La pérdida de hielo en el noreste de Groenlandia se acelera

Groenlandia
Foto: Reuters
Un equipo internacional de científicos ha descubierto que la última porción estable restante de la capa de hielo de Groenlandia ya no es estable. El hallazgo, que se publica en la revista 'Nature Climate Change', probablemente elevará las estimaciones sobre el futuro aumento del nivel global del mar.
 
 
 

   El nuevo resultado se centra en la pérdida de hielo debido a un importante retroceso de una corriente glacial conectada con un largo "río" de hielo, conocida como corriente de hielo, una región de una capa que se mueve mucho más veloz que el hielo que la rodea, que drena hielo desde el interior de la plataforma de hielo.
 
   Se trata de la corriente de hielo Zachariae, que ha retrocedido unos 20 kilómetros (12,4 millas) en la última década, concluyen los investigadores. Para conocer la magnitud de este hecho, uno de los glaciares que se mueve más rápido, la corriente de hielo Jakobshavn, en el suroeste de Groenlandia, ha retrocedido 35 kilómetros (21,7 millas) en los últimos 150 años.
 
   Las corrientes de hielo drenan a las cuencas de hielo, de la misma forma que el río Amazonas drena a la gran cuenca del Amazonas. Zachariae es la corriente de hielo más grande que drena a una cuenca que abarca el 16 por ciento de la capa de hielo de Groenlandia, un área dos veces más grande que la drenada por Jakobshavn.
 
   Este trabajo representa el último hallazgo de GNET, la red GPS en Groenlandia, que mide la pérdida de hielo por el peso del manto de hielo al presionar sobre el lecho de roca. "El noreste de Groenlandia es muy frío. Suele ser considerada la última parte estable de la capa de hielo de Groenlandia", resalta el investigador principal de GNET, Michael Bevis, de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos.
 
   "Este estudio muestra que la pérdida de hielo en el noreste se está acelerando. Así que, ahora parece que todos los márgenes de la capa de hielo de Groenlandia son inestables", afirma. Históricamente, Zachariae drenaba lentamente, ya que tenía que abrirse camino a través de una bahía con escombros de hielo flotante. Ahora que el hielo está retrocediendo, la barrera de hielo en la bahía se reduce, permitiendo al glaciar acelerar y llevar la masa de hielo por toda la cuenca.
 
   "Esto sugiere un posible mecanismo de retroalimentación positiva por el cual el glaciar retrocede, en parte debido al calentamiento del aire y en parte por la dinámica de los glaciares, lo que conduce a una mayor pérdida dinámica del hielo contracorriente. Esto sugiere que la contribución de Groenlandia al aumento global del nivel del mar puede ser aún mayor en el futuro", alerta Bevis, erudito en Geodinámica y profesor de Ciencias de la Tierra en Ohio.
 
   El líder del estudio, Shfaqat Abbas Khan, investigador senior en el Instituto Nacional del Espacio de la Universidad Técnica de Dinamarca, dijo que el hallazgo es motivo de preocupación. "Es bien conocido que la pérdida de masa de la capa de hielo de Groenlandia ha aumentado en general en las últimas décadas -apunta Khan--, pero la creciente contribución de la parte noreste de la capa de hielo es nueva y muy sorprendente".
 
   Khan y sus colegas combinaron los datos de GNET con mediciones del espesor de hielo tomadas por cuatro satélites diferentes: 'Airborne Topographic Mapper '(ATM), 'Ice, Cloud and Land Elevation Satellite' (ICESat), y 'Land, Vegetation and Ice Sensor' (LVIS) de la NASA, y el 'Environmental Satellite' (ENVISAT) de la Agencia Espacial Europea.
 
   Estos científicos encontraron que la capa de hielo noreste de Groenlandia perdió cerca de 10.000 millones de toneladas de hielo por año desde abril de 2003 a abril de 2012. Según las mediciones y fotografías aéreas anteriores, el noreste de Groenlandia tiene una capa de hielo que parecía haber permanecido estable durante 25 años, hasta 2003. Alrededor de ese tiempo, una serie de veranos especialmente cálidos han provocado un incremento de los eventos de fusión y las fracturas, continuando hasta nuestros días.
 
