La vuelta al mundo en un mes

De Miami a Mónaco, pasando por Bali y Madagascar. Una travesía por la tierra llena de lujo y experiencias inolvidables
 
 

La celebración por emprender la vuelta al mundo se realiza en el hotel Four Seasons de Miami. Ahí está el guía principal de esta expedición, Geoffrey Kent, fundador de Abercrombie & Kent, la legendaria agencia de viajes de lujo, que existe desde 1962. Sin preámbulos, se llega directo a su restaurante principal para degustar una cena que incluye oro comestible y champaña. En la habitación estará todo listo para ir a la cama después de un tratamiento corporal a base de hierbas aromáticas. No hay que perder el tiempo desempacando, mañana se vuela a Perú.
 
Del Amazonas a Isla de Pascua
 
El jet privado está listo para aterrizar en Iquitos, la entrada al río más largo y caudaloso del mundo, el Amazonas. Para esta expedición es necesario pasar dos noches navegando a bordo de los cruceros Aqua y Aria. El primero: camarotes con ventanales panorámicos para no perder detalle de la selva y el caudal que en ocasiones deja ver delfines rosados, expediciones en tierra para observar aves y monos, además de un picnic con platillos preparados por el chef Pedro Miguel Schiaffino, considerado el más innovador de América Latina. La segunda noche será a bordo de Aria, otro crucero exclusivo con jacuzzis al aire libre.

Es turno de pasar una noche en la Isla de Pascua, tierras chilenas en medio del Pacífico. La estancia contempla una visita a las estatuas moais, talladas por la tribu rapa nui,que miran hacia el mar. Los mismos rapa nui son los anfitriones con una ceremonia de flores y danzas.
 
Samoa y Nueva Guinea
 
Después de una horas navegando el Pacífico se hace un descanso en Samoa, un archipiélago de la Polinesia. Un masaje en la playa relajará los músculos, para nadar, más tarde, en los arrecifes. Luego, el jet privado vuela a Papúa Nueva Guinea. En Port Moresby, la capital, se tiene la opción de ir de compras antes de trasladarse a la sierra y dormir en palafitos rodeados de bosques tropicales. El senderismo y la elaboración de flechas y arcos son parte de las actividades a cargo de la tribu Wigmen Huli.
 
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
Bali y Sri Lanka
 
Hacemos una escala en las tierras del dragón de Komodo, el lagarto más grande del mundo, situadas en la isla del mismo. En Bali, un sacerdote bendice al grupo de expedicionarios que verán su futuro cuando consulten a un astrólogo. Al día siguiente se visita el templo Tirta Empul, un sitio de fervor hindú y aguas termales.
 
Dormir en medio de un campo de té verde, cosecharlo y dejarse llevar por las minas de zafiros es algo que sólo pasará en Sri Lanka.
 
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
Madagascar y Kenia
 
El día 19 se llega a la isla de Nosy Komba, en Madagascar. Los lémures serán el objetivo de las cámaras fotográficas. Es tiempo de la cosecha en los campos de cacao y café, que se recorren en bicicleta. Dos días después se aterriza en Nairobi, se aprovecha el momento para comprar las prendas idóneas para ir de safari, en la reserva Masai Mara. El alojamiento se reserva en cabañas instaladas en plena sabana. Muy temprano se sobrevuela el cielo desde un globo aerostático.
 
Adiós en Mónaco
 
El jet se traslada a Niza donde una flota de helicópteros espera para surcar los cielos de Mónaco.
 
Esa noche sólo es para descansar y esperar el amanecer para viajar a Nueva York, donde termina esta travesía de 26 días por el mundo.
 
 

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...