Los países que menos contaminan son los que más sufren la contaminación del resto"

África subsahariana y Asia meridional, las regiones con más pobreza del mundo y las que menos contribuyen con emisiones de gases invernadero, son también las que más sufren las consecuencias del cambio climático, junto con los países menos desarrollados de Asia sudoriental, de acuerdo con el Informe de Social Watch 2012, que será presentado esta semana en Nueva York.




“Está claro que son los países con economías más precarias los que pagan las consecuencias de la actividad contaminante de los más desarrollados”, indica en el informe el capítulo referido a Benín, una de las naciones más afectadas por el fenómeno.

“La crisis ecológica ha empeorado” en los casi 20 años transcurridos desde la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992, “desde el agotamiento de los recursos hasta la contaminación y el cambio climático”, advirtió la Red del Tercer Mundo, organización con sede en Malasia, en uno de los capítulos del Informe de Social Watch, titulado “Río+20: La implementación es la clave”.

A continuación, se reproducen algunos pasajes de los aportes nacionales al Informe de Social Watch 2012 relativos al drama del cambio climático.

Bangladesh: Amenaza grave e inminente

Muy pocos países se ven tan severamente afectados por el cambio climático como Bangladesh, pese a que descarga una cantidad mínima de emisiones de carbono en la atmósfera. […] Las amenazas que enfrenta […] son graves e inminentes. Mitigarlas y promover el desarrollo sustentable requerirá una acción decisiva del Gobierno mediante un plan a largo plazo. Si por un lado estos esfuerzos serán costosos, especialmente para un país tan pobre, los países desarrollados que han sido los principales responsables del cambio climático tienen la obligación –expresada en la Declaración de Río de 1992– de asistir a países como Bangladesh a afrontar sus efectos. […]

Bangladesh es responsable de menos de una quinta parte del 1% de la totalidad de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. Sin embargo, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático es también uno de los países más vulnerables a sus efectos nocivos. En las próximas décadas se prevé que incluyan condiciones climáticas extremas (por ejemplo, ciclones tropicales), aumento de las precipitaciones, la sedimentación y la media de la temperatura; desborde de ríos; erosión costera; derretimiento de la capa de hielo del Himalaya; y aumento en los niveles de los mares. […] El PNUD informa que ya Bangladesh es el país más propenso a los ciclones tropicales.

El cambio climático reducirá la producción agrícola y conducirá a una segura escasez de agua potable, desafiando así la capacidad del país de aumentar el crecimiento económico y erradicar la pobreza. En el peor de los casos, el aumento en los niveles de los mares desplazará a millones de personas, a menos que los pólderes costeros existentes se fortalezcan y se construyan nuevos. [Informe nacional elaborado por las organizaciones Unnayan Shamannay, EquityBD y Shamunnay.]

Benín: Imprevisión ante catástrofes

Las catástrofes naturales, que inciden sobre la agricultura y la salud y educación de la población de Benín, ponen en evidencia falta de previsión. […] Existe amplio consenso entre la comunidad científica en cuanto a que el cambio climático aumenta el riesgo de ocurrencia de este tipo de desastres.

Asimismo, está firmemente establecida la importancia de la actividad humana (liberación de gases de efecto invernadero a nivel industrial, por ejemplo) como factor agravante del calentamiento global. Benín se encuentra entre los países que arrojan menos gases de invernadero a la atmósfera, con emisiones ubicadas entre los 0,3 y 0,6 toneladas por persona en 2005, es decir menos de 2,6 millones de toneladas en total. […]

Las inundaciones, a medida que el cambio climático se ahonda, devienen en un problema crónico […]. Es necesario no sólo buscar la manera de prever futuras crecidas de los ríos de modo que el daño que ocasionan pueda ser minimizado lo más posible, sino también buscar nuevas estrategias para mejorar la producción agrícola reduciendo al mismo tiempo el impacto ecológico y social.

