través de la luz- permitirá en el futuro iniciar nuevas vías para el tratamiento en humanos de problemas psicológicos como el estrés postraumático, fobias o  depresión.
Manipular los sueños
Un equipo de neurocientíficos encabezados por la psicóloga Ursula Voss, de la Universidad de Fráncfort, logró que un grupo de voluntarios experimentarán un sueño lúcido, como contaron al despertar.
Los sueños lúcidos son aquellos en los que somos conscientes de que estamos soñando y podemos dirigir el contenido de las fantasías oníricas a voluntad. Sus resultados se publicaron en Nature Neuroscience.
El electroencefalograma mostró una actividad eléctrica indicativa de las ondas gamma, lo que permitió corroborar que en efecto tenían ese tipo especial de sueños poco frecuentes, que se utilizan para el estudio de aspectos tan escurridizos como la consciencia.
Las ondas gamma están relacionadas con funciones ejecutivas como el razonamiento y son indicativas de que el lóbulo frontal está trabajando, algo que no ocurre durante el sueño, salvo en este tipo, que por eso recibe el nombre de “lúcido”.
En general mientras dormimos el lóbulo frontal está inactivo.
Voss y sus colegas querían averiguar qué ocurriría si al soñar inducían una corriente con la misma frecuencia de las ondas gamma en el cerebro. Cuando lo hicieron, a través de electrodos en el cuero cabelludo en una técnica llamada estimulación transcraneal de corriente alterna (tACS), los 27 voluntarios informaron de que eran conscientes de que estaban soñando.
El trabajo es relevante en el manejo de pesadillas. También en personas que sufren estrés postraumático, que a menudo tienen sueños en los que reviven una experiencia traumática de forma repetitiva, lo que les causa gran angustia y problemas para dormir. Si pueden soñar con lucidez de forma controlada, es decir, con el lóbulo frontal despierto, con ayuda del terapeuta podrían modificar el contenido de las pesadillas para acabar con ellas.
El cerebro frente a la ansiedad
Si hay algo característico de los trastornos de ansiedad, sin duda es el miedo. Un miedo difuso que produce angustia y que no tiene una causa clara. Varias zonas del cerebro son claves en la producción del miedo y la ansiedad. En especial la amígdala y el hipocampo.
Un estudio publicado en Nature Neuroscience podría ayudar a explicar cómo se pasa de un miedo normal y adaptativo a otro generalizado y disfuncional. Según este estudio, la sensación de miedo es una cuestión de números y depende de una votación “democrática” entre nuestras neuronas, que de forma individual son capaces de distinguir lo que supone una amenaza y lo que no. Si la mayoría se alarma, sentimos miedo. Por el contrario, si sólo se alteran unas pocas, no cunde el pánico y permanecemos tranquilos.
Eso es al menos es lo que se deduce de un trabajo con roedores, que fue replicado en primates. Al parecer, en la amígdala, la parte del cerebro que procesa el miedo, hay una minoría de neuronas muy temerosas, a las que cualquier señal del entorno les lleva a transmitir una señal de pánico. Sin embargo, la mayoría sólo se “altera” y manda señales de miedo cuando hay una causa justificada. El resultado en la conducta visible de la rata es la ausencia de temor. Ante situaciones de alto riesgo, todas las neuronas se vuelven miedosas.
Bloquear señales nerviosas
El sistema nervioso podría jugar un papel importante en el desarrollo de los tumores. Una investigación internacional muestra que al menos en el cáncer gástrico el nervio vago contribuye de forma importante a la formación del tumor. Este nervio craneal inerva casi todos los órganos del tórax y del abdomen. Precisamente por su complejo trayecto recibe el nombre de vago o vagamundo, que significa errante.
Los tumores que surgen del tejido que recubre el estómago en el cáncer gástrico son alimentados por fibras de este nervio vago que liberan el neurotransmisor acetilcolina, según sugiere un trabajo de la Universidad de Columbia publicado en Science Translational Medicine. El bloqueo de este neurotransmisor mediante toxina botulínica podría ser una técnica potente para frenar el desarrollo de este cáncer, que constituye el 10 por ciento de todos los tumores malignos que se diagnostican cada año en el mundo, con una tasa de supervivencia a 5 años de menos del 25 por ciento.
Elixir de la juventud, en la sangre
La sangre joven rejuvenece. Es la conclusión de tres artículos publicados en Science y Nature Medicine.
Algo en la sangre de los ratones jóvenes (2 meses) es capaz de rejuvenecer el músculo y el cerebro de ratones de 22 meses, que están en la última etapa de su vida si se tiene en cuenta que no suelen vivir más allá de dos años de media. Y viceversa, la sangre procedente de ratones viejos perjudica a los más jóvenes.
Las sospechas recayeron en el factor 11 de diferenciación del crecimiento celular (GDF-11), que aumenta el nacimiento de nuevas neuronas en el hipocampo -mejorando el aprendizaje- y en el bulbo olfatorio -permitiendo recuperar el olfato parcialmente perdido-, y mejora la irrigación sanguínea del cerebro. Algo parecido ocurre en el músculo y el corazón: los ratones que reciben GDF11 aumentan su fuerza y capacidad de ejercicio. Fruto de esas investigaciones, 18 personas con alzhéimer participan en un ensayo clínico para comprobar los efectos que el plasma de personas jóvenes tienen sobre esta patología.
