Mitos a la hora de pagar con su celular

En varios países, gracias a la tecnología NFC, es posible pagar con el móvil como si fuera una tarjeta de crédito o débito.

Por: *Carlos Romero, gerente de marketing de productos de Gemalto para América Latina





Hoy en día, un teléfono celular puede utilizarse de la misma manera en que se utiliza una tarjeta de pago de transporte colectivo o como una tarjeta de crédito o débito, simplemente acercando el teléfono a una terminal de pago. Se trata de la tecnología NFC o “Near Field Communication”, una tecnología inalámbrica que permite la comunicación entre dos dispositivos a una distancia de hasta 10 cm.

Países como Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Polonia, Japón, Corea del Sur, Turquía, Singapur y Países Bajos ya cuentan con una amplia difusión NFC; en otros esta tecnología todavía se encuentra en una fase piloto.

Este sistema, contrario a lo que podría pensarse, es bastante seguro. En primer lugar, porque las tarjetas SIM con tecnología NFC y las aplicaciones de pago están certificadas de acuerdo a estándares de seguridad definidos por las autoridades de servicios financieros y son comparables a la seguridad de las tarjetas con chip. Segundo, los usuarios también pueden configurar sus celulares para que requieran un PIN para efectuar cualquier pago, incluso para pequeñas sumas, otorgándole un absoluto control sobre las características de seguridad. Tercero, en caso de pérder el celular, de manera remota es posible bloquear de inmediato las aplicaciones de pago en el móvil, de la misma forma que se bloquearía una tarjeta bancaria.

A continuación, una lista de los mitos acerca de su uso e implementación:
Mito 1. Los consumidores no están preparados para pagar con sus teléfonos móviles
Esta es una especie de paradoja. Por un lado estudios de mercado muestran claramente cierta reticencia por parte de los consumidores a pagar con sus celulares; la principal razón es que sienten que es poco seguro. También les preocupa lo que pudiera suceder en caso de pérdida o robo del teléfono. Por otro lado, a los consumidores que ya han probado los pagos NFC les encanta. Gemalto ha participado de muchos programas piloto de NFC con socios en todo el mundo, con un resultado del 90 por ciento de satisfacción por parte de los usuarios. Por lo tanto, el principal desafío para las instituciones financieras será educar a los consumidores acerca de la seguridad del sistema. Los pagos móviles a través de la tecnología NFC son tan seguros como los pagos con una tarjeta plástica. Entonces, ¿qué pasa realmente si se pierde un teléfono? Los usuarios pueden llamar a su banco o bien a su operadora de telefonía móvil para bloquear el servicio de forma inmediata.
Mito 2. Los pagos móviles a través de la tecnología NFC no son realmente seguros
Los pagos móviles a través de la tecnología NFC son tan seguros como los pagos con una tarjeta. Los pagos móviles con NFC utilizan los mismos mecanismos de seguridad lógica que se aplican a las tarjetas sin contacto, y a su vez cuentan con instancias adicionales de seguridad que les permiten llevar a cabo la activación post emisión de una aplicación de pago NFC. Estas nuevas instancias de seguridad cuentan con el soporte de los principales esquemas de las redes de pago mundial.
Las aplicaciones de pago requieren la certificación de Visa y MasterCard. Se descargan e instalan en dispositivos seguros como las tarjetas SIM, que deben estar certificados bajo criterios comunes (igual que las tarjetas bancarias). El proceso ulterior, que implica la instalación y personalización de una aplicación de pago en un dispositivo NFC seguro, ha sido estandarizado en una plataforma global y por lo tanto cuenta con el apoyo de la comunidad bancaria Por último, la Gestión de Servicios Confiables a cargo del manejo remoto de aplicaciones de pago está alojada en centros de datos seguros que también cuentan con la certificación de las autoridades de servicios financieros.
Mito 3. Si se me pierde o me roban el teléfono, ¡será una pesadilla cancelar o bloquear todas las cuentas!
En realidad, es muy simple y dependerá del acuerdo entre las partes involucradas (banco y operadora de telefonía móvil), pero en la práctica será similar al siguiente escenario: si te roban tu teléfono con aplicaciones NFC de tus bancos, comercios preferidos y sistemas de transporte, inmediatamente se deberá llamar a la operadora telefónica que bloqueará de manera remota todas las aplicaciones y notificará a todos los proveedores de servicios involucrados para que tomen las medidas apropiadas para evitar transacciones no autorizadas. No será necesario llamar a los proveedores de servicios uno por uno. La operadora telefónica emitirá luego una nueva tarjeta SIM y solicitará de manera automática la restauración de todos los servicios que estaban disponibles con la SIM anterior. Los usuarios pueden también llamar directamente a los bancos u operadores de transporte. En ese caso, el proveedor del servicio notificará a la operadora acerca del robo.
Mito 4. Hace años que se habla acerca de la tecnología NFC. ¡Nunca será masiva!
La introducción al mercado de nuevas tecnologías siempre toma tiempo, ya que los distintos interesados deben acordar estándares de uso y debe desarrollarse la tecnología apropiada. A su vez, el despliegue de servicios NFC requiere de la construcción de un ecosistema local y de modelos de negocio que involucran a muchas partes tales como bancos, compañías de transporte, operadores de telecomunicaciones, comercios, fabricantes de equipos, etc. Se requirió de cierto tiempo para que dichos jugadores se organizaran para incentivar de manera colectiva el despliegue de teléfonos y terminales en puntos de venta con NFC.
Mito 5 No hay gran disponibilidad de teléfonos con NFC, ¿cómo despegará entonces la tecnología?
Los fabricantes de teléfonos han comenzado a incluir la tecnología NFC en algunos modelos comerciales y lo extenderán a los nuevos lanzamientos para este año, tanto en smartphones como en modelos de gamas menores.
Ahora necesitamos terminales en puntos de venta con NFC para sostener el uso de pagos móviles. Además, antes de que tenga lugar la adopción masiva, debe desarrollarse una gran serie de servicios NFC atractivos para los consumidores.
Mito 6. Si tuviera un teléfono NFC no podría usarlo en cualquier lado
El despliegue de terminales en puntos de venta ya ha comenzado, impulsado por la emisión de tarjetas sin contacto por parte de algunos bancos importantes. La mayor disponibilidad de teléfonos NFC también fomentará el despliegue, ya que mejora claramente la propuesta de valor para los comerciantes que no sólo cuentan con otro medio de pago, sino también con un nuevo canal de comunicación con los clientes. Entre otras cosas, permitirá la difusión de materiales de mercadeo y promocionales tales como cupones que puedan ser utilizados en comercios.
Mito 7. Dentro de 10 años, la billetera móvil reemplazará toda necesidad de dinero en efectivo y tarjetas sin contacto
Es difícil prever cómo será el mercado dentro de 10 años, pero está claro que los teléfonos NFC y las tarjetas sin contacto convivirán. Los pagos móviles están diseñados para transacciones de bajo costo, y están considerados como un reemplazo al dinero en efectivo, que aun representa el 80 por ciento de las transacciones.

Fuente: ( El Espectador )

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...