¿En qué creen los chinos?

Cuando estoy con amigos chinos, ellos aprecian la transformación de China, pero también les preocupa. "¿En qué creemos?" se preguntan. "¿Cuáles son nuestros valores?"
 
Por Robert Lawrence Kuhn (China Daily)
En 2006, una anciana se cayó, rompiéndose un hueso. Un joven llamado Peng Yu la ayudó a levantarse y la acompañó hasta el hospital. Más tarde, la mujer alegó que Peng era el culpable de que se hubiese caído y lo demandó por daños y perjuicios. El Tribunal culpó a Peng y lo obligó a pagar 46.000 yuanes (7.300 dólares de EE.UU).

 


En 2011, después de que varios transeúntes auxiliaran y posteriormente fuesen demandados, ocurrió el terrible accidente de "Xiao Yueyue", la niña de dos años, de nombre Yueyue, que fue atropellada por dos coches, uno tras otro. 18 transeúntes pasaron por su lado e ignoraron a la víctima que yacía en el suelo aún viva. Después de 7 minutos, una mujer que recogía basura se acercó a auxiliarla pero la niña ya había muerto. Los chinos quedaron horrorizados con el poco civismo de la sociedad actual.

Cuando estoy con amigos chinos, ellos aprecian la transformación de China, pero también les preocupa. "¿En qué creemos?" se preguntan. "¿Cuáles son nuestros valores?"

Estos son los desafíos a los que se enfrentan los nuevos dirigentes de China.

Durante más de dos milenios, los chinos respetaron los valores de la ética confuciana. Pero cuando la extrema izquierda reemplazó al confucianismo como filosofía de la nación, especialmente durante la caótica y ruinosa "revolución cultural" (1966-76), la enseñanza tradicional del humanismo y la piedad de China fueron desapareciendo. A continuación llegó la economía de mercado, premiando la iniciativa individual, por lo que ya no parecían relevantes los valores colectivistas. ¿Entonces dónde están los valores?

Yang Sheng era un hombre de negocios, y como muchos otros, estaba ocupado ganando dinero. Pero después de haber perdido dinero, su salud se deterioró y tuvo que cambiar de estilo de vida. Yang decidió detener la búsqueda de riqueza y se convirtió en filántropo. Sin ayuda de nadie, buscó a familias con problemas financieros. Su objetivo era ayudar a 10.000 niños desfavorecidos.

En China, cuando alguien desinteresadamente ayuda a los demás, se le conoce como "un Lei Feng viviente". Lei Feng fue un joven soldado del Ejército Popular de Liberación, inmortalizado por su altruismo. Nacido en un entorno muy pobre, quedó huérfano, se unió al Partido Comunista de China y murió en 1962 a los 21 años cuando realizaba su trabajo. El diario de Lei Feng contiene aforismos desinteresados, tales como: "el objetivo de estar vivo es ayudar a otros a vivir una vida mejor". En el Dia de Lei Feng en China, cada año los médicos examinan a sus pacientes de manera gratuita, los barberos cortan el pelo de los más ancianos gratis, y los niños visitan asilos de ancianos.

Pero el pueblo chino ya no "habla con una sola mente". Algunos dicen que el modelo desinteresado, que funciona en una economía colectivista donde el estado es dueño de todo, es inapropiado en una economía de mercado donde la recompensa personal motiva a la acción. Algunos piensan que Lei Feng en sí mismo es una utopía.

Sin embargo, la importancia de Lei Feng es que este personaje personifica la virtud, una imagen idealizada que nos recuerda que debemos ayudar a los demás, tener compasión por el sufrimiento y respetar el código moral.

¿Existe alguna diferencia entre "creer en" Lei Feng, Confucio o Buda? En realidad, para muchos chinos, la religión es algo del pasado. Se guían más por características comunes de las diferentes religiones que por un dogma en particular. Mientras que una creencia inste a las personas a hacer el bien, es una buena creencia. China nunca ha sido un país muy religioso, y aunque ha sufrido sangrientas guerras, no han sido motivaOficialmente existen 100 millones de religiosos en China. Pero en realidad hay muchos más. Quizás porque hay budistas y taoístas que no van a templos, o porque los creyentes no pueden afiliarse al partido gobernante (CPC), así que aquellos que busquen ventajas políticas no harán público su creencia religiosa.