La asignación de recursos a los trabajos de reconstrucción después de las inundaciones inevitablemente dificultará y retrasará los programas de desarrollo. Fondos que podrían haber sido invertidos en investigación, desarrollo e implementación de modelos de producción más eficientes ahora deberán ser empleados en reconstruir el país. [Informe nacional elaborado por Social Watch Benín.]

Camboya: Creciente vulnerabilidad a desastres naturales

Después de 18 años de liberalización económica, el país enfrenta apremiantes desafíos económicos, sociales y ambientales, como por ejemplo la creciente vulnerabilidad a los desastres naturales […]. Camboya es particularmente vulnerable a los fenómenos climáticos extremos y las desaceleraciones económicas pues carece de una red de seguridad social adecuada. […]

Las estrategias que adoptan las comunidades pobres para enfrentar la merma de sus ingresos son sumamente perjudiciales para su dignidad humana y su bienestar. Por ejemplo, el 55% de los camboyanos que se encuentran en esta situación tienden a reducir la cantidad de alimentos que consumen; esto es más frecuente en la población femenina, ya que el 64% de las madres y niñas están reduciendo su ingesta de alimentos para que quede más para los otros miembros de la familia. [Informe nacional elaborado por Silaka.]

Camerún: La alarma ambiental crece

La desertificación es uno de los problemas ecológicos más acuciantes en Camerún. Para los primeros años del siglo XXI, el norte del país había sido severamente afectado por este proceso, que amenazaba con alcanzar las selvas de la región central. En los últimos años el fenómeno se ha intensificado, trayendo aparejada degradación del suelo, inseguridad alimentaria, incremento de la pobreza y migraciones masivas fuera de las áreas áridas del norte. […]

Los principales desafíos planteados por la desertificación en la actualidad son: fuentes de agua potable agotadas en las ciudades de Mbouda, Kumbo y Nkambe, entre otras; erosión del suelo y pérdida de fertilidad que inciden sobre el riesgo de avalanchas e inundación, por ejemplo en la ciudad de Bamenda; inundaciones y tormentas de arena y polvo en las regiones septentrionales del país; pérdida de cobertura de vegetación, contaminación de las reservas de agua, salinización y alcalinización de los suelos, apreciables a lo largo del territorio inclusive en la zona verde tropical. [Informe nacional elaborado por el Centre Régional Africain pour le Développement Endogène et Communautaire y Dynamique Citoyenne.]

República Centroafricana: Futuro tenebroso

La contaminación del agua, la desertificación y la pérdida de biodiversidad son los problemas medioambientales más acuciantes que enfrenta este país. En las regiones del norte, noreste y este, en el pasado notorias por su producción agrícola, las sequías son ahora frecuentes y el agotamiento de las reservas hídricas subterráneas cada vez más evidente, ocasionando un retroceso importante en su productividad. […]

De mantenerse las tendencias reconocibles, los bosques retrocederán, la sabanización avanzará y continuará el proceso de erosión de los suelos, que traerá aparejado un mayor riesgo de inundaciones, al tiempo que alejará a la población de sus primeras fuentes de recursos, sea la tierra cultivable o la leña. […]

A largo plazo cabe esperar aumento en los precios de la leña y los productos agrícolas, un drástico agravamiento de la pobreza urbana y periurbana y, especialmente, el incremento de las temperaturas medias y de la incidencia de sequías predicho por los modelos vigentes de cambio climático. [Informe nacional elaborado por el Grupo de Acción por la Paz y Educación para la Transformación.]

Ghana: Cambio climático y ciudadanía

Al igual que otros países africanos, Ghana ya está experimentando el impacto del cambio climático: clima más tórrido, reducción o aumento de las lluvias estacionales, cambios en los patrones de la lluvia, inundaciones, marejadas, maremotos y un aumento en el nivel del mar que causa inundaciones y erosión costera. El resultado es una reducción en la seguridad alimentaria, el incremento en la transmisión de enfermedades propagadas por el agua, importantes pérdidas económicas debido a la crisis climática, y el desplazamiento de la población debido a las inundaciones, la sequía y el aumento del nivel del mar. […]