   Una gran fractura en el glaciar Zachariae fue noticia en mayo de 2013 y Khan y su equipo presenciaron y filmaron un evento similar en julio. El aumento del flujo de hielo en esta región es particularmente preocupante, según Khan, debido a que el flujo de hielo en el noreste se extiende a lo largo de más de 600 kilómetros (unas 373 millas) hacia el centro de la capa de hielo, donde se conecta con el reservorio de hielo central de Groenlandia.
 
   "El hecho de que esta pérdida de hielo se asocia con una importante corriente de hielo que canaliza hielo de las profundidades de la capa de hielo añade más preocupación sobre qué podría suceder", afirma Bevis. Se cree que la capa de hielo de Groenlandia es uno de los mayores contribuyentes al aumento global del nivel del mar durante los últimos 20 años, representando 0,5 milímetros del total de 3,2 milímetros del aumento del nivel del mar por año.
 
 
Fuente: Europapress

Limitan circulación de autos en París por alta contaminación

París bajo una nube de niebla
Una nube de niebla cubre la capital francesa.
Francia introducirá restricciones a la circulación de vehículos en París a partir de este lunes debido a los altos niveles de contaminación en la ciudad.
 
Los conductores sólo podrán utilizar sus automóviles en días alternados, según explicó este domingo en conferencia de prensa el ministro de Medio Ambiente Philippe Martin, quien advirtió que la contaminación empeorará el lunes.
Las autoridades ya habían anunciado otras medidas, como la eliminación de las tarifas del sistema de alquiler de bicicletas y de programas para compartir coches eléctricos, así como transporte público gratuito.
Una nube de niebla flota sobre las calles de París, donde la contaminación del aire alcanzó niveles peligrosos para la salud y es un 80% más elevada que la de Londres y Berlín.
Se informó que hay 147 microgramos de partículas en suspensión (PM, por sus siglas en inglés) por metro cúbico de aire, comparado con 114 en Bruselas, 104 en Ámsterdam, 81 en Berlín y 79,7 en Londres, según la Agencia Europea de Medio Ambiente.
 
 
 
Fuente: BBC MUNDO

Disolución y desintegración, las opciones más ecológicas de la cremación

¿Cómo irse de este mundo de forma más ecológica?
 
Urna funeraria
Un baño químico caliente que disuelve el cuerpo o una inmersión helada que lo desintegra.
Se llaman "resomación" y "promesión", respectivamente, y las dos promenten métodos menos contaminantes que la cremación para disponer de los restos tras la muerte.
 
Son los nuevos competidores más ecológicos de la incineración en hornos crematorios, que comenzó a popularizarse en el mundo en la segunda mitad del siglo XIX cuando se fue agotando el espacio en los cementerios.
"Creo que, cuando somos 7.000 millones de personas en el planeta, realmente tenemos que fijarnos en no dañar el medio ambiente con todos los cadáveres. El 1% de la población muere cada año en tiempos de paz, y debemos llegar a una solución muy sensata que también obedezca las reglas biológicas que debemos respetar", le dice a la BBC Susanne Wiigh-Mäsak, la bióloga sueca que ideó la promesión.
Por su parte, Sandy Sullivan, desarrollador escocés de la resomación, afirma que su método utiliza la octava parte de la energía que se emplea para la cremación y reduce las emisiones de carbono en un 35%.
Pero veamos en qué consisten.

Disolución química

Tal como le explica Sullivan a Tom Heap, periodista de la BBC, "en el proceso funerario no hay ninguna diferencia entre un funeral de cremación estándar y uno basado en la resomación".
Lo diferente es lo que ocurre cuando el fallecido ya está fuera de la vista. Entonces se saca el cuerpo del cajón de madera, que puede reciclarse.
Resomation
En el "resomador" se disuelve el cuerpo a través de hidrólisis alcalina.
"Se mete en una cápsula de resomación", detalla Sullivan, "y en lugar de fuego, utilizamos agua y una sustancia con base alcalina, es alrededor de 95% agua a alta presión y alta temperatura, y esto químicamente reduce el cuerpo a cenizas, y esa ceniza pura y blanca al final de proceso se devuelve a los familiares como se hace en la incineración".
"Usamos un proceso conocido como hidrólisis alcalina, nosotros creamos esa hidrólisis alcalina usando un químico llamado hidróxido de potasio a alta temperatura", precisa el bioquímico.
Lo interesante es que la hidrólisis alcalina forma gran parte del proceso natural de descomposición de un cuerpo, sólo que en lugar de tomar años, en este caso ocurre en pocas horas.
"Nosotros hacemos lo mismo de forma diferente y en un proceso mucho más rápido y limpio".
Además, apunta Sullivan, la resomación permite recuperar amalgamas dentales -por eso no produce emisiones de mercurio- y reciclar implantes.
Aunque aún no está regulado su uso en Reino Unido, ya hay varios estados de EE.UU. -entre los que se encuentran Florida, Colorado, Maine, Minnesota y Oregon- en los que la resomación es legal.

