La sabiduría del águila

El águila es el ave con mayor longevidad de esas especies. Llega a vivir 70 años, pero a los 40, debe tomar una seria y difícil decisión. A esa edad sus uñas están apretadas y no consigue coger sus presas. Su pico, largo y puntiagudo, se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas. ¡Volar se hace difícil! Entonces tiene dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días. Ese proceso consiste en volar a lo alto de una montaña y quedarse, en un nido cercano a un paredón, sin necesidad de volar. Después de encontrar ese lugar comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo. Luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas. Después de cinco meses, saldrá para su vuelo de renovación para vivir 30 años más. (A. Agudelo)
 
Qué lecciones nos proporcionan para nuestras vidas estos animales que llevan estas fases de maduración y supervivencia. Qué ejemplar sería para nosotros si de vez en cuando nos parásemos a contemplar estos ejemplos. Recuerdo las palabras que nos brindaba, S. Marcos; «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio» . Necesitamos subirnos al peñasco, dejar de volar, y reconocer que la capacidad económica, social que tenemos ya no es como la de antes. El Papa en su discurso al cuerpo diplomático decía, sobre la situación que padecemos: «el mundo está en la oscuridad allí donde el hombre no reconoce ya su vínculo con el Creador». Tenemos que pasar de una sociedad de bienestar a la sociedad de bienobrar, a la sociedad de la veracidad, de la responsabilidad, de la honestidad, de la justicia, de la rectitud, de la generosidad (F. Sebastián) «Este enseñar con autoridad es nuevo», decían de Jesús. No podemos descargar todos los deberes en las instituciones políticas. La sociedad esta formada y articulada por las asociaciones profesionales, culturales y religiosas que tenemos que aportar nuestro granito de arena para regenerarnos y regenerar a la sociedad que está compuesta por personas. ¿Qué os parece si nos detenemos en contemplar el 'evangelio' de estos animales y sabemos actuar como ellos y renovamos nuestro pico, uñas y plumas?
 
 
Fuente: ( La Verdad )

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...