La dieta después de los 60 años

En esta edad más delicada conviene aumentar el consumo de fruta, pescado y verduras.

Con la edad, el organismo experimenta diversas modificaciones físicas, fisiológicas y sicosociales que hacen que las necesidades nutricionales varíen.

CONSECUENCIAS. Con los años, el cuerpo pierde masa muscular y masa ósea y aumenta su contenido en grasa. (Foto cortesía)
CONSECUENCIAS. Con los años, el cuerpo pierde masa muscular y masa ósea y aumenta su contenido en grasa. (Foto cortesía)

Hay grupos de personas de 60 años que aún se encuentran activas desde el punto de vista físico como laboral, pero a más edad estas ocupaciones ya no se dan, lo que provoca una disminución en la actividad física que va afectando a la salud y la capacidad mental.

Para un poco contrarrestar esta declinación que llega con los años hay que mantener un ejercicio moderado con una dieta adecuada que debe ser suficientemente energética como para asegurar las necesidades de cada persona. Pero no muy calórica ni rica en grasas para evitar el aumento de peso y el exceso de colesterol. Con suficientes proteínas para garantizar el placer con la alimentación, indica la experta en nutrición Lissete Sandoval.


Comida sana

Las pautas alimentarias para cada tramo de edad deben ser adaptadas según las capacidades y condiciones de cada individuo debido a que durante esta etapa de la vida suelen tener problemas de masticación y salivación por la pérdida de piezas dentarias, disminuye el apetito, pierden masa muscular y ósea, se reduce la actividad física y enfrentan problemas de estreñimiento y otros cambios que se suman a enfermedades como la diabetes o la hipertensión.

La especialista recomienda consumir a diario 3 o más raciones de fruta, 2 de verdura, 4 a 6 raciones de cereales y derivados, sobre todo integrales, porque ayudan a bajar el colesterol y mejora la digestión, 2 a 3 raciones de lácteos descremados y sus derivados para asegurar una ingesta minima de calcio.

Mientras que a la semana, sugiere la ingesta de 3 a 4 raciones de carnes sin grasa, pescado 3 a 4 veces, 1 a 2 huevos y por lo menos 2 veces semanales de granos en reemplazo de las carnes rojas.

Sin embargo, señala que de vez en cuando se pueden dar un gustito y comer por ejemplo un cruasán, helados, dulces o incluso fritos y rebozados para asegurar un disfrute de la alimentación.


Clases de dietas

Sandoval indica que las personas de avanzada edad requieren de dietas blandas o trituradas, siempre dependiendo de las necesidades, la salud y la condición física.

Explica que la dieta blanda es como una fórmula que promueve la ingesta de alimentos light o livianos, es decir, productos poco pesados que faciliten un adecuado tránsito intestinal y una buena digestión. El objetivo es proteger los órganos internos que se han visto afectados con la edad o con alguna patología. 

En cuanto a la dieta triturada, explica que son productos en preparación semilíquida, en forma de purés, pero que es variada y equilibrada y cubren las necesidades de la persona. (CM)

Fuente: La Hora

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...