Un baño helado y un sacudón

Desde Suecia, la bióloga marina Susanne Wiigh-Mäsak creó otra técnica que, al igual que la resomación, busca imitar el modo en que la naturaleza se deshace de los cadáveres.
"Cuando un ser humano moría y éramos muy pocos en el planeta, quedaba en el suelo y después de algunas horas, como nuestros cuerpos son tan grandes, comienza un proceso de putrefacción, y esa señal llega a los carnívoros y animales salvajes que están allí para desmembrarlo en pedazos más pequeños y de cierta forma preparar los restos para que vuelvan a la tierra", le explica a la BBC Wiigh-Mäsak.
Susanne Wiigh-Mäsak
Susanne Wiigh-Mäsak propone funerales ecológicos.
"Y eso es lo que yo imito. En lugar de utilizar los animales, que ya no es aceptable en nuestra sociedad, creé una solución técnica".
"Se congela el cuerpo en el hospital o en el 'prometorio', entonces pasa al equipo técnico que se llama 'promesor' y allí se separan el ataúd y el cuerpo".
El ataúd se transforma en leña, y el cuerpo es expuesto a nitrógeno líquido. Eso hace que el cuerpo se vuelva quebradizo, y con la combinación de una corta vibración muy especial, en un minuto el cuerpo cae desintegrado en pedazos".
Algo así, admite la bióloga, como lo que le ocurre a la máquina T-100 en la película Terminator 2.
Según este proceso, luego se introduce ese polvo orgánico resultante en una cámara de vacío para evaporar el agua.
Una vez seco, lo siguiente es pasar por un separador de metales para apartar cualquier resto quirúrgico o de mercurio.
"Y eso será lo que se entierre", dice Wiigh-Mäsak, quien propone hacerlo en un cajón biodegradable fabricado con almidón de maíz.
Después de entre seis y 12 meses, el féretro y su contenido se convierten en tierra orgánica.
"No deja ningún residuo en el aire, ninguna contaminación en el agua subterránea, ninguna emisión peligrosa en la atmósfera".
Wiigh-Mäsak espera que su idea, que está en una fase avanzada de desarrollo, sea una realidad viable en alrededor de un año.
No es extraño, pues que mientras muchos piensan cómo llevar una vida más amable con el medio ambiente, hay quienes se ocupan de desarrollar opciones más ecológicas también para la muerte.
 
 
Fuente: BBC MUNDO

Comer sin gluten, más que una moda pasajera

Cualquier abuelita latinoamericana, acostumbrada a cocinar panes y tortas, podría decir que eso de andar comiendo sin gluten es una tontería. Sobre todo, si la elección no está basada en diagnósticos graves, como el de la enfermedad celíaca (ver recuadro).
 
Pan, trigo
Pero las cosas han cambiado y hoy en día mucha gente decide comer sin gluten como un estilo de vida, únicamente porque ha comprobado que eliminando el gluten -la glicoproteína presente en la semilla del trigo, el centeno y la cebada- se puede evitar la pesadez estomacal, la urticaria, la fatiga y los dolores de las articulaciones, por nombrar algunos síntomas.
Especialistas aseguran que no sólo estamos comiendo más gluten que nunca, sino que algunas semillas de esos granos están siendo modificadas genéticamente. La industria de alimentos, además, utiliza el gluten como preservativo para otorgar textura, viscosidad y sabor a muchos productos procesados.

