“La energía renovable es un tema que une”

La provincia tiene muy buena radiación solar a lo largo de todo el año. Con este recurso, funcionan los calefones solares, una alternativa para el aprovechamiento de energías renovables en territorio santafesino. A propósito de este programa, un panorama de la situación según el subsecretario del área, Damián Bleger.
8-B-U-CALEFON SOLAR.jpg
Calefón solar. En el Code, funciona uno de los equipos que sirven como muestra de este programa.
Foto:Archivo El Litoral.
En todo el territorio provincial, ya fueron instalados más de 100 calefones solares domiciliarios, uno de ellos en la sede del Centro de Observadores del Espacio (Code), ubicado en la costanera santafesina, que funciona como un dispenser de agua a la temperatura justa para preparar mate. En ese lugar, se relanzó días atrás el programa “Un sol para tu techo” destinado, precisamente, a posibilitar el acceso de la comunidad a una fuente de energía renovable y más económica que la tradicional.
Ésta es una de las acciones impulsadas por la Secretaría de Estado de la Energía a través de la Subsecretaría de Energías Renovables, a cargo de Damián Bleger. El diálogo con El Litoral, el funcionario explicó que éstos son programas complejos que involucran la participación de distintos actores: el sector público, el sistema financiero y el sistema empresarial. En este punto, señaló que “tenemos el orgullo de contar con la primera empresa santafesina -ubicada en la ciudad de Rosario- que tiene el sello de calidad homologado por el Inti para la fabricación de calefones solares”. El dato es importante: “Hasta hoy, en el programa solamente intervenían empresas que están fuera de la provincia: una en Buenos Aires, otra en Chaco y otra en Mendoza”.
También se cuenta con personas capacitadas para hacer las instalaciones. “Tenemos más de 150 instaladores en toda la provincia a través de distintos cursos, y este año vamos a lanzar otros nuevos”. Precisamente, el calefón solar del Code fue el recurso didáctico utilizado en una de esas capacitaciones. El aspecto financiero está cubierto a través del Banco Santa Fe (ver Financiación).
“Lo que más nos interesa es el usuario final y para eso se trabajó en la difusión y la capacitación”, consideró Bleger, para quien “hay una total desinformación acerca de qué es la energía renovable”.
—¿Y qué es la energía renovable?
—Decimos que la energía renovable no es solamente para la Nasa, ni sólo para los países del primer mundo o para un proyecto sofisticado, sino que puede convivir en el pueblo más chico de la provincia para mejorar la calidad de vida y cuidar el medio ambiente. Es una forma de mejorar las necesidades energéticas, no sólo la eléctrica sino la térmica para el calentamiento del agua, o la biomasa cuando se hacen estufas ecológicas. De ahí, empezamos a impartir decenas de programas que pueden convivir con la vida diaria. Uno de ellos es “Un sol para tu techo”; otro es “Construyendo calidez” que es la utilización de los restos de poda y escamonda de una forma eficiente para calefaccionar ambientes. Y hay muchos más.
—¿Es económico instalar estos equipos alternativos?
—Hoy un calefón solar cuesta alrededor de 20 mil pesos. Un calefón de gas a garrafa o eléctrico está alrededor de 4.000 ó 5.000 pesos. Hay una diferencia en el costo inicial pero, en el caso del segundo, a cada hora hay que darle energía eléctrica para tener una temperatura del agua acorde a las necesidades. Ahí es donde se dispara el primer gran diferenciador entre energía renovable y energía fósil o convencional: de origen es mucho más barata la energía fósil, pero demanda un costo todos los días y a cada momento, como un relojito del taxi que va contando a cada cuadra.
—¿En cuánto tiempo se amortiza ese costo?
—Con las nuevas tarifas de gas y el costo de la garrafa, tenemos estimado que en dos años y medio el calefón solar se amortiza y la vida útil de este tipo de artefactos es de 25 años. Así que nos quedan 22 ó 23 años más para disfrutar. Ése es nuestro mayor desafío: hacer entender a la sociedad cuál es la diferencia. Entendemos que es más costoso y que el bolsillo de la gente tiene un límite porque hay que pagar muchas obligaciones. Es por eso que el gobierno hace el esfuerzo y saca esta línea de crédito para poder amortiguar el golpe.
EN LA INDUSTRIA
Otro programa es el de Línea Verde en Inversión Productiva destinado a la industria. “Entendemos que la cuestión energética es coyuntural, es un bien finito. En el futuro, va a ser más difícil el acceso a un buen servicio de electricidad a un bajo costo. Lo que proponemos a los empresarios santafesinos es que inviertan parte de su renta en infraestructura energética porque entendemos que va a tener un plus en el mediano y largo plazo”.
Para ello se hizo un acuerdo con el Banco Municipal de Rosario y “fue una grata sorpresa que a la fecha se hayan destinado y aprobado más de 65 millones de pesos en proyectos de energías renovables para la industria”.
EDUCACIÓN
Además de la norma, Bleger destaca el rol que cumplen la educación y la cultura para fortalecer estos programas. En el primer punto, se ubica la Tecnicatura Superior en Energías Renovables que se dicta en Venado Tuerto y en San Lorenzo. En el segundo ítem, y en conjunto con el Ministerio de Innovación y Cultura, se realizó “El viaje de Gaia”, la película de animación que recorrió la provincia y que cuenta también con material didáctico que fue distribuido a todas las escuelas santafesinas.
“Es una inversión a largo plazo, pero es la mejor inversión que se puede hacer”, concluyó Bleger.
FINANCIACIÓN
El Banco Santa Fe es uno de los componentes de “Un sol para tu techo”, ya que financia hasta un monto de 20 mil pesos para la adquisición del equipo. Cristina D’Agostino, gerente de Marketing de la entidad, contó a El Litoral que ya se recibieron varias solicitudes, aunque aclaró que el primer contacto del interesado en instalar un calefón solar es con el proveedor. Mientras tanto, se ofrecen dos opciones: “Financiación con préstamo a tasas especiales más bajas que las de un préstamo personal común, o con tarjeta de crédito hasta en 18 cuotas sin interés”.
Las consultas corresponden a personas con distinto poder adquisitivo, y las motivaciones varían: “desde aquellas que viven en zonas donde no llega el gas y tienen que comprar garrafas para calentar el agua, hasta familias de zonas urbanas que tienen acceso a la red de gas natural pero optan por un calefón solar por una cuestión de cuidar el medio ambiente y utilizar una energía renovable”.
8-A-DSC_7572.jpg
Cambio de perspectiva. “La idea de la abundancia, de que los alimentos, la energía y el agua sobran, ya no existe”, advierte el subsecretario de Energías Renovables Damián Bleger.
Foto: Flavio Raina.
" Éste es un tema que une: primero, porque es políticamente correcto hablar sobre la protección del medio ambiente y energías renovables. Segundo, porque el pueblo argentino después de la última gestión se dio cuenta de que los recursos no son ilimitados y que hasta la industria tiene reducido el consumo de gas para poder asegurar la provisión a los hogares. Y tercero, porque no hay desarrollo sin energía”.
Damián Bleger. Subsecretario de Energías Renovables de la provincia.
Fuente: El Litoral

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...