Los datos desde 1960 hasta 2000 indican un aumento progresivo de la temperatura y una disminución en la precipitación media anual en todas las zonas agro-ecológicas. Las estimaciones revelan que la temperatura continuará aumentando en todas las áreas agro-ecológicas […], exceptuando la zona de selva tropical en la que la lluvia podría aumentar. Los datos disponibles también revelan un aumento del nivel del mar de 2,1 mm por año durante los últimos 30 años, lo que indica un aumento de 5,8 cm, 16,5 cm y 34.5 cm en 2020, 2050 y 2080, respectivamente. […]

Ya existe evidencia de que los recursos económicos vitales –la zona costera, la agricultura y el agua– han sido afectados por el cambio climático con consecuencias adversas para los derechos de la mujer, la pobreza, la salud y el sustento. […]

En la zona norte del país, las inundaciones en 2007 evidenciaron que el impacto del cambio climático sobre los esfuerzos de desarrollo es abrumador. Se estima que 317.000 personas fueron afectadas; 1.000 kilómetros de carreteras fueron destruidas; 210 escuelas y centros de salud fueron dañados y 630 instalaciones de agua potable fueron dañadas o contaminadas. [Informe nacional elaborado por Netright.]

India: Crecimiento no sustentable, desastre ambiental

La falta de planificación a largo plazo que ha caracterizado a los sucesivos gobiernos de India se percibe claramente en su crecimiento demográfico y en el aumento de las emisiones de CO2. […] El Gobierno debe apoyar de manera plena las fuentes renovables de energía e integrar en la planificación del desarrollo la gestión de riesgo climático. Si no lo hace, la totalidad de los escenarios futuros del país serán tenebrosos. […]

Durante la última década, India se ha visto afectada por una serie de desastres naturales que han dañado severamente la economía y agotado los recursos naturales, amenazando el sustento de millones de personas. […]

El calentamiento global ha tenido ya su impacto: incremento de la actividad ciclónica, aumento de los niveles de los mares y de la temperatura ambiente y cambios en las precipitaciones están siendo reportados y se verán agravados en el futuro cercano. El aumento de las temperaturas, en particular, va a cambiar los patrones de hielo y nieve de los Himalayas, lo que tendrá un enorme impacto sobre los ecosistemas de la región y la biodiversidad, así como también sobre los medios de subsistencia de millones de personas. […]

Mientras un ciudadano indio emite un equivalente de menos de dos toneladas de carbono por año, un ciudadano de EE.UU. emite el equivalente a más de 20 toneladas. Sin embargo, a pesar de su relativa pobreza, la economía India ya está afectando el clima. En 2008 India fue el cuarto mayor emisor de CO2 del mundo.

Como enunció en 2002 una evaluación de la Comisión de Planificación del Comité Estatal de Control de la Contaminación: “La no instalación de mecanismos de mitigación por parte de las unidades de contaminación es consecuencia directa de la absoluta falta de mecanismos eficaces de castigo y disuasión en caso de incumplimiento.” [Informe nacional elaborado por Social Watch India.]

Nepal: Efectos desastrosos

Aunque la contribución de Nepal a las emisiones mundiales de gases con efecto invernadero es mínima (1.977 kg per cápita en comparación con el promedio mundial de 3,9 toneladas per cápita), es uno de los países que más sufre los efectos desastrosos del calentamiento global y el cambio climático.

Las precipitaciones irregulares, inadecuadas o excesivas debido al cambio climático han tenido efectos negativos sobre los medios de vida de las personas. Los sistemas fluviales que nacen en la cadena nevada del Himalaya proporcionan agua para beber, para higiene e irrigación en todo el subcontinente de Sudasia. La nieve se está derritiendo más rápido y se prevé que eso causará escasez de agua en toda la región. También está el peligro inminente de desbordamiento de lagos glaciares.

Otro riesgo del cambio climático es la desertificación gradual de las zonas agrícolas. Las políticas y programas para responder a los impactos del cambio climático ofrecen cobertura muy limitada y su aplicación es poco eficaz. Se ocupan más bien de los síntomas que de las causas fundamentales.