La enfermedad celíaca

A quienes sufren de este trastorno digestivo, el gluten les provoca una reacción en el sistema inmune que daña la capa que recubre el intestino delgado y dificulta su capacidad para absorber nutrientes.
Si la enfermedad no se detecta a tiempo, puede provocar una severa desnutrición.
Actualmente no existen tratamientos para la enfermedad y el paciente debe retirar el gluten de su dieta de forma permanente.
De modo que no suena descabellado que haya personas que estén preocupándose por reducir su ingesta. Aunque eso signifique que deban olvidarse de la pizza, el helado, la cerveza, el couscous, los bagels, los aderezos, la salsa de soya y de tomate…

Gluten free es el nuevo fat free

Montserrat Rodríguez, médico nutricionista, asegura que cuando se elimina el gluten, el cuerpo se desintoxica. Eso, sin embargo, no se traduce en una pérdida de peso inmediata.
"Probablemente se puedan perder hasta cinco kilogramos, pero para continuar rebajando hará falta eliminar el consumo de otros alimentos. Lo que sí es cierto es que si no bombardeas al cuerpo con sustancias como el gluten, el organismo descansa, el ejercicio es más efectivo y el agua hidrata y limpia más rápido".
Los productos identificados como gluten free se han multiplicado en los últimos años, como lo hicieron los fat free en su momento. Pero una dieta sin gluten no debería incluir mayoritariamente productos procesados, explica Rodríguez.
Productos gluten free
La oferta de productos sin gluten ha aumentado considerablemente.
"Hay gente que con la excusa de que 'es libre de gluten' llena el carrito del supermercado con pretzels, pastas, galletas… El mercadeo es bien agresivo y tramposo. Yo recomiendo una dieta sana, no una basada en alimentos que simulan todo lo que tiene gluten".
Con ella concuerda Diane Hoch, consejera nutricional certificada y fundadora de The Food Evolution, un programa de asesoría sobre alimentación saludable en línea.
Hoch se olvidó del gluten hace cinco años, tras alimentarse durante toda su vida con la dieta estadounidense estándar con refrescos, donas y todo tipo de pan.
"La comida procesada está llena de azúcar, grasa y carbohidratos, tenga o no tenga gluten", dice a BBC Mundo.
"Por eso hay que comer frutas, vegetales, legumbres, nueces, semillas, comida de verdad. La gente dice que no tiene tiempo para cocinar, pero yo puedo enseñarles a preparar una deliciosa y saludable cena en los 30 minutos que toma ir a comprar comida rápida. Mi hija que va a la universidad estudia tomando jugos verdes en lugar de tazas y tazas de café. No hay excusa", sentencia.

Recetas por todas partes

Diane Hoch
"A mí me encantan los postres y preparo muchos con trufas, dátiles, nueces, cacao", dice Diane Hoch.
Las recetas de comida sin gluten se han multiplicado en Estados Unidos y América Latina: están en redes sociales como Instagram y en múltiples publicaciones especializadas.
Una de ellas es la revista Delight Gluten Free, cuya lectoría ha crecido "astronómicamente" desde que fue creada en 2008, según explicó su editora Vanessa Maltin a BBC Mundo.
"Comer sin gluten ya no es una moda ni una tendencia, sino un estilo de vida. Si se hace utilizando productos naturales como frutas frescas, vegetales, proteínas y granos (como el arroz integral o la quinua) puede ser extremadamente saludable y deliciosa".
La canadiense Rossana Wyatt también creó en 2010 el blog Being Gluten Free donde aconseja y propone recetas a sus seguidores. Ella comenzó a cocinar de esta forma cuando su esposo enfermó de cáncer.
"Fue un momento complicado, me dolían las articulaciones y tenía que estirarme todas las mañanas, además tenía una alergia que ninguna crema ni dermatólogo me podían quitar. Así que ensayé y decidí eliminar el gluten. A las tres semanas ya sentía la diferencia", asegura a BBC Mundo.
Sin embargo, dice que no recomienda esta dieta a todo el mundo, "pues nuestros panes y productos carecen de algunos minerales y nutrientes, por lo que hace falta tomar suplementos".
Su recomendación, la de siempre: visite a su médico antes de tomar cualquier decisión drástica referente a su alimentación.
 
 
Fuente: BBC MUNDO

LO MAS LEIDO

loading...