OMEGA-3 CONTRA EL ENVEJECIMIENTO, CAFEÍNA Y CHOCOLATE PARA LA MEMORIA
A medida que se envejece, el cerebro va perdiendo volumen con los años. Y esta pérdida es mucho más acusada en patologías como el alzhéimer. Varios estudios atribuyeron a los ácidos omega-3 del pescado azul un papel neuroprotector frente a este proceso.
Un estudio publicado en Neurology aportó nuevas pruebas. Al parecer, los niveles altos de omega-3 en sangre se relacionan con una menor pérdida de volumen cerebral. Lo que significa que el cerebro envejece algo más lentamente, y se cuantificó ese retraso en uno a dos años. Los niveles más altos de omega-3 se correspondían también con un volumen un 2,7 por ciento mayor en el hipocampo, que desempeña un papel clave en la formación de la memoria y en la enfermedad de Alzheimer comienza a atrofiarse incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas. Los ácidos grasos omega-3 están presentes en los pescados azules como atún, sardina, boquerón, salmón, caballa o palometa, entre otros.
Una investigación realizada en la Universidad Johns Hopkins, publicada en la revista Nature Neuroscience, señala que doscientos miligramos de cafeína, aproximadamente la que contiene un café, tomados después de ver una serie de imágenes ayuda a recordar mejor al día siguiente. Lo que sugiere que en lugar de tomar café antes de afrontar un trabajo tal vez sería mejor tomarlo inmediatamente después, para sacar el mejor partido posible a la memoria.
Por otro lado, las propiedades neuroprotectoras que se atribuyeron al chocolate durante mucho tiempo fueron confirmadas por un estudio publicado en la revista Nature Neuroscience.
Uno de sus componentes, la epicatequina, un flavonol con acción antioxidante, demostró su eficacia para revertir las pérdidas de memoria normales asociadas a la edad. Esas que a partir de los cincuenta hacen más difícil localizar el coche en el aparcamiento del supermercado, que haya que poner más empeño en aprender cosas nuevas o recordar nombres.
Una dieta rica en epicatequina (900 miligramos al día), un componente del cacao, durante tres meses en 37 voluntarios sanos con edades comprendidas entre 50 y 69 años, en un ensayo doble ciego, mostró una mejoría notable en la cognición equivalente a un rejuvenecimiento de 30 años, aseguran los investigadores de la Universidad de Columbia.
“Los participantes que tenían una memoria típica de una persona de 60 años al inicio del ensayo, después de tres meses de consumo de una bebida rica en flavonoides del cacao mostraban una mejoría en su memoria que los equiparaba a las personas de 30 o 40 años”, explica Scott A.Small, director del Centro para Estudio de la enfermedad de Alzheimer.

EJERCICIO PARA OLVIDAR Y EL PODER DE UNA CARICIA
Una investigación, publicada en la revista Science, sostiene que las nuevas neuronas que nacen en el hipocampo -donde se consolida la memoria- están implicadas no sólo en la formación de recuerdos, sino también en el olvido. Se sabe que el ejercicio promueve el nacimiento de nuevas neuronas en esta zona del cerebro.
La investigación, en la que participaron científicos de la Universidad de Toronto (Canada) y Toyoake (Japón) demuestra que las neuronas nuevas que nacen en el hipocampo a lo largo de toda la vida, al integrarse en las redes neuronales ya existentes destruyen conexiones antiguas y por eso algunos recuerdos previamente adquiridos se pierden.
Esta especie de cinta sin fin de producción de recuerdos explicaría por qué no alcanzamos a recordar cosas ocurridas en la primera infancia, una etapa de la vida en la que la tasa de nacimiento de nuevas neuronas es muy elevada. Las neuronas “recién nacidas” compiten entre sí para integrarse en las redes de memoria, remodelándolas continuamente, por lo que éstas tendrían un equilibrio muy precario, lo que favorecería esa “amnesia” que acompaña a los primeros años de vida y que es común a muchas especies, incluyendo la nuestra.
Otro estudio publicado en la revista Neuron, revela que las caricias, o lo que es lo mismo, los roces lentos y suaves en la piel que a la mayoría de las personas les resultan placenteros ponen en funcionamiento el sistema de recompensa del cerebro. Esas caricias se transmiten desde la piel hasta el cerebro por medio de nervios cuya velocidad de conducción es muy lenta.
“El significado evolutivo de un sistema de este tipo para una especie social como la nuestra aún no se determinó completamente”, explica el primer autor del trabajo Francis McGlone, de la Universidad John Moores, de Liverpool, en Inglaterra. “Pero la investigación reciente está descubriendo que las personas con trastornos del espectro autista no procesan adecuadamente el tacto emocional, lo que nos lleva a la hipótesis de que un fallo en ese sistema durante el neurodesarrollo puede impactar negativamente en el funcionamiento del cerebro social y el sentido de sí mismo”, señalan.


Fuente: Los Tiempos