Los leones, más dispuestos a devorar humanos después de la luna llena

Los leones tienen más apetito de 'humanos' después de una luna llena, según un estudio. Otros depredadores, como los lobos son, en cambio, más peligrosos cuando la luna empieza a desvanecerse. El descubrimiento, basado en un estudio africano que ha analizado 500 ataques de leones en Tanzania entre 1988 y 2009, podría explicar el lugar de la luna llena en el folclore como un presagio del mal o de desastre, y su asociación con los hombres lobo y vampiros.

En más de dos tercios de los casos estudiados, las víctimas fueron asesinadas y devoradas. La mayoría de los ataques ocurrieron entre el anochecer y las 22.00 de la noche cuando la luna está menguando y ofrece relativamente poca luz, según publica The Telegraph.

El estudio, publicado en el periódico online Public Library of Science ONE, señalan que "los descubrimientos dan nuevas pistas sobre las actitudes humanas debidas a la luna". Indican que los humanos han vivido cerca de los carnívoros nocturnos durante miles de años. Los leones fueron los mamíferos más extendidos en el mundo, y jaguares, tigres y leopardos han coexistido con personas en Asia, Africa y América tropical
Pero los leones cazan con más éxito cuando la oscuridad les permite sorprender a sus presas, pero, con el brillo de la luna llena, esa caza puede dificultarse y los leones podrían pasar más hambre.

El periodo inmediatamente posterior a la luna llena da al león una mejor oportunidad de conseguir a sus presas y ponerse al día con las comidas.

Los momentos de más peligro para los humanos son, por lo tanto, las horas de actividad después del atardecer, especialmente el día después de la luna llena.

"Aunque estamos a salvo de los ataques de leones durante las noches bien iluminadas, la luna llena indica que los riesgos de la depredación de los leones se incrementarán dramáticamente en los días siguientes. La luna llena no es peligrosa por sí misma, sino que es un presagio de la oscuridad que está por llegar".

Los investigadores compararon los índices de ataques con las fases de la luna. Los ataques fueron un tercio más frecuentes durante la segunda mitad del ciclo, cuando hay poca o ninguna luz de luna.

El investigador jefe, el doctor Craig Packer, un experto en leones de la Universidad de Minnesota, explica que "durante los días 0-4 hay un peligro moderado para la gente, cuando la luna es pequeña y se pone después de atardecer. El peligro declina cuando la luna crece en brillo, con pocos ataques en las noches anteriores a la luna llena. Después, ¡zas!, el peligro aumenta ya que los leones hambrientos pueden operar de nuevo en la oscuridad para el resto del ciclo lunar". 

Los ataques de leones también aumentan durante la sesión de las lluvias, cuando la luna tiene más posibilidades de ser oscurecida por las nubes.

Fuente: ( telecinco.es )

0 comentarios:

LO MAS LEIDO

loading...