Así logran convertir el CO2 en codiciadas nanofibras de carbono

Científicos en Estados Unidos descubrieron cómo tomar dióxido de carbono (CO2) del aire para transformarlo en nanofibras de carbono, un material costoso que se usa en la fabricación de componentes electrónicos y baterías.
El sistema, impulsado por energía solar, produce unos pocos voltios de energía que atraviesan una cubeta llena de sales derretidas que le permite absorber C02 del aire.
Esto hace que se vayan formando nanofibras gradualmente en uno de los electrodos.
Actualmente, produce 10 gramos de nanofibras por hora.
Las nanofibras se fueron formando gradualmente en uno de los electrodos del dispositivo.
Los investigadores creen que el proceso puede hacerse a mayor escala a fin de tener un impacto en la reducción de las emisiones de CO2. Otros científicos no están seguros de que esto sea posible.
No obstante, este mecanismo podría convertirse en una forma más barata -en comparación con los métodos actuales- de producir nanofibras de carbono.
"Hasta ahora, las nanofibras de carbono resultaban muy caras para muchas aplicaciones", explicó Stuart Licht, investigador del equipo de la Universidad de Washington.
Si los costos de este material se reducen, podría extenderse su uso y mejorar los compuestos de carbono livianos que se usan en partes de aviones y autos, por ejemplo.

Dudas

La idea de transformar el CO2 del aire en productos útiles es bastante popular, aunque en este campo hay más promesas no cumplidas que historias de éxito.
Licht está convencido en que su diseño tiene futuro. "Se puede aumentar muy fácilmente y todo el proceso consume muy poca energía".
Hay científicos que dudan que este método se pueda aplicar a gran escala para reducir el calentamiento global.
El científico también cree que el método podría ser "un camino sensato para reducir los niveles de CO2 en la atmósfera".
Esto implicaría crear reactores gigantes y muchos científicos no creen que esto sea una buena idea.
Para Katy Armstrong, ingeniería química de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido, el proceso "es promisorio y muy interesante a una escala de laboratorio", pero la versión aumentada que propone Licth puede ser problemática.
"Al capturar CO2 del aire, el proceso deberá lidiar con grandes volúmenes de gas para recolectar la cantidad requerida de carbono, lo cual aumentaría el costo del proceso si se hace a gran escala".

Sistema sorprendente

"Si pueden hacer nanofibras, eso una tarea loable ya que son un producto valioso", afirmó Paul Fennel, ingeniero químico e investigador de energías limpias del Imperial College de Londres
Actualmente, se pueden hacer 10 gramos de nanofibras de carbono por hora.
"Pero si la idea es retirar CO2 de la atmósfera y producir suficiente cantidad de nanofibras de carbono como para hacer una diferencia en el cambio climático, si lo logran, me sorprendería mucho".
Licht insiste en que vale la pena intentarlo.
Entretanto, otros químicos quedaron impresionados por el hecho de que Licht y su equipo hayan logrado producir nanofibras del carbono atmosférico.
"Estas células son relativamente baratas en términos de consumo de energía. Ésta es definitivamente una aproximación realista a la producción de nanofibras", señaló el investigador Dario Corradini.
Fuente: BBC MUNDO

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...