Dime a qué horas comes y te diré cuánto pesas.



La nutricionista Marta Garaulet ha obtenido el Premio Nacional de Gastronomía 2015, en la categoría de Gastronomía Saludable, destinado a personalidades. La distinción a instituciones, dentro del mismo apartado, ha sido para la Fundación Española del Corazón. Los premios son concedidos por la Real Academia de Gastronomía de España RAG), la Cofradía de la Buena Mesa, la Asociación de Amigos de la RAG y las academias regionales.

Marta Garaulet, doctora en Farmacia, máster en Salud pública por la Universidad de Harvard, catedrática de Fisiología y Bases Fisiológicas de la Nutrición en la Universidad de Murcia y experta en nutrigenética, se ha impuesto a los otros dos nominados al Premio Nacional de Gastronomía Saludable 2015, Fernando Fombellida y Emilio Martínez de Victoria (catedrático de Fisiología de la Universidad de Granada).

Desde Boston (EE UU), donde pasa largas temporadas, la investigadora reconoce que «el premio me hace mucha ilusión, porque, de alguna manera me reafirma en la dirección en la que he enfocado ahora mis investigaciones». En estos momentos los estudios de Garaulet y su equipo están enfocados a conocer a qué hora debemos comer, tanto la comida principal del mediodía como la cena, en función de la variante génica y del tipo de población. Estos estudios sobre la hora de la comida, han sido pioneros, ya que por primera vez se demuestra que no solo es importante «qué» se come en la nutrición actual, sino también el «cuándo» se come, ya que puede ser predictivo de la pérdida de peso y crucial para el mantenimiento de un peso saludable y de una adecuada salud metabólica. Lo que es más impactante de estos resultados es que «la hora de la comida es capaz de predecir la pérdida de peso no solo en tratamientos dietéticos de pérdida de peso, sino también en tratamientos quirúrgicos de obesidad severa», señala la galardonada.

A partir de sus estudios, Garaulet ha establecido un ‘Índice de Cronodisrupción’, que en la práctica clínica permite detectar la cronodisrupción entre los pacientes con síndrome metabólico y obesidad, mediante técnicas no invasivas tales como una medición continua de temperatura corporal con un reloj de muñeca, una medida de cortisol salival matutino, y una pregunta sobre el inicio o finalización del sueño.

«Tras 20 años investigando los aspectos moleculares de la nutrición ha llegado la hora de entrar de lleno en la cocina. Mi objetivo es que en España se coma mejor, mediante la aplicación a la vida cotidiana de los resultados de tantos años de investigación». Y es que Marta Garaulet vislumbró, en un momento determinado lo que se le venía encima a España en relación con la alimentación de los ciudadanos: «Yo volví de Estados Unidos con la idea de que no acabara pasando en mi país lo que he visto allí. Mi primer objetivo en mi carrera ha sido defender que no debemos abandonar la dieta mediterránea cuando nos planteamos perder peso. Y para ello, mi estrategia ha pasado por modernizarla, adaptarla a las circunstancias del mundo moderno, simplificarla, porque hoy no hay en la mayoría de los hogares una persona dedicada una buena parte del día a cocinar a la antigua. Hacerla, en definitiva, aplicable al tren de vida actual para evitar su abandono. Para adelgazar no hay por qué someterese a la dieta ‘pechuga-lechuga’».

Para la investigadora, no hay ninguna contradicción en el hecho de que a un nutricionista se le conceda un premio de gastronomía. «No es ningún contrasentido que la búsqueda del placer a través de la comida vaya acompañada de una alimentación saludable. El de la comida es uno de los principales placeres de la fisiología y una útil herramienta. Sin la obtención de ese placer es muy difícil conseguir los objetivos de una alimentación saludable».

Todas estas ideas forman parte del ‘Método Garaulet’, que la investigadora difunde  por medio de sus centros, distribuidos por varios puntos de España. Precisamente acaba de publicar en la editorial Pigmalión un libro titulado ‘535 recetas para adelgazar comiendo’, junto con María Luisa Aza.

Y hablando de sobrepeso, la catedrática recuerda que Murcia es una de las regiones con mayor índice de obesidad, una contradicción si atenemos a su calificación como «huerta de Europa». Marta Garaulet lo explica poniendo el foco en dos cuestiones: «Los murcianos lo hacen bien  hasta la cena. En ese momento, sacan el cajón de los embutidos y lo estropean». Y el aceite de oliva: «Se toma una media de 12 a 15 cucharadas diarias de aceite de oliva. Eso suponen 1.200 calorías diarias… ¡solo en aceite!
Y naturalmente, «la gran influencia de las dietas rápidas que en Murcia han entrado con fuerza entre las familias». Pero esa es otra historia.

Fuente: La Verdad

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...