Qué es y cómo manejar el síndrome de Sjögren naturalmente

Más de 4 millones de personas, son diagnosticadas con el síndrome de Sjögren, una enfermedad autoinmune que se produce cuando el sistema inmunológico ataca las glándulas productoras de humedad.


Qué es y cómo manejar el síndrome de Sjögren naturalmente

Esta particular enfermedad autoinmune, ataca las glándulas salival y lagrimal (productoras de lágrimas), haciendo los ojos y boca dolorosamente secos. Pero al igual que otras enfermedades autoinmunes, el síndrome Sjögren, no se limita a un área del cuerpo: es una enfermedad del sistema inmunológico en su conjunto y puede progresar causando daño alos riñones, intestinos, hígado y otros órganos vitales.
Contrario a lo que dice la medicina convencional, sí se puede llegar a la raíz del problema y recuperarse de síndrome de Sjögren. Esa es la premisa central de la medicina funcional.
La opinión convencional es que, una vez que tengas Sjögren, va a estar ahí para siempre. Los médicos recetan medicamentos inmunosupresores tóxicos para ayudarte a manejar la enfermedad. En vez de eso, prueba algunas de estas estrategias para aliviar tus síntomas mientras trabajas para encontrar la causa raíz de tu enfermedad:

Hidratar

Sequedad en los ojos y boca son las características del síndrome de Sjögren. Para disminuir la severidad de estos síntomas, toma mucha agua.

Suplemento con Omega 3

Tomar un suplemento de aceite de pescado todos los días va a reducir la inflamación y ayudar a que tus tejidos se mantengan húmedos.
Trata con gotas para los ojos y pastillitas para el estrés homeopáticos
Pregunta por estas alternativas con tu proveedor de medicina homeopática, suelen ser muy efectivos y son naturales. Las pastillitas o mentas para el estrés homeopáticos, no sólo aliviana el estrés, sino que también aumentan la producción de saliva.

Las causas profundas de la enfermedad autoinmune

Probablemente has sido informado de que tu genética determina tu salud. Eso es sólo parcialmente cierto, de hecho, tu genética representa sólo alrededor del 25% de tu riesgo de desarrollar el síndrome de Sjögren. El resto proviene de factores ambientales tales como tu salud intestinal, la dieta, las toxinas, infecciones y estrés. Estos suelen ser los pilares de la enfermedad autoinmune.

Pilar I: Intestino permeable

Tu intestino es naturalmente permeable a moléculas muy pequeñas con el fin de absorber los nutrientes vitales de los alimentos. De hecho, la regulación de la permeabilidad intestinal es una de las funciones básicas de las células que recubren la pared intestinal. Ciertos factores como el gluten, infecciones, toxinas, el estrés y la edad, pueden hacer que las uniones estrechas entre las células se rompan, permitiendo toxinas, microbios, y partículas de alimentos no digeridos, entren en el torrente sanguíneo, esto se llama intestino permeable.Tu sistema inmunológico marca estos “invasores extranjeros” como patógenos y los ataca, comenzando un ciclo de inflamación que puede conducir a enfermedades autoinmunes como el síndrome de Sjögren.

Pilar II: Dieta

La raíz de la enfermedad autoinmune es una inflamación crónica. El gluten, granos, legumbres y otros alimentos que no son fácilmente descompuestos, estresan tu sistema digestivo, contribuyendo al intestino permeable y provocando una respuesta inmune constante de tu cuerpo. La inflamación crónica empeora los síntomas de Sjögren. El gluten en realidad se ha relacionado con más de 55 enfermedades y, a menudo se le llama el “gran enmascarado.” Eso es porque la mayoría de los síntomas de la sensibilidad al gluten, no son digestivas por naturaleza, sino más bien neurológicos, como el dolor, trastornos del sueño,fatiga, depresión, deterioro cognitivo y problemas de comportamiento.

Pilar III: Toxinas

Interactúas con miles de productos químicos tóxicos cada día. Pesticidas en los alimentos cultivados convencionalmente, los metales pesados en tus empastes dentales, ingredientes sintéticos en tus productos de limpieza del hogar y productos para el cuerpo: cada uno es una gota en el mar que es tu carga tóxica. Si tu cuerpo tiene una tendencia a almacenar las toxinas, la acumulación de productos químicos en tu sistema podría empujarte al borde de la autoinmunidad.

Pilar IV: Las infecciones y el estrés

Estos dos van mano a mano. El estrés emocional, mental y físico reduce la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones y las infecciones ponen más tensión a tu cuerpo. Ciertas infecciones virales como el virus de Epstein-Barr (VEB) y el virus herpes simple (VHS) han conocido correlaciones con la enfermedad autoinmune.

Un enfoque de la medicina funcional para el tratamiento del síndrome de Sjögren


Cura tu intestino
El 80% de tu sistema inmunológico se encuentra en el intestino, por lo tanto,
 la curación de tu intestino es esencial para la restauración de tu sistema
inmunológico y tu salud. Sigue estos pasos con tú medico funcional: quita
 lo que se encuentre mal, reemplázalo con lo bueno, dale buena flora 
a tu intestino, y repara.

Deshazte del gluten, granos y legumbres
Es recomendable que quites el gluten de tu dieta porque es un alimento muy
 inflamatorio. Para pacientes con enfermedades autoinmunes como el 
síndrome de Sjögren, se recomienda la eliminación de todos los granos y
 legumbres de la dieta también.
Controla las toxinas
Reduce tu exposición a tóxicos siempre que sea posible. Comienza con
 la incorporación de alimentos de manera más orgánica en tu dieta y 
bebe mucha agua filtrada, tanto para proporcionar humedad a los tejidos
 y para ayudar a tu cuerpo a desintoxicarse.

Sanar tus infecciones y alivia tu estrés
El estrés puede desencadenar o redisparar infecciones, y en un círculo
 vicioso, las infecciones ponen más estrés en el cuerpo. 
Da prioridad a la reducción del estrés para dar a tu sistema inmune 
un alza sana, e identificar y tratar cualquier infección existente.
Fuente:  Vida Lúcida



0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...