De colilla a bolígrafo

Reciclar los residuos de cigarrillos para fabricar abono, papel o plástico es el objetivo del proyecto piloto para Europa que el fabricante de Lucky Strike y la firma TerraCycle pondrán en marcha en España.
 
 
[foto de la noticia]
 
Las ventas de cigarrillos se situaron en mínimos históricos el año pasado. Aun así, se vendieron en España 3,01 millones de cajetillas, cuyos restos son eliminados con el resto de residuos pero que generan grandes cantidades de CO2 a la atmósfera.
 
Las filiales españolas de British American Tobacco (BAT) y de la empresa de recogida y reciclaje de envases TerraCycle pondrán en marcha durante los próximos tres meses un proyecto de reciclado de residuos de cigarrillos, novedoso en Europa pero que ya se ha aplicado con éxito en Canadá.
 
La iniciativa Apaga y recicla tendrá como escenario la Torre Espacio, uno de los rascacielos del Complejo Cuatro Torres, en el Paseo de la Castellana de Madrid. En este inmueble, en el que tienen su sede la constructora OHL, Fertiberia y la propia BAT, así como las embajadas de Reino Unido, Canadá y Australia, trabajan diariamente cerca de 2.500 personas.
 
La primera parte del proyecto pretende sensibilizar a los fumadores para que se deshagan de forma responsable de los filtros de los cigarrillos una vez consumidos y eviten generar residuos en la vía pública. La segunda parte es el reciclado de estos residuos, aplicando una metodología desarrollada por TerraCycle, para que, una vez tratados, puedan ser reutilizados como materia prima en la producción de materiales y elementos que tengan una nueva vida útil.
 
En este proceso, la ceniza y los residuos de tabaco se convertirán en fertilizantes y abonos naturales para la agricultura; el papel que rodea al filtro, en nuevo papel o cartón reciclado; y el filtro, en elementos plásticos de uso industrial, como palés, o de uso cotidiano como carcasas de bolígrafos o nuevos embalajes. El reciclaje de los residuos supone, además, un beneficio medioambiental añadido, ya que implica una menor utilización de recursos naturales que requerirían procesos de extracción costosos y contaminantes.
 
La iniciativa se puso en marcha el pasado mayo en Canadá. Allí, se encargan de recoger las colillas las Brigadas de residuos de cigarrillo, a las que se puede sumar cualquier persona u organización de manera gratuita y voluntaria. El programa ha evitado ya que más de 100.000 colillas fueran a parar a los vertederos, transformándose en palés y abono para la agricultura
 
 
Fuente: Expansion

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...