Créditos ecológicos en Serbia

Objetivo del proyecto: aumento de la eficiencia energética en las empresas
Duración del proyecto: de diciembre de 2008 a diciembre de 2013
Volumen de la inversión: 30,4 millones de euros (créditos con intereses rebajados)

Apostar por la eficiencia energética es bueno para el medio ambiente. Además, supone un ahorro económico, un argumento central a la hora de convencer a las empresas para que den el paso y apuesten por tecnologías de bajo consumo energético. Como, por ejemplo, en Serbia. El sector energético del país necesita una puesta al día de forma urgente: la demanda de energía aumenta, pero la ineficiencia se mantiene también en niveles muy elevados. Es por ello que el Instituto de Crédito para la Reconstrucción (KfW, por las siglas en alemán), a través de entidades serbias asociadas como ProCredit, concede préstamos con intereses rebajados a empresas serbias que adaptan su negocio a los requisitos de las energías renovables o implementan medidas de eficiencia energética.

Como, por ejemplo, el panadero Frano Prekpaljaj, en la ciudad de Sid, al norte del país, cerca de la frontera con Croacia. Prekpaljaj ha adquirido un nuevo horno de leña eficiente por 23.000 euros. Además de consumir tan sólo la mitad de madera que el modelo antiguo, las emisiones de CO2 son también un 50% inferiores. Es precisamente gracias a ello que el panadero serbio ha podido acceder al crédito ecológico, al cumplir con los requisitos de ahorro energético exigidos por el banco. De hecho, los ha superado ampliamente: los préstamos a bajo intereses se conceden solamente a aquellos solicitantes que, a través de la reconversión de sus negocios, ahorren cuando menos un 20% de electricidad o reduzcan en un 20% sus emisiones de CO2.

Bancos locales como ProCredit colaboran con la iniciativa del KfW y supervisan que el dinero concedido se utilice bajo esas condiciones. Sin embargo, la tarea de los empleados de los bancos no acaba aquí. La transformación de la economía serbia en una economía de mercado moderna plantea numerosos retos para muchas empresas del país. Y la preocupación por el cambio climático no forma parte, necesariamente, de ellos. Cuando menos, no es una cuestión que esté presente en la cabeza de muchos de los empresarios serbios. Es por ello que los prestamistas de créditos ecológicos tienen una tarea adicional de suma importancia: crear una conciencia ecológica en los puestos directivos de las empresas o reforzarla si es que ésta ya existe.

Un reportaje de Danijel Visevic

Fuente: ( el pais )

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...