A dos años de terremoto, la reconstrucción todavía está pendiente en Chile

SANTIAGO — A dos años del devastador terremoto de 8,8 grados y tsunami que dejó 500 muertos en Chile, la reconstrucción es todavía un tema pendiente, con miles de familias viviendo en casas de emergencias y el interés del gobierno centrado en perseguir responsabilidades.

En Dichato (500 kilómetros al sur de Santiago), uno de los balnearios más afectados por el maremoto que siguió al terremoto que se sintió a las 03H34 del 27 de febrero de 2010, la reconstrucción avanza con lentitud.
Tras dos años, sigue en pie el gigantesco campamento de emergencia El Molino, que se construyó para albergar a la mayoría de sus 3.000 habitantes.
"No hay ninguna vivienda construida en Dichato, ni entregada absolutamente a nadie", reclama la dirigente vecinal, Lorena Arce.
En El Molino, siguen viviendo en pequeñas viviendas de madera unas 450 familias, que deben compartir baños y minúsculos espacios comunes, aunque algunos ampliaron sus viviendas e instalaron antenas satelitales.
En la costa, algunos restaurantes fueron reconstruidos y se montó una carpa con algunos puestos de comida. El gobierno organizó un festival de música todos los sábados de febrero, para promover el turismo.
"No nos quedamos con nada. Se perdieron todos nuestros mejores recuerdos, nuestra plata, nuestras joyas y lo que no se llevó el mar, se lo llevó la gente (en saqueos)", dice a la AFP Olga Retamal, que vive hoy de allegada junto a su esposo en la casa de su nieto.
Su casa, en el centro de la ciudad, fue totalmente destruida y aún hoy el matrimonio no sabe cuándo les será asignada una nueva vivienda, en una angustia que se acrecienta cada día.
Sin embargo, el gobierno celebra los avances de la reconstrucción, ofreciendo cifras que han sido cuestionadas por varias organizaciones.
Al hacer un balance este viernes, el presidente Sebastián Piñera cifró en dos tercios los avances de la reconstrucción, sobre unos daños valorados en 30.000 millones de dólares (17% del PIB), si bien reconoció que todavía falta un largo camino por recorrer y ratificó su promesa de acabar con la reconstrucción al final de su mandato en 2014.
El arquitecto Nicolás Valenzuela, fundador de la ONG Reconstruye y asesor del Movimiento Nacional por la Reconstrucción Justa, denunció a la AFP "una manipulación de las metas planteadas y las cifras" por parte del gobierno.
Las cifras oficiales están basadas en la entrega de 220.000 subsidios para casas que resultaron destruidas por el terremoto. Pero un 60% de ellas corresponden a reparaciones de casas, y un 40% a viviendas nuevas.
"No se pueden medir peras con manzanas. Lo correcto es hablar sobre casas nuevas levantadas", agregó Valenzuela.
En base a este parámetro, a dos años del terremoto el número de casas levantadas supera ligeramente el 10% del total destruido, con unas 12.500 viviendas.
El gobierno, en cambio, dice que 136.000 de las 220.000 casas destruidas están en construcción y que de ellas fueron entregadas 72.000 (32,7%).
Valenzuela acusa también al gobierno del mal manejo de las expectativas de reconstrucción, y recuerda la promesa que el año pasado hizo el presidente Piñera a todos los albergados de que no pasarían un nuevo invierno en esa condición.
"Hay algunos que piensan que las cosas se pueden hacer en forma instantánea, ojalá fuera así", señaló Piñera, aludiendo a las críticas surgidas desde la oposición, donde se le acusa de incumplir nuevamente una de sus promesas.
En contrapartida, Piñera -que asumió 11 días después del terremoto- ha puesto énfasis en subrayar las responsabilidades políticas de su antecesora, la socialista Michelle Bachelet, quien tempranamente descartó el tsunami, en base a informes técnicos de la Marina.
Al desechar la alerta, muchos pobladores de zonas costeras volvieron a sus casas y terminaron siendo arrastrados por las olas.
En febrero, la Fiscalía chilena anunció que procesará a ocho personas, dos de ellas con cargos políticos en el gobierno de Bachelet, por sus "presuntas responsabilidades penales" en la fallida alerta de tsunami.
Según la Fiscalía, sólo el tsunami generó 156 muertes y 25 desaparecidos, del total de 523 víctimas que dejó el terremoto.
Bachelet, actualmente a cargo de la nueva oficina ONU-Mujer, aparece en todas las encuestas como la figura política mejor evaluada y la mejor carta de la oposición de centroizquierda para volver al poder en 2014.
"Al poner el énfasis en las responsabilidades de Bachelet, el gobierno dio inicio a la campaña para las elecciones municipales de octubre de 2012 y convirtió esa elección en un concurso de popularidad entre Bachelet y Piñera", criticó a la AFP el analista de la Universidad Diego Portales, Patricio Navia.
"Eso ha apurado la definición de candidatos en la propia Alianza de gobierno, debilitando todavía más al presidente Piñera, cuya aprobación sigue en problemas (en torno al 33%)", agregó.
"La movida fue, entonces, más dañina en el corto plazo para el gobierno que para Bachelet", concluyó el analista.

Fuente: ( Google )

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...