Las religiones están creciendo en China. Se pueden debatir las razones, pero no los hechos. La libertad de religión como derecho básico forma parte de la Constitución China desde 1982.

La ley China regula religiones como el protestantismo, por ejemplo, que puede realizar sus ritos en lugares religiosos aprobados por el estado. Para mí, extranjero en China, dicha ley restringe la libertad religiosa, pero los líderes de la Iglesia en China están en desacuerdo, señalando que las reglas del gobierno sobre la religión reflejan la cultura y la historia de China.

Nadie se puede quejar del número de lugares religiosos. En China hoy en día hay unos 140.000 lugares de culto para el budismo, taoísmo, Islam, protestantismo y catolicismo. El protestantismo está a la cabeza con unas 56.000 iglesias.

Mientras que el incremento de fieles está cambiando parte de la sociedad China, la igualdad de las mujeres y los hombres lo está cambiando todo. Mao Zedong pronunció la famosa frase: " las mujeres soportan la mitad del cielo", y hoy en día las mujeres exitosas se han hecho un hueco en la sociedad China. En negocios, gobierno, ciencia o deportes, las mujeres han demostrado poder ascender hasta la cima.

Las mujeres trabajadoras no son una novedad. La diferencia ahora es que las mujeres pueden ascender a altos cargos en importantes organizaciones o crear sus propias empresas. La igualdad de género está aumentando, en educación y en la sociedad.

¿Qué ocurre con el sexo? En la primera etapa del periodo comunista, el sexo era un tabú y se evitaba hablar del tema. Por eso me sorprendió hace algunos años el artículo publicado por el Diario del Pueblo, periódico del Partido Comunista; el artículo se titulaba Las 10 mejores historias se sexo del año. La página web de la agencia de noticias estatal Xinhua publicó Las mujeres más deseadas del mundo, con muchas fotos de mujeres ligeras de ropa.

¿Qué control debe ejercer el gobierno sobre la vida sexual de los ciudadanos, ya sea en internet o en la vida real? ¿Dónde está la línea entre la libertad individual y la sensibilidad social?

Li Yinhe es sexóloga y socióloga de 60 años. Está dispuesta a cambiar la actitud del pueblo chino hacia el sexo, razón por la cual algunos la aman y otros la odian. "La castidad prematrimonial fue muy estricta en la antigua China", dice. "A pesar de que el 70% de los chinos ya no cumple con la castidad prematrimonial, me llaman demonio simplemente por mencionar este porcentaje".

Hasta 1995, era ilegal mantener relaciones sexuales prematrimoniales. Hasta 1997, la homosexualidad era un delito y una enfermedad. Hoy, más del 90 por ciento creen los homosexuales deben tener igualdad de oportunidades. El porcentaje de divorcios en la década de los 70 era del 2%. Ahora es del 20% (Li dice que la cifra real es aún mayor).

En 2012, el Museo Nacional de China celebró su centenario con la exhibición de obras maestras del Renacimiento, incluyendo el David de Miguel Ángel. En una imagen de la televisión nacional CCTV, los genitales del David aparecían pixelados. Las imágenes dieron comienzo a un gran número de críticas. En las imágenes que retransmitieron tres horas más tarde, no aparecía la censura.

¿En qué creen los chinos? Aunque muchos tienen respuestas rápidas, pocos tienen respuestas sólidas. Quizás lo que necesita China es más tiempo para adaptarse.

En 2011, se instaló una gigante estatua de bronce de Confucio en el Museo Nacional, junto a la Plaza de Tiananmen. Cuatro meses más tarde la estatua desapareció.

Los nuevos líderes de China se enfrentan al desafío dela fe y los valores.

El pueblo chino cuestiona y espera respuestas.

El autor de este artículo es un estratega de corporaciones internacionales y banquero de inversiones. Es el autor de libros como El hombre que cambió China: vida y legado de Jiang Zemin y la famosa obra titulada Cómo piensan los líderes de China.
das por la religión.

 
Fuente: Peopledaily

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...