El mal de San Vito

Su nombre real es Huntington y sus efectos son devastadores

Poco común, pero presente en Yucatán


Muchos han oido del mal de San Vito, pero desconocen de que se trata esta enfermedad. Su nombre real es Huntington o Corea de Huntington, un síndrome que aunque poco común, puede tener consecuencias devastadoras en quien la padece.

La Dra. Lucy Andrea Novelo Manzano, neuróloga de la Unidad de Medicina de Alta Especialidad (UMAE) del Hospital Regional "Ignacio García Téllez" del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dio a conocer que es una enfermedad neurodegenerativa que por lo general se presenta entre los 30 y los 50 años. Sin embargo, hay casos extremos en los que el padecimiento aparece en niños y en adultos mayores de 50 años. Afecta a hombres y a mujeres por igual.

Destacó que se desconoce la causa precisa de la enfermedad y que solo se sabe que es una lesión en el cromosoma 4 que afecta los ganglios vasales, un área cercana al cerebro y que es la encargada de la coordinación de movimientos finos; así que cuando estas neuronas se empiezan a lesionar o a morir, la persona comienza a experimentar movimientos involuntarios.

Dra. Lucy Andrea Novelo Manzano, neuróloga de la Unidad de Medicina de Alta

Especialidad (UMAE) del (IMSS).

Señaló que debido a que los síntomas pueden confundirse con los de otras enfermedades, el Síndrome Huntington es difícil de diagnosticar, pero al tratarse de un padecimiento hereditario tiene que revisarse la historia clínica para ver si no tienen antecedentes familiares, aunque por lo general sÍ los tienen. Esta enfermedad afecta a 50% de los miembros de una familia.

—Aunque es una enfermedad muy poco común, en Mérida cinco personas de una familia tiene este padecimiento, y ya se está presentando en otro de sus miembros a pesar de que sólo tiene 24 años.

Explicó que entre los síntomas de Huntington están los trastornos de personalidad o psiquiátricos, lo que puede hacer que se confunda con enfermedades psiquiátricas; agresividad, que se puede confundir con esquizofrenia; y movimientos involuntarios finos y a veces muy rápidos, que es cuando comienza a pensarse en el diagnóstico. A lo largo, también puede ocasionar demencia.

—En Yucatán, solo atiendo a esa familia y además, tengo tres pacientes de Campeche. De acuerdo a la literatura médica, en Estados Unidos solo hay 30,000 casos. Se estima que en Europa son muchos más. En Latinoamérica el lugar con más casos de Huntington es Venezuela. Es una enfermedad genética que se cree salió de Inglaterra y comenzó a diseminarse.

Sobre el diagnóstico, dijo que reiteró que es difícil porque puede confundirse con otros padecimientos, pero que si la persona presenta movimientos involuntarios, trastornos de la memoria y demencia, ya se puede pensar en la enfermedad de Huntington. La sospecha se puede corroborar con la herencia.

Destacó que no hay un orden en la aparición de los síntomas, pero nadie hace caso a los trastornos de la personalidad, de la conducta o agresividad; por lo que los pacientes sólo acuden al médico cuando empiezan los movimientos involuntarios.

A una pregunta, dijo que no importa con qué rapidez se diagnostique y se trate la enfermedad porque de todas maneras va a avanzar hasta dejar inválida a la persona. Así que la enfermedad no tiene cura, solo se puede controlar.

—Desafortunadamente, mucha gente los estereotipa y los discrimina porque no quiere tener qué ver con ellos. Para muchos son desagradables los cambios de conducta y sobre todo, los movimientos involuntarios que realizan, porque gesticulan, cierran ojos, mueven manos o caminan con dificultad. Esto empeora con el paso del tiempo; llega un momento en que los movimientos los van a tener todo el tiempo.

Finalmente, explicó que no hay un medicamento especifico para controlar el Huntington sino que se les trata de acuerdo al síntoma, como, por ejemplo, para la depresión o la ansiedad, así como para tratar de reducir un poco los movimientos involuntarios y el dolor provocado por estos.


Fuente: ( articulo 7)

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...