Epigenética: receta personalizada contra el cáncer

Los más de 200 investigadores internacionales reunidos desde el miércoles en Barcelona en el II Congreso de Epigenética y Cáncer han destacado que la epigenética promete nuevos tratamientos oncológicos personalizados en un futuro no lejano.

Manel Esteller, coordinador del trabajo y director del Programa de Epigenética y Biología del Cáncer (PEBC) del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL)-Instituto Catalán de Oncología (ICO)
Manel Esteller, coordinador del trabajo y director del Programa de Epigenética y Biología del Cáncer (PEBC) del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL)-Instituto Catalán de Oncología (ICO) Efe


La epigenética es el conjunto de procesos químicos que modifican la actividad del ADN, pero sin alterar su secuencia.

Convocados por el Centro Internacional para el Debate Científico B.Debate, que agrupa a Biocat, la Obra Social La Caixa, el Programa de Epigenética y Biología del Cáncer (PEBC) y el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), los expertos han discutido sobre los mecanismos epigenéticos, un nivel de regulación celular que sólo hace medio siglo que se describió por primera vez.

El primer articulo sobre epigenética se publicó en 1964 en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences» (PNAS).

Según los expertos, las investigaciones en estos 50 años «prometen grandes avances en el diagnóstico precoz y los tratamientos en medicina personalizada, sobre todo en patologías oncológicas».

Cada célula contiene dos metros de ADN y las histonas son las proteínas que se encargan de empaquetar todo el material genético en el núcleo celular.

La regulación de estas moléculas responde a órdenes químicas y las histonas son más o menos activas en función de la acetilación, un proceso epigenético que modifica su actividad.

«Los genes son las cartas que recibes al principio de una partida de póquer, pero cómo las juegas también influye en el resultado», ha comparado Manel Esteller, director del Programa de Epigenética y Biología del Cáncer (PEBC) durante la celebración del encuentro.

La epigenética es un nivel de regulación imprescindible para la célula y está involucrada en muchas funciones básicas.

Por ejemplo, los procesos epigenéticos intervienen durante la división y la reparación celulares, o la estabilidad del genoma, que se encuentra en el corazón de muchas enfermedades como el cáncer.

«La epigenética tiene un papel clave en la funcionalidad del genoma. Estos mecanismos ofrecen un control a la célula como si fuera un superordenador», ha comentado Alejandro Vaquero, investigador del PEBC y líder científico del B·Debate.

Los organismos multicelulares, como los seres humanos, necesitan una gran versatilidad para controlar los mecanismos de la célula, cómo sobrevivir y cómo mantener la estabilidad del genoma.

«Hay muchos datos que apoyan la relación entre genoma, epigenética y cáncer», ha recordado Vaquero.

En oncología, «muchos genes inhibidores del cáncer no se expresan porque están demasiado empaquetados dentro del núcleo celular», ha resumido Esteller sobre los genes supresores de tumores.

La comunidad internacional confía en los descubrimientos en epigenética para desarrollar fármacos más específicos destinados a todo tipo de tumores, sobre todo los más específicos y los más frecuentes -de mama, colon y pulmón-.

Según los expertos, hoy en día ya hay una nueva familia de fármacos diseñada sobre estas bases que muestran buenos resultados en leucemia.

Estos medicamentos de nueva generación, que actúan sobre las proteínas que están involucradas en la acetilación de histonas, han mostrado tener menos efectos secundarios porque administran en dosis más bajas y mantenidas en el tiempo.

«Cada vez hay más evidencia de que los genes que acetilenan y desacetilenan las histonas están mutados en cáncer y provocan la aparición de tumores», ha indicado Esteller.
Los expertos también han debatido sobre la confluencia entre la epigenética y las enfermedades autoinmunes, como el lupus, la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple y la diabetes.

«Hemos trasladado la epigenética en el contexto de la enfermedad autoinmune para ver cómo afectan los cambios epigenéticos en el material genético. El código de barras epigenético nos dará muchas pistas», ha augurado Esteban Ballestar, responsable del grupo de enfermedad y cromatina en el PEBC.




Fuente: LA RAZON ES


0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...