Nepal es uno de los países del mundo que menos energía consume, por lo que su contribución a la degradación ambiental por el consumo energético también es mínima. En 2007 su nivel de consumo de energía era de 7,16 toneladas equivalentes de petróleo por año, y se basaba fundamentalmente en fuentes tradicionales de energía como la madera (72%), los desechos agrícolas (5%) y el estiércol (7%). El 16% restante se cubría con fuentes comerciales (carbón, 2,4%; petróleo, 9,9% y electricidad, 2,7%) y la energía renovable era menos del 1%. [Informe nacional elaborado por Rural Reconstruction Nepal.]

Nigeria: Repensar el desarrollo

“La degradación medioambiental debida al cambio climático,” es una de las razones por las cuales Nigeria, “bendecida con numerosos recursos naturales como bauxita, oro, estaño, carbón, petróleo, bosques, tierras irrigadas”, tiene a 70% de su población “sumida en la miseria”, según Social Development Network, una organización de la sociedad civil con sede en Nairobi.

Las iniciativas de desarrollo del Gobierno no han logrado reducir la pobreza ni tampoco diversificar una economía basada en el petróleo, en la que todavía se aplica un modelo extractivo no sustentable. Esto ha llevado a una grave degradación ambiental, que tiende a la desertificación y la erosión de forma alarmante. […]

Todos los años se pierden casi 350.000 hectáreas de tierras cultivables ante el avance del desierto. […] Al mismo tiempo que sufre sequías generalizadas, la topografía de Nigeria la vuelve particularmente vulnerable a las inundaciones. […] Las inundaciones urbanas ocurren en las ciudades situadas en terrenos llanos o bajos […]. Las precipitaciones intensas imprevistas y otras manifestaciones climáticas extremas son algunos de los riesgos del cambio climático por el calentamiento global, que aumentan la vulnerabilidad del país a los desastres naturales. En 2010 las graves inundaciones causaron el desplazamiento de casi 2 millones de personas en la región norte del país.

Muchos otros países de África Occidental --entre los cuales Benín, Ghana y Níger-- también fueron muy afectados por el desastre, que vino después de una sequía a gran escala y hambruna y en la región de Sahel […] y en la cuenca del río Senegal. [Informe nacional elaborado por Social Watch Nigeria.]

Pakistán: Desperdiciando el potencial para un desarrollo verdadero

Las masivas inundaciones de 2010 devastaron un área de alrededor de 160.000 Km2 y afectaron a alrededor de 20 millones de personas en Pakistán, la mayoría de las cuales vivían y trabajaban en el sector agrícola. Estas personas no solo perdieron sus hogares, sino también sus medios de subsistencia. Se estima que se perdieron más de dos millones de hectáreas de cultivos durante las inundaciones. […]

Los glaciares tibetanos se están retrayendo a un ritmo alarmante; en el corto plazo, esto hará que los lagos aumenten de tamaño y ocasionen inundaciones y aludes de lodo; en el largo plazo, una vez que los glaciares hayan desaparecido, los suministros de agua en Pakistán se encontrarán en peligro.

Otros efectos: Se prevé que disminuya la disponibilidad de agua dulce, lo que conducirá a la pérdida de biodiversidad, así como también a la escasez de agua potable; las zonas costeras que bordean el Mar Arábigo se verán en peligro debido a la subida de los niveles de los mares; es esperable que disminuyan los rendimientos de los cultivos generando un alto riesgo de hambre e inseguridad alimentaria; la morbilidad endémica y la mortalidad van a aumentar a causa de enfermedades asociadas a las inundaciones y a las sequías, mientras que el incremento en las temperaturas de las aguas costeras acrecentará la incidencia de cólera; y las desigualdades sociales relacionadas con la utilización de recursos se verán agravadas, conduciendo a inestabilidad, conflictos, desplazamiento de personas y cambios en los patrones migratorios. [Informe nacional elaborado por Civil Society Support Programme.]

