El Real Madrid no levanta cabeza

El Madrid no logró vencer al CSKA en su visita al estadio Olímpico de Luzhnikí. Los merengues no reaccionan. Ni en Champions. Lejos de recuperar sensaciones tras el declive en Liga, los dirigidos por Julen Lopetegui siguen dejando dudas. ¿Ha sido solo una mala noche?
El tricampeón de Europa se estrelló en Moscú. El Real Madrid de Julen Lopetegui no logró vencer al CSKA en su visita al estadio Olímpico de Luzhnikí. Los locales afrontaban el duelo tras empatar en la primera jornada de la fase de grupos ante el Viktoria Plzen, mientras que los merengues llegaban a Rusia luego de golear 3-0 a la Roma en el Bernabéu, pero con una posterior (alarmante) mala racha de resultados en la Liga.
Y el partido no comenzó de la mejor manera para los visitantes. El equipo dirigido por Víktor Goncharenko dio el batacazo inicial y se puso en ventaja a los dos minutos de juego de los pies de Nikola Vlasic. El delantero croata cazó un pésimo pase atrás de Toni Kroos y se valió de la falta de contundencia de Varane para abrirse paso en el área y batir con un zurdazo a Keylor Navas. Nada que hacer para el arquero tico, hoy titular.

Los merengues respondieron con la tenencia del balón y presión alta tras pérdida, algo que obligó al conjunto local a contraatacar y a abrir la cancha a punta de pelotazos. No obstante, fue una posesión estéril, espesa, neutraPases horizontales. Poca profundidad. El Madrid dominó, sí. Pero el partido se desenvolvió a conveniencia del CSKA: ritmo lento y muchas faltas. A los dirigidos por Lopetegui les costó derribar la muralla rusa.
Sin Ramos (parece que) no hay defensa

Sin Marcelo ni Ramos, Lopetegui apostó por el canterano Sergio Reguilón en el lateral izquierdo y por Nacho para formar la dupla central con Varane. En el costado derecho, Carvajal, aunque el leganense abandonó el terreno de juego en el ocaso de la primera mitad por molestias musculares; en su lugar, Odriozola. Si bien el asedio merengue era total, las contras del CSKA siempre generaron peligros. La defensa hizo aguas.
Los segundos 45 minutos en Moscú: la misma película. El Madrid con el balón y lanzado al ataque; el CSKA replegado en defensa y al contraataque. Lo dicho: era un asedio. Disparos e intentonas merengues a diestra y siniestra. Los tiros llegaban, pero con poco y nada de peligro. Desviados o sin dirección de arco. Sin discusión, no ha sido la noche del tricampeón del Viejo Continente.
El Real Madrid no reacciona. Ni en Champions. Los de Lopetegui siguen dejando dudas, lejos de recuperar sensaciones tras el declive en Liga. Los jugadores no están cómodos con la idea de fútbol que intenta imponer el ex seleccionador español y lo transmiten en el terreno de juego. ¿Se encienden las alarmas? ¿Ha sido algo más que una mala noche? Suman su primera derrota en esta edición de la Champions y su tercer partido consecutivo sin marcar.
FUENTE MUNDODIARIO

Reacciones:

0 comentarios:

LO MAS LEIDO