Gobierno chileno quiere saber qué mató a los cóndores

El Gobierno chileno sostuvo hoy que mantendrá la investigación hasta determinar la causa exacta que desencadenó la muerte de dos cóndores y la presunta intoxicación de otros 16, que se recuperan en el Zoológico Metropolitano de Santiago y en la vecina ciudad de Los Andes.

 
Según el ministro de Agricultura, Luis Mayol, se ha presentado una querella junto con el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) “con la que se buscará llegar al o los responsables” de la muerte de las aves.
Aparte de los dos cóndores muertos, personal del SAG encontró este lunes, cerca de la ciudad de Los Andes, a unos 80 kilómetros al noreste de Santiago, los cadáveres de un par de zorros y de una res.
Se presume que el vacuno pudo haber sido envenenado por gente del sector para acabar con jaurías de perros que deambulan por la zona y que atacan el ganado, del que habrían comido los cóndores.

Accidente o descuido

“Estamos preocupados y determinando todas las posibles causas que desencadenaron este lamentable hecho, para que no se siga produciendo y para determinar si se actuó de forma intencional o por descuido”, dijo Mayol a los periodistas.
El ministro de Agricultura explicó que hay seis cóndores en el Zoológico Metropolitano de Santiago, “que se encuentran en buen estado y esperamos que en una semana puedan ser liberados”.
“A esto se suman los ejemplares que están en la ciudad de Los Andes. Algunos ya están siendo liberados y se encuentran también fuera de peligro”, aseveró.
Foto cedida por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Chile del rescate de un cóndor el domingo pasado.
Foto cedida por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Chile del rescate de un cóndor el domingo pasado. EFE/SAG
El pasado domingo, en las cercanías una planta hidroeléctrica cercana a Los Andes, automovilistas y carabineros de la zona se percataron de que casi una veintena de cóndores volaban desorientados y chocaban con rocas y cables del tendido eléctrico.

Perros silvestres

La Policía de Investigaciones (PDI) cree que la res que se comieron pueda haber estado envenenada o que, ya muerto, al vacuno se le haya añadido posteriormente algún producto tóxico para eliminar a los perros silvestres.
“Esto lo determinarán los análisis, pero este trabajo no es rápido, ya que debemos descartar diversos factores”, dijo el ministro Mayol.
Agregó que la costumbre de colocar químicos a un animal muerto para eliminar depredadores es ilegal y que, para llegar al fondo de este hecho”, “seguiremos investigando”.
El cóndor, que puede volar a más de 7.000 metros de altura y planear durante horas sin mover las alas, es una de las aves no marinas más grandes del mundo y puede llegar a medir casi un metro y medio de altura, mientras que de punta a punta del ala alcanzan los tres metros de longitud.
El SAG cifró entre 40 y 50 los ejemplares de cóndores que habitan en la zona, por lo que el incidente involucra a cerca del 40 % de la población.
 
 
Fuente: EFEverde

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...