Un hallazgo arqueológico resucita una antigua leyenda china sobre caballos que sudaban sangre

Los huesos de unos 80 caballos han sido desenterrados en el mausoleo del Emperador Han Wudi, que vivió hace más de dos mil años, resucitando así una antigua leyenda china sobre “caballos celestiales que sudaban sangre” de Asia Central.

 
arqueología, Han Wudi, historia, leyenda, Shaanxi, China antigua 1

Los esqueletos de los animales fueron hallados en dos fosos sacrificiales del mausoleo de dicho emperador de la dinastía Han Occidental (202 AC-8 DC) en la ciudad de Xingping, en la provincia noroccidental de Shaanxi, según anunció Yang Wuzhan, investigador del instituto arqueológico provincial.
 
Yang y su equipo iniciaron las excavaciones en los dos fosos en septiembre de 2009, pero no habían publicado la mayoría de sus hallazgos hasta hoy lunes. Cada foso era una enorme caverna que contenía otras 20 cavernas, cada una de llas ‘vigiladas’ por dos sementales y un guerrero de terracota, explica Yang.
 
Según el experto, los arqueólogos han estado realizando pruebas de laboratorio con los esqueletos y han confirmado que se trataba de machos adultos. Próximamente, se llevarán a cabo pruebas de ADN con la esperanza de determinar el tipo de caballos.
 
arqueología, Han Wudi, historia, leyenda, Shaanxi, China antigua 2
 
El hallazgo parece resucitar una vieja leyenda sobre un misterioso caballo de Asia Central que sudaba sangre, cuenta Yang. “La leyenda indica que el Emperador Wudi ofreció una buena recompensa a cualquiera que pudiera encontrar uno de esos purasangres, que abundaban en Asia Central, según se dice, pero que apenas podían encontrarse en China”, explica.
 
Hoy en día, dicho tipo de caballo se identifica con el Akhal-Teke, una de las razas más antiguas y únicas del mundo.
 
Wudi dejó los registros más antiguos de China sobre esa raza equina en un poema que compuso para su Akhal-Teke, describiéndolo como “caballo celestial”. El animal era conocido por su velocidad, resistencia y por transpirar un fluido similar a la sangre cuando galopaba. Se cree además que era el caballo que montaba Gengis Khan (1167-1227).
 
Wudi es más conocido por ser el emperador que abrió la Ruta de la Seda, la vía comercial que unía Asia y Europa.
 
La construcción de su mausoleo se inició en el año 139 AC, un año después de haber sido entronizado con 16 años de edad, y fue concluido 53 años después. El mausoleo cuenta con más de 400 fosos sacrificiales, más incluso que el del primer emperador de la China unificada, Qin Shihuang.
 
 

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...