Sri Lanka: Inseguridad alimentaria, inundaciones, erosión

El impacto del cambio climático es una preocupación importante en Sri Lanka. Por ejemplo, las lluvias muy fuertes que se prolongaron de 2010 a principios de 2011 causaron grandes inundaciones en muchas regiones con enormes pérdidas de cultivos agrícolas. Esto aumentará la escasez de alimentos en 20116. Muchas represas y vías navegables están dañadas y se necesitará mucho dinero para repararlas. La erosión está reduciendo la fertilidad de la tierra, por lo que los productores deberán gastar más en fertilizantes. Todos estos problemas han llevado a un aumento del precio de los alimentos, que se están volviendo casi inasequibles para los sectores más carenciados de la sociedad. [Informe nacional elaborado por Movement for National Land and Agricultural Reform.]

Sudán: Dos países, más desafíos

El territorio sudanés enfrenta desafíos ambientales gravísimos, entre los cuales la erosión del suelo, la degradación de la tierra, la deforestación y la desertificación […]. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha identificado entre las causas fundamentales de desertificación: la conversión de zonas semidesérticas en desérticas a causa del cambio climático. [Informe nacional elaborado por el National Civic Forum.]

Tanzania: Hábitats en peligro

El Gobierno no se preocupa lo suficiente de los problemas ambientales como la deforestación, la desertificación, la erosión del suelo y la contaminación del aire […]. La deforestación es uno de los principales problemas ambientales del país. A pesar de que el 40% del territorio se compone de parques protegidos, en algunas zonas hay una rápida reducción de los bosques. En general la cubierta forestal cayó un 15% entre 1990 y 2005, pero las tasas de deforestación han aumentado mucho desde 200010. También preocupa la degradación del suelo (a consecuencia de las recientes sequías), la desertificación y la pérdida de biodiversidad: en 2001, 22 de las especies de mamíferos de Tanzania – junto con 30 especies de aves y 326 de plantas – estaban en peligro de extinción. Los hábitats marinos también están amenazados. [Informe nacional elaborado por SAHRiNGON Tanzania y LEDECO]

Vietnam: Larga costa, alta vulnerabilidad

Entre 1958 y 2007 la temperatura promedio de Vietnam aumentó unos 0,5-0,7 °C y el nivel del mar subió 20 cm. La larga línea costera hace que el país sea muy vulnerable al impacto del cambio climático y el aumento del nivel del mar, que probablemente afecten los tres pilares del desarrollo sustentable: la economía, la sociedad y el medio ambiente. […]

Cualquier aumento de la temperatura tendrá un impacto negativo enorme sobre la producción agrícola. Las comunidades rurales pobres tienen escasa infraestructura y finanzas reducidas, por lo que les es difícil adaptarse al cambio climático. El calentamiento global también puede producir fenómenos climáticos extremos y mayor frecuencia e intensidad de desastres naturales como los tifones, las inundaciones, las sequías y la intrusión de agua salada. [Informe nacional elaborado por VUFO-NGO Resource Centre]

Zambia: Deforestación y desarrollo sustentable

Aunque el Gobierno ha demostrado cierta preocupación por los desafíos ambientales, los planes aplicados carecen de coordinación y no han logrado sensibilizar al público sobre la erosión del suelo, la pérdida de biomasa, el cambio climático y la deforestación. En los últimos 20 años el país ha perdido el 6,3% de sus bosques. Los altos niveles de pobreza y la falta de fuentes de sustento alternativas exacerban la degradación ambiental por la dependencia de los pobres de los recursos naturales […].

La constante tendencia a la suba de las temperaturas que puede verse en las marcas medias para 1961-2000, por ejemplo, ha tenido varios efectos negativos, entre los cuales la disminución del rendimiento de los cultivos y el mayor riesgo de transmisión de malaria en altitudes más elevadas. Esto último es especialmente importante en Zambia, donde la malaria representa el 47% de la cifra anual de muertes. […] El Programa Nacional de Acción para la Adaptación informó que en el correr de los dos últimos decenios las sequías y las inundaciones se habían vuelto más frecuentes, más intensas y de mayor magnitud. [Informe nacional elaborado por Women for Change]

Fuente ( el mercurio digital

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...