Artrosis: cura y tratamiento

La artrosis es una de las enfermedades más frecuentes de la vejez, e impide desarrollar una vida normal. Así se puede prevenir.
LAURA MENÉNDEZ
La artrosis se produce por la degeneración de las articulaciones. Debido a esto, el cartílago acaba desgastándose, y la movilidad de las personas que padecen esta patología se ve mermada considerablemente. A veces, este hecho provoca que no pueda tenerse una vida normal, ya que cualquier actividad que se realiza en el día a día se convierte en una tarea complicada. El cartílago llega a desaparecer en algunos casos y es en ese momento cuando el dolor hace acto de presencia. En otras ocasiones, antes de que se produzca la desaparición de los cartílagos, los huesos pueden crecer por los lados, produciéndose una deformación en las articulaciones.
Con el paso de los años, las articulaciones se van debilitando, duelen los huesos y toda la estructura que sujeta nuestro cuerpo se va volviendo cada vez más frágil. La columna se resiente, así como las caderas, los pies y las rodillas, aunque también pueden afectar a las manos. Por ello, la artrosis se convierte en un problema para el paciente al tener que afrontar las tareas del día a día. El simple hecho de pelar una manzana, agarrar una sartén o abrir la puerta con llave puede convertirse en algo muy complejo. Sin embargo, algunos inventos para personas con poca movilidad hacen estas tareas más sencillas.

Tratamiento de la artrosis

La artrosis puede tratarse y mejorarse pero no curarse. Ponerte en manos de un especialista y que éste pueda recetarte medicamentos para eliminar el dolor, es el primer paso que tienes que dar al conocer que tienes esa patología. Losanalgésicos y los antiinflamatorios ayudan a que el dolor se reduzca. Además, la articulación adquiere mayor movilidad. Sin embargo, el uso continuado de esos fármacos puede provocar problemas gástricos. Por otra parte, la fisioterapia es muy recomendable en estos casos. También, tratamientos con calor suelen ser efectivos. En casos muy avanzados, puede realizarse una operación, pero te expones a que la prótesis sea rechazada por tu organismo o que surja algún tipo de infección.
Una simple radiografía permite diagnosticar la artrosis
Una simple radiografía permite diagnosticar la artrosis
Además de todos los medicamentos nombrados anteriormente, los corticoidestambién pueden ser recetados a un paciente con artrosis. Pueden presentarse en forma de crema, por vía oral o pueden inyectarse directamente en la articulación. Usando corticoides, la inflamación desaparece, y por tanto el dolor de huesos. Otro tratamiento pueden ser las inyecciones de ácido hialurónico. El cartílago se nutre y así se evita que se vaya desgastando. Puede hacerse uso de este tratamiento una vez por semana. No tiene un efecto inmediato porque es un proceso lento. Sin embargo, es efectivo porque su textura es muy parecida a la del líquido sinovial que se encuentra en la articulación.
Para afrontar el día a día existen una serie de ayudas técnicas que van a ayudarte a ser más independiente. Algunas de esas ayudas son los cepillos de dientes eléctricos, para comenzar el día sin que sea un suplicio un gesto tan sencillo como lavarte los dientes. Zapatos fabricados con material elástico, para facilitar que puedas calzarte sin necesidad de tener que ser ayudado por otra persona. Para vestirte, hacerte con un abotonador puede hacerte más fácil esta tarea. El abotonador abrochará los botones sin tu ayuda. Para la cocina, existen varios aparatos como vasos con dos asas para que pueda mantenerse el peso del vaso con las dos manos. Incluso existen en el mercado vasos con boquilla, para que beber no se convierta en una tarea imposible. Las tablas antideslizantes también son un elemento fundamental. Los alimentos quedan fijados en la tabla y no se mueven. Así, elaborar cualquier plato es mucho más sencillo y rápido.

