Asocian el consumo de granos integrales con la longevidad

NUEVA YORK (Reuters Health) - Las personas que consumen más granos integrales viven más y son menos propensas a morir por enfermedades cardíacas que el resto de la población, según reveló un análisis de dos estudios.
"Leer las etiquetas nutricionales de los alimentos permite que los consumidores conozcan si el producto contiene granos integrales", dijo Qi Sun, del Departamento de Nutrición de laFacultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, Boston.

Detalló que los granos integrales más comunes son la harina de trigo integral, el arroz integral, la avena integral, el cereal de maíz integral y el "popcorn".

Casi todas las guías alimentarias recomiendan su consumo deacuerdo con la edad. El Departamento de Agricultura de EstadosUnidos (USDA, por su nombre en inglés) recomienda que sean porlo menos la mitad de los granos que se consumen por día (http://1.usa.gov/1BB4cat.)

Los resultados publicados en JAMA Internal Medicine surgende las participantes del Nurses' Health Study, que se realizóentre 1984 y el 2010, y de los participantes del HealthProfessionals Follow-Up Study, entre 1986 y el 2010.
En ambos estudios, las historias clínicas se actualizabanperiódicamente.

Los hombres y las mujeres que más granos integralesconsumían eran más activos que el resto, consumían menosalcohol, comían más saludablemente, pero también por habertenido colesterol elevado. El grupo incluía menos fumadores.

Casi 27.000 de los más de 188.000 participantes que habíaningresado a los estudios sin enfermedad cardíaca o cáncer, habíafallecido en el 2010.

Los que más granos integrales consumían eran un 10 porciento menos propensos a morir durante el estudio que los quemenos granos integrales consumían, aun tras considerar la edad,el tabaquismo, el IMC, la actividad física y otros hábitosalimentarios.

El equipo estimó que por cada 28 g diarios de granosintegrales extra que consumían los participantes, el riesgo demorir por cualquier causa disminuía un 5 por ciento y el riesgode morir por una enfermedad cardíaca caía un 9 por ciento. Perono varió el riesgo de morir por cáncer.

Una porción de avena tradicional o la mitad de una taza deavena sin cocción aportan unos 40 g de granos integrales.

Este tipo de estudios "observacionales" no prueba si losgranos integrales influyen de manera directa en la mortalidad,según apuntó David M. Klurfeld, líder del programa nacional denutrición humana del Departamento de Agricultura de EstadosUnidos, Beltsville, Maryland.

"La mayoría de los estudios no pudo identificar un soloefecto de estos alimentos, incluido este estudio que ni siquieraprecisó la cantidad de fibra que consumían los participantes",dijo Klurfeld por e-mail.

Aunque aún no conocemos la "dosis" exacta de consumo quesería beneficiosa, "la evidencia de nuestra investigación y deotros estudios sugiere que a más cantidad, mayor beneficio",dijo Sun. 

FUENTE: JAMA Internal Medicine, online 5 de enero del 2015.
              El Economista.es

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...