Sirenas contra la contaminación

Promovido por la actriz Katja Alemann, el espectáculo fue protagonizado por cinco sirenitas cubiertas de bolsas y desechos como los que cada día quedan sobre la arena.



Una Katja Alemann deslumbrante –sin necesidad de ningún reciclado– realizó en las Playas del Sur, como cabeza visible de la organización no gubernamental Reciclarte, un espectáculo de baile y música, con toques de humor, que desde hace años viene repitiendo en distintos escenarios, con el objetivo de “apuntar a la reeducación de nuestros malos hábitos”, en referencia a “la actitud irresponsable de todos los que arrojamos residuos en las calles, en los campos, en los ríos, en el mar”. Acompañada por cinco jóvenes presentadas como “sirenas contaminadas” que llevaban vestidos confeccionados con bolsas de residuos y desechos, desde cartones de cigarrillos hasta envases plásticos, Alemann hizo una exhortación pública al cuidado del ambiente. Su intervención fue respaldada por los miembros de otra ONG, Mar del Plata Veinte-20, que viene trabajando en el mismo sentido con chicos de entre 6 y 12 años a los que un grupo de biólogos les dan lecciones prácticas sobre el cuidado de la playa y de la salud.

El show, realizado en el balneario La Caseta, comenzó con música interpretada por un grupo local llamado Sabor Cantoras, cuya primera voz es Paola, una marplatense del barrio Chapadmalal, que cuando habla y cuando canta conserva un sonido que mezcla aires afrocentroamericanos, como si ella misma tuviera ese origen. Esto coincide con un repertorio basado en melodías que vienen de la costa colombiana, mezclados con los ritmos que trajeron los primeros esclavos africanos que llegaron al continente. “Somos cabeza de maní/tiramos todo a la calle y a la playa/no pensamos en la vida ni en la muerte/no pensamos en la gente”, repetía la canción de apertura y de cierre, con su estribillo pegadizo y un ritmo apto para mover las caderas.

“Podemos reciclar todo, desde nuestros pensamientos, hasta nuestras acciones. La perspectiva que elegimos para mirar es la que determina nuestra realidad. Hoy la naturaleza nos está devolviendo el resultado de nuestras malas acciones y ahora depende de nuestra creatividad reciclar nuestros hechos y ponerles fin a nuestros desechos.” Katja Alemann definía de esa forma el objetivo que tiene la ONG que encabeza y que ya ha realizado acciones “para concientizar sobre estos temas” en la zona del Delta del Paraná y en distintos lugares de la provincia de Buenos Aires, para mostrar con imágenes, juegos y música “lo importante que son el agua, la tierra, la defensa del planeta y que todo eso depende de nuestro esfuerzo individual, cada día, y no sólo de los expertos o de los gobiernos”.

El espectáculo, que atrajo la atención de cientos de personas en la playa, incluyó una parodia de desfile de modelos encarnadas por las “sirenas contaminadas”, vestidas con trajes confeccionadas con desechos, “esos mismos desechos que aparecen todas las tardes en estas mismas playas, cuando la gente se retira hacia sus casas, luego de haber disfrutado de un día de sol”. Las que desfilaron frente al público fueron Guadalupe, Carla, Estefanía, Celeste y “la sirena mayor” Juana Repetto, hija de Nicolás Repetto.

Del acto participó Andrés Rodríguez, integrante de la ONG marplatense Veinte-20, “que no es una organización política, pero con la que se identifica (el vicepresidente de la Nación) Amado Boudou”. Rodríguez es también dirigente de la Obra Social de Viajantes Vendedores de la República Argentina. Desde hace cuatro años vienen realizando “acciones destinadas a enseñarles a los chicos sobre el manejo de los residuos, para que ellos después lleven esas ideas a sus familias”. Explicó que trabajan con niños de 6 a 12 años porque “son los que más abiertos están a escuchar este tipo de ideas y los que después las defienden y las inculcan a sus padres”.

Con la colaboración de un grupo de biólogos “realizamos tareas en las playas, donde arrojamos a propósito un montón de residuos para explicarles luego a los chicos que eso no debe hacerse por el peligro para la salud que eso representa. Finalmente les pedimos que nos ayuden a limpiar la playa, para que luego ellos lo hagan solos, por iniciativa propia, cuando terminen de disfrutar de un día de playa”. Como premio, a los que se acerquen, escuchen y luego actúen para empezar a cambiar de hábitos, les entregan de regalo “morrales, remeras y gorras”. Al hablar en el acto, Rodríguez aclaró que ellos no trabajan “para las próximas elecciones”, sino para “las próximas generaciones”.

En el acto también estuvo presente el secretario de Gobierno de la Municipalidad de General Pueyrredón, Marcelo Artime, quien dijo que es necesario “trabajar a fondo sobre estos temas porque a diario vemos en el estado en que quedan las playas, sobre todo en el centro de la ciudad, después de una jornada con miles de veraneantes que dejan un tendal de residuos diseminados sobre la arena”. El show terminó como empezó, con Katja Alemann, quien despojándose de algunas prendas se arrojó al mar aferrada a un flotador, mientras Paola y sus compañeros de Sabor Cantoras seguían poniendo el ritmo, y la marplatense Estefanía, una de las “sirenas contaminadas”, contaminaba el ambiente, en el mejor sentido de la expresión, con sólo mover la cintura.

Fuente: ( Pagina 12 )

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...