Algunas recomendaciones para paliar el dolor

El dolor puede calmarse con baños calientes o con una manta eléctrica sobre la zona afectada. Es muy favorable hacerlo por la mañana, ya que durante la noche, al no mover las articulaciones, estás quedan entumecidas. Por otra parte, el frío también es favorable cuando existe inflamación. Te aconsejamos además que evites coger peso, y que utilices un calzado cómodo para que las caminatas sean efectivas y no adoptes una postura inapropiada. Usar bastón puede ser muy beneficioso en pacientes que no mantienen bien el equilibrio y que necesitan ir apoyándose durante la caminata. Así, encontrarán un punto de apoyo y evitarán gran número de caídas.

Cómo prevenir la artrosis

Una de las dudas que los enfermos de artrosis os preguntáis es si podríais haber evitado padecer esa patología. Pues bien, padecer artrosis es algo inevitable. Además, es importante que sepas que afecta a mayor número de mujeres que de hombres. Las mujeres con la menopausia empiezan a padecer dolores articulares y llegan a doblar al número de hombres que la padecen. La artrosis puede desencadenarse simplemente por antecedentes genéticos, por problemas en las articulaciones previas o simplemente por edad. Al llegar a la tercera edad son muchas las personas que tienen artrosis. De todas formas, hay maneras de prevenir esta patología haciendo ejercicio.
Una alimentación saludable ayuda a prevenir la artrosis
Una alimentación saludable ayuda a prevenir la artrosis
Realizar ejercicio ayuda a que la artrosis haga su aparición mucho más tarde, puesto que tener músculos fuertes hará que tus articulaciones no se desgasten. Al tener músculos poco trabajados, no podrán soportar bien los golpes ni sostener las articulaciones y estas inevitablemente se irán desgastando. Hacer yoga o tai chi, así como nadar o simplemente salir a caminar cada día media hora, te ayudará a que tus articulaciones sean más flexibles y tus músculos más fuertes. Si no realizas ningún deporte, ten en cuenta que hacer ejercicio no solo es bueno para prevenir la artrosis, sino que también es beneficioso para los diferentes sistemas de tu organismo. Haz ejercicio siempre a la misma hora y así crearás una rutina en tu cuerpo, que él mismo te acabará pidiendo.
Algo que debes tener muy en cuenta es el peso. Debes controlar la ingesta de calorías y mantenerte en tu peso ideal. Tener kilos de más va a perjudicar a tus articulaciones, espalda, tobillos, piernas, y rodillas. Estas se resentirán al soportar más peso del que en realidad pueden sostener. Por otra parte, mantener una buena postura en el día a día es imprescindible. Si adquieres malos hábitos en tu postura diaria, tus huesos se irán resintiendo y eso contribuirá a que el dolor acabe apareciendo. No debes encorvarte, debes mantenerte erguido tanto cuando estás sentado como cuando estás de pie. Siéntate en sillas que tengan una altura apropiada a tu tamaño y que no sean demasiado bajas, porque las rodillas y caderas se resienten cuando te levantas y cuando te sientas.

Alimentos que debes consumir para prevenir la artrosis

Tu dieta debe ser sana y equilibrada. Tienes que eliminar el exceso de grasa y azúcares de tu dieta. Tienes que evitar consumir todos esos productos que hacen que suba el ácido úrico, porque esto afecta a las articulaciones. Debes consumir alimentos con vitaminas C, E y A, ya que son antioxidantes y ayudan a que tus articulaciones estén más fuertes. Algunos alimentos con vitamina C son las verduras y algunas hortalizas. Los calabacines, las calabazas y las zanahorias son ricos en vitamina A. La vitamina E, la podéis encontrar en los frutos secos.
Toma alimentos con calcio para los huesos y consume alimentos con vitamina D, ya que ayudan a la mejor absorción del calcio. La vitamina D la proporciona el sol, y es por este motivo que en invierno debes consumir más productos con esta vitamina, ya que tienes menos horas de sol. Estos productos pueden ser las sardinas, el atún, la caballa, los huevos, la mantequilla y el queso entre otros. Además de todos estos productos, debes consumir alimentos ricos en omega 3 que te van a ayudar a que tus articulaciones no se inflamen.
Fuente: Bekia

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...